Módulos Temas Día

Mark Zuckerberg es un blanco mucho más fácil que China

Al parecer Estados Unidos introducirá leyes de privacidad similares a la Regulación General de Protección de Datos de la UE, luego de escuchar el testimonio de Mark Zuckerberg ante los legisladores en Washington.

Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook.

Cuando se trata de la regulación de las Big Tech, Estados Unidos ha dejado que la Unión Europea tome el liderazgo.

Un buen ejemplo de esto es el testimonio de Mark Zuckerberg ante los legisladores en Washington la semana pasada, cuando los senadores y congresistas invocaron la Regulación General de Protección de Datos de la UE casi 20 veces. Al parecer Estados Unidos introducirá leyes de privacidad similares.

Sin embargo, hay una parte crucial de la industria tecnológica donde los reguladores estadounidenses todavía llevan la delantera: equipos de telecomunicaciones. En el último giro, el Departamento de Comercio obstruyó el acceso del fabricante chino de equipos ZTE Corp. a chips y componentes ópticos fabricados por proveedores estadounidenses.

Esta es una tendencia. El mes pasado, la Comisión Federal de Comunicaciones propuso una prohibición para que los operadores de telefonía estadounidenses que utilizan subsidios del gobierno compren equipos de empresas como ZTE y Huawei Technologies Co. Ltd.

Ante la presión del gobierno, AT&T Inc. y Verizon Communications Inc. abandonaron los planes de vender teléfonos fabricados por Huawei. La compañía china no puede participar en licitaciones federales. Incluso la adquisición de Qualcomm por parte de Broadcom Ltd.Inc. fue bloqueada debido a los temores de que EE.UU. pierda ventaja tecnológica frente a China.

Estas medidas aparentemente están motivadas por preocupaciones de seguridad nacional, específicamente la sugerencia de que los equipos de ZTE y Huawei podrían servir como una puerta trasera para la vigilancia china. Y seamos justos, no es que las empresas estadounidenses sean grandes ganadoras aquí.

Los principales beneficiarios son los rivales europeos de ZTE y Huawei: Nokia Oyj y Ericsson AB.

Entonces, ¿por qué Europa no hace más para obstruir a las empresas chinas, considerando sus propias preocupaciones sobre la seguridad y los beneficios potenciales para sus propios campeones industriales? Bueno, algunas partes de Europa quisieran tomar medidas. Otras no.

El año pasado, Alemania, Francia e Italia detallaron sus preocupaciones sobre adquisiciones extranjeras (léase China) de empresas tecnológicas europeas claves en una carta a la Comisión. Sin embargo, como señala la consultora de Control de Riesgos Elisabeth Braw, naciones como Grecia y Hungría están desesperadas por inversiones extranjeras. Es similar para los equipos de telecomunicaciones. Por cada nación preocupada por el monitoreo estatal chino, hay otra feliz de obtener equipos chinos baratos.

Dada la falta de consenso, ha sido más simple para la Comisión Europea regular centrándose en el consumidor, lo que significa concentrarse en el precio y la privacidad en lugar de la seguridad nacional.

De hecho, es difícil para la UE sugerir una ofensiva sin evidencia de que China está de hecho explotando puertas traseras en redes. Y la Comisión se retractó de una investigación sobre supuesto dumping de equipos de telecomunicaciones en el 2013 debido al riesgo de una guerra comercial. En la actualidad, solo puede bloquear la actividad de fusiones y adquisiciones, no acuerdos de suministro, aunque se están discutiendo nuevas medidas para detener más inversiones extranjeras.

Pero el acceso de China a las redes de telecomunicaciones de Europa es una creciente preocupación en la industria. Incluso antes de la elección de Donald Trump, EE.UU. ya le hacía más difícil la vida a Huawei y ZTE, lo que muestra que las preocupaciones van más allá de la grandilocuencia política de una administración.

Aun así, no sería fácil revertir las cosas. Huawei obtiene US$ 24,000 millones en ventas anuales de Europa, el Medio Oriente y África. Ericsson y Nokia generan un total de US$ 18,000 millones de las mismas regiones. Después de ser bloqueado en EE.UU., Huawei se ha centrado en Europa por lo que sus equipos están en el corazón de las redes de telecomunicaciones. Está trabajando con Deutsche Telekom AG y otros en estándares 5G.

Si Bruselas cree que las preocupaciones de Washington son fundadas, necesitaría actuar rápidamente. No es fácil cuando se intenta unificar los intereses de 28 estados miembros.

Por Alex Webb

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada