Módulos Temas Día

The Economist: Renegociación de TLCAN es un alivio, pero no un éxito

¿Por qué el acuerdo USMCA hará que Estados Unidos sea más pobre?

Nafta

Aún falta lograr un acuerdo con Canadá en la renegociación del TLCAN. (Foto: Reuters)

El acuerdo resultante entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA) mantiene la característica más vital de su antecesor. (Foto: Reuters)

No hace mucho tiempo, el presidente Donald Trump casi retiró a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Ahora él lo ha reemplazado. El 1 de octubre, el Gobierno estadounidense anunció que Canadá se uniría a un pacto que ya había negociado con México. El acuerdo resultante entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA) mantiene la característica más vital de su antecesor: el comercio libre de aranceles para la mayoría de los bienes, con lo cual estas economías evitarían una causa de desorden caótico.

Habiendo resuelto una crisis de su propia creación, el presidente está dando una ‘victoriosa’ vuelta olímpica, alabando "un acuerdo increíble para mucha gente". Eso es correcto solo de acuerdo al proteccionismo equivocado de Trump. Aunque el nuevo pacto contiene mejoras al TLCAN, en conjunto es un paso atrás para el libre comercio. Como resultado, dañará a Estados Unidos.

¿Por qué USMCA?
El presidente está contento consigo mismo, principalmente porque el acuerdo ayudaría a llevar los empleos en la industria automotriz de México a Estados Unidos. Cuando esté completamente implementado, a los automóviles no se le aplicarán aranceles solo si dos quintas partes de su contenido es fabricado por trabajadores que ganan al menos US$ 16 por hora, siete veces el salario promedio actual de manufactura en México.

Tres cuartas partes del valor de un vehículo deben tener su origen dentro de la zona de libre comercio, en comparación con aproximadamente dos tercios antes. Y debido a que el USMCA debe volver a autorizarse al menos cada 16 años, las empresas pueden sentirse desalentadas de hacer grandes inversiones en las cadenas de suministro transfronterizas. Estados Unidos importa más vehículos livianos de los que se venden en Canadá y México juntos. Con una cláusula de extinción, sin mencionar el riesgo de que Trump incumpla sus promesas, las empresas pueden preferir producir en EE.UU. El acceso al vasto mercado del Tío Sam es lo que importa.

Hay otras razones para la jactancia de Trump. El USMCA abre ligeramente el mercado de productos lácteos de Canadá y extiende algunas patentes farmacéuticas, objetivos estadounidenses de larga data. También aumenta el umbral bajo el cual las mercancías pueden ingresar a Canadá o México sin incurrir en impuestos o aranceles, o demasiado papeleo. Esto beneficiará a los exportadores estadounidenses.

Sin embargo, incluso para los mercantilistas como Trump, el acuerdo tiene desventajas. A medida que aumentan los costos de fabricación de automóviles, a los fabricantes de los tres países les resultará más difícil competir con los productores en Asia y Europa. Mientras, digamos, los fabricantes de automóviles mexicanos pierden participación de mercado, los fabricantes de repuestos estadounidenses, que contribuyen con más de una cuarta parte del contenido de los vehículos mexicanos, también sufrirán.

En cualquier caso, los acuerdos comerciales no deben juzgarse por la forma en que protegen a las industrias nacionales, sino por si sirven al público en general. Contra este criterio, el USMCA es claramente peor que el acuerdo que está reemplazando. Una liberalización marginal de la industria lechera canadiense es bien recibida, pero no vale la pena tener costos más altos y una menor productividad en la fabricación de automóviles.

Los canadienses gastaron US$ 11,000 millones en productos lácteos en el 2017; mientras que los estadounidenses gastaron US$ 498,000 millones en vehículos y autopartes. La mano dura también fue innecesaria. La Asociación Transpacífico, un pacto del cual Trump se retiró en el 2017, modernizó las reglas para el comercio en industrias digitales y servicios financieros sin retroceder en el sector de automóviles.

Los defensores del libre comercio pueden sentirse aliviados por el hecho de que, para sellar el USMCA, Estados Unidos ha demostrado estar dispuesto a comprometerse, por ejemplo, a aceptar la insistencia de Canadá de que abandone el pedido de Trump de eliminar uno de los mecanismos de resolución de disputas del TLCAN. El presidente llegó a un acuerdo en lugar de prolongar la lucha.

¿Debería esto aumentar las esperanzas de que logrará un acuerdo en su guerra comercial con China? No tan rápido. Las quejas occidentales sobre las prácticas comerciales chinas son profundas. Persuadir a los chinos para que rompan su modelo económico es un trabajo mucho más difícil que renegociar el TLCAN. Y a corto plazo, China depende mucho menos que Canadá o México de vender a Estados Unidos. Como resultado, Trump tiene menos apalancamiento, incluso si el USMCA despeja el camino para que Occidente tome una posición conjunta contra China.

Todo lo que se puede decir a favor del USMCA es que la incertidumbre generada por Trump sobre el comercio en América del Norte ha disminuido. Sin embargo, Estados Unidos estaría mejor si nunca hubiera planteado ninguna duda.

Leer comentarios ( )