Módulos Temas Día

Nueva York brilla como centro tecnológico y una alternativa a Silicon Valley

La Gran Manzana, la tradicional capital económica y cultural de Estados Unidos, es también hoy una capital tecnológica, pero que busca diferenciarse de sus competidoras de la costa Oeste.

principales ecosistemas emprendedores del mundo

FOTO 2 | 2º. Nueva York Como nos recuerda Alejando Cremades, cofundador de Onevest , es el llamado “Silicon Alley, porque es un poco el reflejo de Silicon Valley en la costa este”. Especializado en tecnologías, ventas, marketing y digital as a service, es el principal distribuidor comercial del mundo. Hay un dicho que asegura: “Si quieres montar una tech, vete a Silicon Valley. Para cualquier otro tipo de empresa, vete a Nueva York”. Posee un índice de crecimiento de 1,8%. Dispone del 20% más de VC que Boston, el tercero en el ranking, y el tiempo para conseguir los fondos es un 17% más corto. Ahora bien, el coste del capital es menor que en Silicon Valley, donde la media de dilución es del 19%.

"Nueva York está creciendo a su propia manera", asegura a Efe Bryan Lozano, responsable de Asuntos Externos de Tech:NYC, una organización que representa al sector tecnológico en la ciudad.

El desembarco de gigantes como Amazon y Google, la apuesta del sector financiero por la tecnología y más de 7,000 "startups" han consolidado definitivamente a Nueva York como centro tecnológico y como una posible alternativa al modelo de Silicon Valley.

La Gran Manzana, la tradicional capital económica y cultural de Estados Unidos, es también hoy una capital tecnológica, pero que busca diferenciarse de sus competidoras de la costa Oeste.

" Nueva York está creciendo a su propia manera", asegura a Efe Bryan Lozano, responsable de Asuntos Externos de Tech:NYC, una organización que representa al sector tecnológico en la ciudad.

Frente a un Silicon Valley metido en escándalos y al que se cuestiona por su aislamiento de la realidad estadounidense, Nueva York se promociona como la ciudad donde los cerebros tecnológicos comparten metro con el resto de la población y donde el sector ofrece soluciones a otras industrias ya asentadas.

"Todos tomamos los mismos trenes, caminamos por las mismas aceras. Tenemos una ciudad muy distinta en ese sentido y eso crea oportunidades para construir relaciones, no sólo con compañías tecnológicas, sino con otras industrias", señala Lozano.

Un ejemplo de esa situación es que, en lugar de empresas puramente tecnológicas, muchos de los puestos de trabajo que se generan en Nueva York en ese campo están en sectores como el sanitario o el financiero.

De hecho, tres bancos como BNY Mellon, JPMorgan Chase y Morgan Stanley figuran regularmente entre los principales demandantes de mano de obra tecnológica en la ciudad.

Medios de comunicación con una fuerte presencia digital como Bloomberg, BuzzFeed, Vice o el grupo Oath (HuffPost, Tumblr o Yahoo!) también son actores clave, mientras que crecen cada vez más empresas que ofrecen servicios tradicionales pero desde una vertiente nueva, como la empresa de seguros médicos Oscar o el servicio de suministro de comidas Blue Apron.

El próximo gran salto, en todo caso, llega de la mano de los gigantes de internet y su renovado interés por la Gran Manzana.

Amazon, que ya tiene más de 2,000 trabajadores en la ciudad, anunció en noviembre que instalará en el barrio de Long Island City (Queens) uno de sus nuevos cuarteles generales, donde empleará a más de 25,000 personas.

Google, que cuenta con unos 7,000 empleados en su sede de Chelsea, planea adquirir un nuevo edificio de oficinas y podría duplicar su plantilla en la ciudad, Facebook dispone de unas 2.000 personas en la ciudad e IBM la ha elegido para sus divisiones de inteligencia artificial y servicios en la nube.

Junto a ellas, numerosas "startups" del original "Silicon Alley" o "Callejón del Silicio" -el juego de palabras con el que se bautizó al primer foco tecnológico neoyorquino- están hoy totalmente asentadas y cuentan con amplias plantillas.

En total, según cifras oficiales, el sector digital y de la tecnología emplea a unas 135,000 personas en Nueva York, más del doble que en 2010, pero otros cálculos sitúan la cifra en más de 300,000, en función de cómo se delimite lo que es o no un trabajo en ese ámbito.

En el 2017, las "start-ups" neoyorquinas reunieron financiación por unos 12,000 millones de dólares, casi el doble que tres años antes, unas cifras que en EE.UU. solo supera Silicon Valley.

La población local, en todo caso, sigue viendo con recelo este "boom" y, sobre todo, el desembarco de grandes corporaciones como Amazon.
Desde que la empresa de Jeff Bezos anunció la apertura de su nueva sede, la ciudad ha sido escenario de repetidas protestas de vecinos preocupados por el encarecimiento que Amazon puede provocar en sus barrios y por las ayudas ofrecidas por las administraciones públicas para atraer a la empresa.

La industria entiende la reacción, asegura Lozano, que recalca que el crecimiento del sector va a ser beneficioso para toda la población e insiste en esa idea de que las empresas tienen un enfoque diferente en Nueva York.

"Hay un compromiso de las tecnológicas para mejorar Nueva York en su conjunto", subraya.

Leer comentarios ( )