Módulos Temas Día

¿Por qué Trump deporta menos inmigrantes que Obama?

Las detenciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) del gobierno de Trump en 2017 fueron aproximadamente la mitad de aquellas realizadas durante los principales años del presidente Obama.

Donald Trump

Foto 14 | Siria. Trump dijo el mes pasado que quería "retirar" las tropas de Siria, pero altos oficiales militares aseguraron rápidamente que no había cambios en la misión para derrotar al grupo yihadista Estado Islámico, y que las fuerzas de Estados Unidos permanecerían allí. El presidente estadounidense ha ordenado dos ataques con misiles contra el régimen del presidente Bashar al Asad, después de haberlo acusado de usar armas químicas. (Foto: Getty)

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Foto: Getty)

Por Frank Wilkinson

Es un testimonio de la capacidad de malevolencia del presidente Donald Trump el hecho de que su política de deportación genere más temor cuando en realidad deporta menos.

Las detenciones por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de su gobierno en el 2017 fueron aproximadamente la mitad de aquellas realizadas durante los principales años del presidente Barack Obama, 2010 y 2011, según un nuevo informe del Migration Policy Institute.

Durante el primer mandato de Obama, cuando estaba sentando las bases para lo que esperaba que fuera una negociación integral sobre inmigración, su administración implementó fuertemente la ley de inmigración. Los arrestos del ICE alcanzaron un máximo de más de 300,000 por año en el 2010 y 2011.

Las deportaciones desde el interior Estados Unidos –en otras palabras, no de personas detenidas cerca de la frontera– superaron las 200,000 en ambos años, también casi el doble que en el 2017. Los grupos proinmigrantes comenzaron a llamar a Obama el "deportador en jefe".

El esfuerzo tensó severamente las relaciones de Obama con los activistas de inmigración mientras que no lo llevó a ninguna parte con los legisladores republicanos, la mayoría de los cuales se mantuvieron fieles a una política de mala fe.

En el 2011, en el momento más álgido de las deportaciones, el representante Lamar Smith, fuerte oponente a la inmigración de Texas, lamentó lo que llamó la política de Obama de "amnistía secreta".

Después de que los republicanos de la Cámara de Representantes anularan el acuerdo de inmigración que había aprobado el Senado en el 2013 con una supermayoría, Obama se dio por vencido. Sus últimos años estuvieron marcados por una disposición más indulgente hacia los inmigrantes y un apetito mínimo por hacer cumplir la ley contra los no criminales.

Trump, la maldición de México, castigador de musulmanes, vengador del orgullo blanco, prometió un día en el que cada inmigrante indocumentado estaría en su mira.

El director interino del ICE, Thomas Homan, dijo en el 2017: "Si está en este país ilegalmente y cometió un delito al ingresar a este país, debería sentirte incómodo. Debería sentirse perseguido".

El miedo se extendió. "Nunca había visto algo así en mis más de 30 años de práctica", dijo David Leopold, expresidente de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración. "Trump ha creado un estado policial para inmigrantes, legal y no autorizado". El ICE, dijo Leopold, está persiguiendo a "cualquier inmigrante indocumentado que pueda arrestar; que el sentido común y la decencia común se vayan al diablo".

Le pregunté a Leopold por qué los años más fuertes de aplicación de la ley de Obama no habían generado tanto temor o más, dadas las mayores tasas de arresto y deportación.

"Incluso durante los peores días de la ofensiva de Obama", dijo, "el ICE utilizó su discreción y aplicó el sentido común". Hoy, dijo, la agencia se niega a usar cualquiera de ellos, mientras parece disfrutar de "separar familias".

¿Por qué las cifras de deportación de Trump están tan por debajo del máximo de Obama? Hay que dar crédito a la resistencia a nivel estatal y local. California experimentó una disminución en su proporción de arrestos totales por parte del ICE de 23% en el 2013 a 14% en el 2017.

Las jurisdicciones locales estaban más inclinadas a rechazar las solicitudes de detención del ICE, que intentan retener a una persona particular durante hasta 48 horas, lo que permite que el ICE tome la custodia. A nivel nacional, las solicitudes de retención en el 2017 fueron rechazadas cuatro veces más que en el 2016.

El informe del Instituto de Política de Migración declaró:
A través de los sitios de estudio, los gobiernos estatales y locales, abogados, defensores, líderes comunitarios y consulados de México y otros países se han involucrado en un mayor activismo y movilización para monitorear las actividades del ICE, desarrollar planes de respuesta para proteger a los inmigrantes durante las operaciones del ICE y ofrecer defensa legal a aquellos en audiencias de deportación.

Los consulados de California, Nueva York, Chicago y México proporcionaron importante financiamiento nuevo para respaldar la representación y los servicios legales de inmigración.

Cerca de 300 estados y localidades tienen políticas de refugio de distinta connotación. Cerca de 200 de ellos no respetan las detenciones del ICE.

"El ICE ha respondido haciendo lo que puede: realizar más arrestos en la comunidad, lo que puede hacer por sí mismo sin la cooperación local", dijo Michelle Mittelstadt, directora de comunicaciones y asuntos públicos del instituto, un importante centro de estudios sobre inmigración y organismo de investigación.

Mientras los refugios resisten, los estados rojos -donde se votó principalmente por el candidato republicano- se están intensificando. La proporción de Texas de las detenciones totales del ICE aumentó de 25% a 28% al tiempo que disminuyó la proporción de California.

Debido a una carta blanca de Washington, el ICE se ha vuelto mucho menos discriminador en sus objetivos. Si bien las detenciones de personas que no son ciudadanas con condenas aumentaron 7% entre el 2016 y 2017, las detenciones de personas que no son ciudadanas sin condenas penales aumentaron 147%.

Los empleadores también están siendo objetivos. El ICE dijo esta semana que había iniciado cerca de 2,300 auditorías a empleadores entre el 1 de octubre y el 4 de mayo. Se realizaron 1,360 auditorías de ese tipo entre octubre del 2016 y setiembre del 2017.

El informe del Instituto de Política Migratoria, producto de un estudio de un año de duración informado por numerosas entrevistas, declaró: en medio de un creciente retroceso en algunos lugares, el ICE ha ajustado algunas de sus actividades de cumplimiento, realizando más operaciones en jurisdicciones de cooperación limitada, arrestando personas en tribunales y cerca lugares sensibles como escuelas, llevando a cabo más arrestos en la comunidad e ingresando inmigrantes que no eran objetivos, y recibiendo una creciente proporción de personas no delincuentes.

En efecto, las políticas de Trump están logrando sus objetivos, atemorizando a los inmigrantes indocumentados y aumentando los riesgos de deportación, incluso si no puede igualar el apogeo de la era de Obama. El temor al arresto y la deportación también parece desanimar a algunos inmigrantes a denunciar delitos.

Mientras tanto, los funcionarios locales y estatales que se resisten a la política federal de inmigración están teniendo éxito en mitigar el ataque de Trump contra los residentes indocumentados. La política de inmigración en Estados Unidos está avanzando en dos direcciones diametralmente opuestas, con diferentes resultados en diferentes geografías.

Aun así, Trump tiene tiempo y una amplia fuerza de policía federal de su parte; puede ganar una guerra de trincheras si permanece en el poder. El gobierno federal puede haber perdido interés en seleccionar cuidadosamente sus objetivos.

Leer comentarios ( )

Ir a portada