Módulos Temas Día

ee.UU.

La policía de EE.UU. pide más evidencia digital a empresas de tecnología

El FBI y otros organismos de seguridad continúan exigiendo que las compañías tecnológicas los ayuden a obtener datos de ubicación, historial de navegación y comunicaciones encriptadas en dispositivos al investigar a presuntos delincuentes y terroristas.

FBI investiga quejas en Puerto Rico por manejo ilegal de ayudas tras el huracán

Los organismos encargados de la aplicación de la ley en Estados Unidos  están pidiendo cada vez más a las compañías de tecnología acceso a evidencia digital en teléfonos móviles y aplicaciones, y un 80% de las solicitudes son concedidas, concluyó un nuevo estudio.

El informe publicado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) concluyó que los organismos de seguridad locales, estatales y federales presentaron el año pasado más de 130,000 solicitudes de pruebas digitales a seis de las principales empresas de tecnología: Google , de Alphabet Inc., Facebook Inc ., Microsoft Corp. , Twitter Inc., Oath, división de medios de Verizon Communications Inc., y Apple Inc.

Si se agregan los resultados de los proveedores de cable y telecomunicaciones Verizon, AT&T Inc. y Comcast Corp., la cifra se dispara a más de 660,000. Las solicitudes abarcaban de todo, desde el contenido de comunicaciones hasta datos de ubicación y nombres de usuarios específicos.

"La cantidad de solicitudes de organismos de encargados de la aplicación de la ley, al menos como se indica en las principales compañías de tecnología y telecomunicaciones de Estados Unidos, ha aumentado significativamente con el tiempo", concluyó el centro de estudios con sede en Washington. "Las tasas de respuesta han sido extraordinariamente consistentes".

El FBI y otros organismos de seguridad continúan exigiendo que las compañías tecnológicas los ayuden a obtener datos de ubicación, historial de navegación y comunicaciones encriptadas en dispositivos al investigar a presuntos delincuentes y terroristas.

El 2016, el FBI presentó a Apple una orden judicial exigiendo que le ayudara a ingresar a un iPhone de un terrorista. El FBI abandonó el caso sin resolver el problema cuando logró descifrar con éxito la codificación con una herramienta que compró a una compañía privada.

Capacitación y herramientas

El informe eludió esa controversia, y en su lugar solicitó una Oficina Nacional de Evidencia Digital para establecer políticas nacionales y apoyar programas de capacitación sobre recopilación de evidencia digital, así como el desarrollo y distribución de herramientas analíticas.

El nuevo estudio se basó en encuestas y entrevistas a funcionarios de organismos de seguridad federales, estatales y locales, información de compañías y materiales de otras fuentes sobre los desafíos que enfrentan los organismos de seguridad en el acceso a la evidencia digital.

El 30% de los encuestados de organismos de seguridad dijeron que su departamento tenía problemas para identificar qué proveedores de servicios tienen acceso a la evidencia digital que necesitan y el 25% mencionó la dificultad para obtener la evidencia digital pertinente de los proveedores una vez que se identificaba a la compañía correcta.

Existe una "brecha real de credibilidad entre los organismos de seguridad y los proveedores de servicios", dijo Jennifer Daskal, una de las autoras del estudio y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Americana de Washington. "Los organismos de seguridad expresaron una frustración real por no saber qué evidencia tenían los proveedores de servicios".

Daskal dijo que la falta de conocimiento de las agencias policiales sobre la evidencia digital puede conducir a solicitudes de información que parecen demasiado amplias para las compañías tecnológicas.

El informe, que fue respaldado por antiguos funcionarios de organismos de seguridad, incluido el exdirector de la CIA John Brennan, se está divulgando a medida que se reescriben algunas de las normas sobre recopilación de datos.

Este año, el Congreso aprobó una medida destinada a aclarar cómo organismos de seguridad internacionales obtienen datos almacenados por compañías con sede en Estados Unidos.

Leer comentarios ( )

Ir a portada