Módulos Temas Día

Sectores fabril y de comercio de EE.UU. critican arancel de Trump

"Los consumidores estadounidenses seguirán sufriendo las consecuencias de una guerra comercial con nuestros socios económicos clave", dijo el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automóviles de América del Norte.

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump. (Foto: Bloomberg)

Fabricantes y grupos empresariales criticaron la decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, Canadá y México, y advirtieron sobre las represalias además de calificar la medida como un impuesto a las empresas y los consumidores estadounidenses.

La Cámara de Comercio de EE.UU. instó a la administración en la víspera del anuncio del jueves a no proceder porque los aranceles afectarían a los fabricantes de EE.UU. con costos más altos, impedirían el crecimiento del sector de la construcción y perjudicarían la creación de empleos en ambos sectores.

La represalia generalizada prevista desde el exterior también amenazaría el impulso económico que ha logrado la administración a través de la reforma fiscal y regulatoria, dijo la cámara.

Los precios del acero en EE.UU. ya son casi un 50% más altos que en Europa o China, y los precios del aluminio han sido extremadamente volátiles, agregó la cámara. Los nuevos aranceles "aumentarían sustancialmente estos desafíos", dijo el grupo.

"Hace meses, la Cámara de EE.UU. advirtió que alienar a nuestros aliados globales más fuertes lanzando una guerra comercial de represalias dañaría la economía de EE.UU. y socavaría el liderazgo estadounidense", dijo Myron Brilliant, vicepresidente ejecutivo y jefe de asuntos internacionales, en el comunicado. "Esto queda incluso más claro hoy".

Algunos legisladores republicanos también se opusieron, entre ellos, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Orrin Hatch, quien calificó los aranceles de "un aumento de impuestos a los estadounidenses".

Aumentos de precios
Las acciones de la administración ya han causado mayores precios en productos clave, dijo Cody Lusk, presidente de la Asociación de Concesionarios de Automóviles de América del Norte.

"Los consumidores estadounidenses seguirán sufriendo las consecuencias de una guerra comercial con nuestros socios económicos clave", dijo Lusk en una declaración. "La decisión de seguir adelante con estos aranceles al acero y el aluminio tendrá un impacto adverso en el precio de los bienes de consumo, incluidos los millones de vehículos nuevos que los estadounidenses compran cada año".

Los fabricantes de autopartes ya enfrentaban desafíos comerciales e incertidumbres en varios frentes, incluidas las renegociaciones del TLCAN, aranceles previos a las importaciones chinas y posibles derechos sobre vehículos y partes importados, dijo Ann Wilson, vicepresidenta sénior de asuntos gubernamentales de la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos de EE.UU., que representa a los proveedores de vehículos. La industria depende de la estabilidad regulatoria y del mercado, dijo.

"Estas acciones han dejado todo eso en el aire", dijo Wilson dijo en un comunicado. "Hay pocas dudas de que la incertidumbre y los costos adicionales que la administración está creando pondrán en riesgo las inversiones y empleos estadounidenses".

No todos se están quejando.

El Instituto Americano del Hierro y el Acero elogió la medida y dijo que apoya la política de la administración de que cualquier país al que se le haya otorgado una exención de los aranceles debe estar sujeto a una cuota.

"Agradecemos al presidente por sus acciones para garantizar un sector del acero estadounidense fuerte que es fundamental para nuestra seguridad económica y nacional”, dijo Thomas J. Gibson, presidente y director ejecutivo del grupo, en un comunicado.

Represalias de la UE
La UE ha indicado que impondrá aranceles a los jeans, camisetas y calzado de fabricación estadounidense, y la capacidad de exportar productos "Made in USA" es esencial para la salud del sector de manufacturas estadounidense y sus trabajadores, dijo la Asociación Estadounidense de Ropa y Calzado.

"Tomar esta medida contra nuestros aliados más cercanos, especialmente durante la renegociación del TLCAN, crea más dificultades y caos para la comunidad empresarial", dijo Rick Helfenbein, presidente y director ejecutivo del grupo, en un comunicado.

La Asociación de Aluminio, que representa a productores que incluyen a Alcoa, dijo que estaba "decepcionada" por la extensión de la aranceles porque el problema real es el exceso de capacidad en China causada por los subsidios gubernamentales "desenfrenados e ilegales", dijo Heidi Brock, presidente y director ejecutivo del grupo.

"La acción de hoy hace poco para abordar el desafío de China a la vez que potencialmente aliena a los aliados y perturba las cadenas de suministro de las que dependen más del 97% de los trabajos de la industria del aluminio de EE.UU.", dijo Brock en un comunicado.

Escasez de suministro
Los fabricantes de latas dependen de las importaciones de metales porque no hay suficiente suministro interno para satisfacer la demanda, de acuerdo con el Instituto de Fabricantes de Latas, una organización comercial. Los miembros de la organización han solicitado exclusiones de los aranceles y todavía están esperando una respuesta, dijo en un comunicado Robert Budway, presidente del instituto.

"Las acciones de la administración crean artificialmente ganadores y perdedores en el espacio muy competitivo de los envases", dijo Budway.

Leer comentarios ( )

Ir a portada