Módulos Temas Día

Una propuesta contra pobreza enfrenta a los multimillonarios de San Francisco

San Francisco y su área metropolitana son una de las zonas más prósperas de EE.UU., impulsada fundamentalmente por la industria tecnológica de Silicon Valley.

San Francisco

San Francisco es considerada una 'ciudad santuario' para las personas sin hogar. (Foto: AFP)

San Francisco es considerada una 'ciudad santuario' para las personas sin hogar. (Foto: AFP)

San Francisco es considerada una 'ciudad santuario' para las personas sin hogar. (Foto: AFP)

Los vecinos de San Francisco (California) votan este martes sobre una medida que aumentaría los impuestos a las grandes empresas para incrementar los fondos en la lucha contra la pobreza. Esta decisión ha generado enfrentamientos entre los multimillonarios de la ciudad.

La bautizada como " Proposición C" haría subir el impuesto sobre ventas a aquellas empresas con sede en la ciudad que facturen más de US$ 50 millones anuales. También incrementaría el impuesto sobre gastos de personal a las compañías con una facturación superior a los US$ 1,000 millones.

Los fondos recaudados se dedicarían íntegramente a la financiación de viviendas y servicios para la gente sin techo de San Francisco. Esta 'ciudad santuario' ha establecido la lucha contra la pobreza extrema y la drogadicción como una de las prioridades entre los vecinos y el Ayuntamiento.

La cara más reconocible detrás de la " Proposición C" es el carismático fundador y propietario de Salesforce, Marc Benioff, con una fortuna personal estimada de US$ 6,700 millones. Benioff ha destinado alrededor de US$ 8 millones a promocionar el voto favorable a la medida.

En el lado opuesto, otros dos multimillonarios del sector tecnológico como Jack Dorsey (consejero delegado de Twitter) y Mark Pincus (fundador de la plataforma para juegos móviles Zynga) se oponen a la propuesta. Consideran que dañaría el potencial emprendedor de la ciudad y se han enzarzado con Benioff en Twitter.

"La Proposición C es la medida más estúpida y menos pensada que se ha propuesto jamás. Por favor, atiendan a los hechos y voten No. Luego nos centraremos todos en soluciones reales para San Francisco", indicó Pincus en la red social.

"Por desgracia, algunos consejeros delegados todavía son miopes y creen que solo tienen obligaciones fiduciarias con sus accionistas, sin ninguna responsabilidad sobre las comunidades en las que hacen negocio. ¡Sí a la Proposición C!", escribió Benioff por su parte.

Los dos ejecutivos dedicaron varios mensajes a discutir sobre cuánto dedicaban sus respectivas empresas a la lucha contra la pobreza y Benioff incluso llegó a acusar directamente a Pincus de que él "y los otros 70 multimillonarios de San Francisco" han "abandonado a los sin techo".

Unos días antes, el máximo responsable de Salesforce tuvo un encontronazo similar con el consejero delegado de Twitter, cuando éste mostró públicamente su oposición a la medida y destacó que incluso la alcaldesa de San Francisco, la demócrata London Breed, ha pedido el voto en contra de la "Proposición C".

"Quiero ayudar a solucionar el problema de los sin techo en San Francisco y California. No creo que la Proposición C sea la mejor manera de hacerlo. Apoyo a la alcaldesa London Breed en su compromiso de lidiar con esto de la forma correcta. Breed fue elegida para esto y confío en ella", indicó Dorsey.

"Hola, Jack. ¿Con cuántos programas contra la pobreza de nuestra ciudad colaboras? ¿Puedes decirme en qué están implicados tú y Twitter y a qué niveles financieros? ¿Cuánto has donado a la iniciativa para que ningún niño viva en la calle?", le respondió Benioff.

La alcaldesa justifica su negativa a la medida alegando que antes de recaudar nuevos fondos se deben auditar los US$ 300 millones que la ciudad ya se gasta anualmente en acciones de lucha contra la pobreza extrema (la " Proposición C" doblaría esa cantidad) y que, a juicio de muchos vecinos, no están dando los resultados deseados.

San Francisco y su área metropolitana son una de las zonas más prósperas de EE.UU., impulsada fundamentalmente por la industria tecnológica de Silicon Valley. Precisamente, este éxito económico ha disparado la demanda de vivienda y consecuentemente los precios hasta crear una crisis sin precedentes.

Según el San Francisco Chronicle, en la ciudad hay actualmente 7,500 personas viviendo en las calles, muchas de ellas con problemas de drogadicción. Ellos se concentran y conviven con los turistas en los céntricos barrios de Tenderloin, Van Ness/Civic Center y South of Market.

Agencia EFE

Leer comentarios ( )

Ir a portada