Módulos Temas Día

¿Y el muro de Trump? Pregúntele a los republicanos

Después de casi dos años en el cargo, ahora está perfectamente claro que este Congreso no financiará el muro y el próximo --con la Cámara de Representantes liderada por los demócratas-- está incluso menos dispuesto a hacerlo.

Muro de Trump

Muro de Trump

Tendrán hasta el 21 de diciembre para resolver las diferencias y aprobar el conjunto final de leyes de presupuesto que fue postergado el 1 de octubre. (Foto: AFP)

El presidente Donald Trump ha formulado innumerables amenazas de cerrar el gobierno si el Congreso no aprueba los fondos para el muro fronterizo. Pero los republicanos en el Congreso están a punto de ignorarlo una vez más agregando otras dos semanas al reloj del cierre.

Tendrán hasta el 21 de diciembre para resolver las diferencias y aprobar el conjunto final de leyes de presupuesto que fue postergado el 1 de octubre.

Después de casi dos años en el cargo, ahora está perfectamente claro que este Congreso no financiará el muro y el próximo --con la Cámara de Representantes liderada por los demócratas-- está incluso menos dispuesto a hacerlo. Las probabilidades de Trump de impulsar una propuesta de campaña de firmas nunca han sido tan bajas, como resultado de la debilidad presidencial y los conflictos internos entre los republicanos en el Congreso.

Una gran pregunta sigue sin respuesta: ¿Cómo forzará Donald Trump un cierre del gobierno?

Bueno, en realidad hay tres formas. La más simple sería si él veta un proyecto de ley de presupuesto que no incluya fondos para el muro. Pero eso no funcionará. Un proyecto de ley de financiación no llegará al escritorio de Trump a menos que se apruebe en las dos cámaras del Congreso, lo que significa que necesita el respaldo de la mayoría de los líderes republicanos (o de lo contrario no se obtendría el voto).

Y ese proyecto de ley --sinfondos para el muro-- perdería algunos votos republicanos, por lo que necesitará muchos votos demócratas para ser aprobado. En otras palabras, sería una concesión con la que ambos partidos en el Congreso podrían vivir y aprobar por márgenes amplios y a prueba de veto en ambas Cámaras. Trump podría vetarlo, pero el Congreso lo anularía.

La segunda forma parece aún más fácil para Trump, pero no funcionará bien para él ni para los republicanos. La Cámara podría tratar de aprobar un proyecto de ley con fondos para el muro y culpar a los demócratas cuando fracase.

Pero los republicanos probablemente no tendrían los votos para aprobarlo, ya que muchos conservadores solo respaldarían un presupuesto que reduzca profundamente el gasto en otras áreas. Los republicanos, una vez más, necesitarían los votos de los demócratas, y la mayoría de los demócratas no votarán por el muro.

Entonces, la única forma en que esto podría funcionar para los republicanos es la tercera opción: encontrar los votos para aprobar un proyecto de ley en la Cámara que financie el muro sin reducir gastos, y luego esperar que los demócratas en el Senado lo obstruyan.

Entonces pueden culpar a los demócratas por cerrar el gobierno. Pero esa opción sólo funciona si logran que un proyecto de ley se apruebe en la Cámara y que pueda obtener una mayoría en el Senado; de lo contrario, el proyecto de ley simplemente fracasa, no habrá ningún obstáculo que bloquee las cosas, y los republicanos obviamente serán los responsables.

Por ahora, solo hay 51 republicanos, por lo que necesitan a todos menos uno para mantenerse a bordo si los demócratas lo prohíben juntos. Y no está del todo claro que los 51 republicanos estarían dispuestos a votar para financiar un muro fronterizo en ninguna circunstancia, mucho menos que estén dispuestos a participar en una lucha por el cierre del gobierno por ello.

De hecho, lo que es mucho más probable es que la mayoría de los republicanos de la Cámara y el Senado no tienen interés alguno en asumir esta batalla ahora.

Después de todo, los votantes rechazaron a su partido después de una elección en la que el argumento de clausura del presidente se centró en la frontera. Y la influencia de Trump con el Congreso se encuentra en un mínimo histórico. Incluso si el gobierno quisiera la confrontación, Trump no sería capaz de ayudar a formar una coalición ganadora.

El retraso de dos semanas lo demuestra claramente. Como el experto en presupuesto Stan Collender escribió, los republicanos conseguirían que se apruebe el proyecto de ley de gasto si tuvieran los votos en este momento.

Si los republicanos optan por cerrar el gobierno el 21 de diciembre, los demócratas solo tendrán que esperar 13 días hasta que el nuevo Congreso se reúna y se trasladen a la mayoría de la Cámara.

Incluso si la opinión pública se vuelve contra los demócratas, lo que parece altamente poco probable dado que el muro es impopular, el partido seguramente podría permanecer lo suficientemente unificado como para alargar las cosas durante ese tiempo y aprovechar la mayor influencia que tendrían a partir del 3 de enero. Sobre todo, porque los demócratas estarían en la posición de apoyar cualquier medida temporal adicional para mantener el gobierno abierto mientras continúan las negociaciones.

En otras palabras, si quieren intentar usar el cierre para obligar a los demócratas a aprobar el financiamiento del muro de Trump, cada día que esperan debilita más su posición. No tengo idea si Trump se da cuenta de eso o no, pero otros dos líderes del Partido Republicano sin duda lo hacen: el líder de la mayoría Mitch McConnell y el presidente saliente Paul Ryan.

Entonces, lo que parece estar sucediendo ahora es que McConnell y Ryan simplemente están ignorando la fanfarronada de Trump y avanzando con las concesiones que deben hacer para superar su incredulidad y terminar los asuntos necesarios del Congreso que expira. Y Trump ha tenido casi el mismo éxito en convencer a un Congreso de mayoría republicana a pagar por su muro que en lograr que México lo hiciera.

Por Jonathan Bernstein

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )