Módulos Temas Día

AMAZON

The Economist: Amazon no es la única amenaza para las antiguas oficinas postales

La caída de los volúmenes de cartas y la economía compartida también vienen perjudicando a los servicios postales.

Amazon

Donald Trump arremetió nuevamente contra Amazon. (Foto: Reuters)

Donald Trump arremetió nuevamente contra Amazon. (Foto: Reuters)

Reuters

Puede ser difícil imaginar un mundo sin servicios postales baratos, pero hace 200 años enviar correos era un lujo. Enviar una carta de Londres a Edimburgo costaba un salario diario promedio. En 1840, después de una propuesta del inventor Rowland Hill, Gran Bretaña lanzó el Penny Post, el primer servicio de correo universal del mundo. La oficina de correos estatal recibió un monopolio postal a cambio de entregar cartas a cualquier dirección en el país con la misma tarifa.

El correo más barato resultó ser tremendamente popular y los flujos de información que permitió aumentaron el crecimiento económico. Pero las finanzas del esquema resultaron polémicas. El bajo costo del servicio golpeó las ganancias y el gobierno introdujo el impuesto a la renta para llenar el agujero fiscal.

Eso no detuvo la idea de una "obligación de servicio universal" para la propagación del correo en todo el mundo rico durante el próximo siglo. En el pico de la industria, las oficinas postales de todo el mundo entregaron casi 350,000 millones de envíos de correo en el 2007. Pero en la última década, este modelo ha estado amenazado por la caída en el volumen de cartas y por las empresas de economía compartida y los gigantes de comercio electrónico que se expanden hacia la entrega de paquetes.

Como resultado, el servicio postal en Estados Unidos volvió a ser parte de la controversia. El 12 de abril, el presidente Donald Trump estableció un grupo de trabajo para examinar las finanzas del Servicio Postal de EE.UU. (USPS). Durante el mes pasado, atacó a Amazon, un gigante del comercio electrónico, en Twitter por haberle costado a USPS "enormes cantidades de dinero" por entregar sus artículos.

Los analistas piensan que esa afirmación es arriesgada. Donald Trump tiene una aversión bien conocida por Amazon y su CEO Jeff Bezos, quien también es dueño del Washington Post, crítico del presidente. Pero es cierto que USPS tiene serios problemas financieros. Desde el 2008, los ingresos han disminuido en un 35% en términos reales y la última vez que obtuvo una ganancia fue en el 2006.

Las oficinas de correo en otras partes del mundo rico sufren los mismos problemas subyacentes, pero tienen un mayor éxito financiero. Los volúmenes de cartas han caído a un ritmo de entre 3% y 5% anual en todo el mundo desarrollado durante la última década, dice Brody Buhler de la consultora Accenture. Se puede perder hasta un 80% de los volúmenes de cartas antes de que se llegue a un mínimo, dice Rob Wolleswinkel de BCG, otra consultora.

La mayor parte de la disminución se debió a que los estados de cuenta bancarios y los recibos de servicios entraron al internet y las cartas personales y tarjetas de felicitación pasaron de moda. El correo basura también comenzó a desmoronarse debido al aumento de la publicidad digital en los smartphones. Es probable que los servicios gubernamentales en línea reduzcan aún más la demanda de cartas de primera clase. Dinamarca eliminó ese servicio en el 2016.

Los paquetes podrían venir al rescate. En el 2014-16, los volúmenes de paquetes globales aumentaron un 48%, reconoce Pitney Bowes, una firma de tecnología. Pero a diferencia de las cartas, la mayoría de las oficinas de correo no tienen un monopolio en los paquetes, por lo que los márgenes son más estrechos. Las máquinas necesarias para clasificar los paquetes voluminosos requieren una gran inversión que hace que las oficinas de correo tengan problemas de liquidez.

Sus luchas también se deben a nuevas empresas de entrega. Los inversores están invirtiendo dinero en correos de economía compartida que utilizan conductores más económicos y autónomos. BCG reconoce que la inversión en tales empresas creció de US$ 200 millones a casi US$ 4,000 millones en el 2014-16. Las oficinas de correo, agobiadas por sindicatos estridentes, altos costos laborales y costosas redes de centros de clasificación, luchan por competir.

Pero aún no está claro si los mensajeros de la economía compartida sobrevivirán a largo plazo, dice David Jinks de ParcelHero, un corredor de paquetes. El mes pasado, dos nuevas empresas estadounidenses, UberRUSH, un servicio propiedad de Uber, y Shyp, cerraron debido a la falta de demanda. La mala publicidad sobre las condiciones de trabajo está obligando a otras, como DPD de Gran Bretaña, a introducir vacaciones y pagos por enfermedad. Mercados laborales más estrictos pueden hacer que sea más difícil encontrar suficientes conductores baratos para competir con los servicios postales.

Los gigantes del comercio electrónico pueden ser una amenaza mayor. El mayor riesgo no es que las oficinas de correo pujen para que sus negocios cobren un precio demasiado bajo, como sugiere Trump. Es que pierdan su costumbre por completo. Amazon ya ha golpeado duro al Royal Mail de Gran Bretaña iniciando sus propias entregas puerta a puerta. En California, lanzó un servicio de entrega de comestibles como una forma de obtener una mayor escala para entregar sus propios paquetes de comercio electrónico.

La mayor amenaza de todas puede provenir del rival chino de Amazon, Alibaba, que está inyectando US$ 15,000 millones en su propia firma de entrega, Cainiao, y apunta a expandirse más allá de China. Al hacer sus propias entregas en las ciudades, donde las ganancias son más jugosas, estas empresas podrían dejar menos dinero sobre la mesa para que las oficinas de correo subsidien de forma cruzada los servicios rurales, donde los costos son más altos.

La respuesta a estos desafíos no es proteger los servicios postales de la competencia. Cuatro de las cinco firmas antiguas de más rápido crecimiento del mundo (Singapore Post, Poste Italiane, bpost de Bélgica y Austrian Post) son empresas privadas y se enfrentan a rivales. Royal Mail, que se privatizó a principios de esta década, está utilizando personal de economía compartida para entregar paquetes y está invirtiendo en startups para mejorar sus servicios, comenta Daniel Roeska de la firma de investigación Bernstein.

Aunque Deutsche Post DHL de Alemania será 30% más eficiente en el uso de mano de obra en una década, Frank Appel, su director ejecutivo, insiste en que el crecimiento del comercio electrónico mantendrá a su mano de obra existente completamente empleada.

Correo típico
Amazon sueña con usar drones para revolucionar las entregas a domicilio. Pero eso llevará años para obtener la aprobación regulatoria. Y a pesar de los nuevos rivales y las continuas obligaciones de servicio universal, la gran escala de las oficinas de correo todavía les da una gran ventaja comparativa.

Royal Mail tiene docenas de competidores, y aún tiene casi todo el negocio de las cartas puerta a puerta. Lo mismo es cierto para otros países de la UE con competencia. Las empresas postales pueden sobrevivir y prosperar si están dispuestas a cambiar la forma en que operan. Rowland Hill, un reformador radical en su propia era, aprobaría eso.

Leer comentarios ( )

Ir a portada