Módulos Temas Día

Los ejecutivos de Estados Unidos en jaque por las tensiones comerciales

Las tensiones comerciales entre Washington y sus socios comerciales tienen en jaque a los grandes ejecutivos estadounidenses que se muestran menos proclives a invertir y contratar personal.

Estados-unidos-china

EEUU - China

EEUU - China

Las tensiones comerciales entre Washington y sus socios comerciales tienen en jaque a los grandes ejecutivos estadounidenses que se muestran menos proclives a invertir y contratar personal.

El índice que mide la confianza de los medios empresariales cedió 7.5 puntos a 111.1 en el segundo trimestre contra 118.6 puntos del primero, según un estudio divulgado por la entidad patronal Business Roundtable.

Es la primera baja vez en casi dos años de ese indicador subraya la entidad, que atribuye la caída a "crecientes incertidumbres concernientes a la política gubernamental sobre el libre comercio ".

Larry Kudlow, principal asesor económico de la Casa Blanca, por ejemplo, dijo este martes que ya informó a Canadá que el presidente Donald Trump prefiere negociar sendos acuerdos de libre comercio con Canadá y México en sustitución del TLCAN que está actualmente en negociación.

México ya dijo que prefiere mantener el formato trilateral y una fuente canadiense dijo que "por ahora" Ottawa es partidaria de eso también.

La idea de acuerdos bilaterales con Canadá y México no satisfacen a los empresarios que precisan de certezas para tomar decisiones.

"La política comercial no solo afecta las decisiones sino que crea incertidumbre y la incertidumbre no es una buena amiga de la economía", dijo Jamie Dimon, CEO del banco JPMorgan Chase y presidente de Business Roundtable

La vitalidad actual y futura de la economía estadounidense depende de negociaciones productivas con China y de lograr una modernización del TLCAN", dijo de su lado Joshua Bolten, director general de esa entidad.

Dimon y Bolten pidieron medidas comerciales que "favorezcan la competencia", terminen con la incertidumbre y "generen más oportunidades para los asalariados y las familias estadounidenses".

"No nos escuchó"
Tras celebrar la reforma fiscal que rebajó los impuestos y la eliminación de reglamentaciones, los grandes ejecutivos se disgustaron con medidas proteccionistas del presidente Donald Trump como la de gravar el aluminio y el acero importados desde la Unión Europea, México y Canadá.

Pesos pesados de la industria, incluidos exportadores como Boeing, Ford y Caterpillar, presionaron a la Casa Blanca para que mantuviera exentos de aranceles a esos socios comerciales. "Hubiéramos querido que la Casa Blanca nos escuchara pero no nos escuchó", dijo Dimon.

Mencionó como ejemplo que los delegados estadounidenses en las negociaciones del TLCAN "reclaman cosas a las que no solo se oponen Canadá y México sino también la gran mayoría del mundo estadounidense de los negocios".

Los líderes empresariales temen el naufragio de las negociaciones del TLCAN, sufren por el aumento de las tensiones entre Pekín y Washington y se inquietan por las represalias que se aplicarán contra Estados Unidos.

México, que como Canadá y la UE denunciaron en la OMC los aranceles estadounidenses a los metales, anunció este martes aranceles de entre 15% y 25% contra productos agrícolas estadounidenses tales como carne de puerco, manzanas o uvas.

Esas medidas afectarán a los exportadores estadounidenses y traerán consigo un aumento de precios para empresas y consumidores, según el 95% de los ejecutivos interrogados por Business Roundtable.

Como consecuencia, esperan una caída ventas de 11.6 puntos en comparación al primer trimestre y revisaron en 3 puntos a la baja sus previsiones de reclutamiento de empleados y en 7.8 las de futuras inversiones.

Los grandes líderes empresariales están ganados por el pesimismo y esperan para el 2018, un aumento del Producto Bruto Interno (PBI) de 2.7% contra 2.8% del primer trimestre.

Leer comentarios ( )

Ir a portada