Módulos Temas Día

Guerra de Donald Trump contra el déficit comercial no da resultado

Datos nuevos mostraron que en julio el déficit comercial de EE.UU. se amplió a su ritmo más rápido desde el 2015, ya que los déficits mensuales con China y la UE alcanzaron nuevos récords.

Déficit comercial

Déficit comercial

En lo que va del año, el déficit global de bienes y servicios de EE.UU. ha aumentado en US$ 22,000 millones, o 7%, en comparación con el mismo período del año pasado. (Foto: Bloomberg)

Las cifras no se ven bien para un presidente que ha convertido la reducción del déficit comercial de Estados Unidos en uno de sus principales objetivos económicos.

Peor aún, están surgiendo señales de que las guerras comerciales del presidente Donald Trump están comenzando a golpear el crecimiento económico, no solo en su país, sino también en todo el mundo.

Datos nuevos publicados el miércoles mostraron que en julio el déficit comercial de EE.UU. se amplió a su ritmo más rápido desde el 2015, ya que los déficits mensuales con China y la Unión Europea alcanzaron nuevos récords. En lo que va del año, el déficit global de bienes y servicios de EE.UU. ha aumentado en US$ 22,000 millones, o 7%, en comparación con el mismo período del año pasado.

Los datos coinciden con las medidas de Trump para intensificar sus batallas con China y los esfuerzos para incitar a Canadá a sumarse a un nuevo TLCAN, destacando, según han argumentado los economistas, la incongruencia de sus políticas comerciales. Aunque libra sus batallas en nombre de la reducción de los desequilibrios de EE.UU., Trump viene inflando el déficit general al aumentar el gasto público y fomentar la inversión nacional.

"Las políticas de este Gobierno podrán no haber sido diseñadas para aumentar el déficit comercial, pero ese es su efecto", dijo Philip Levy, que formó parte del consejo de asesores económicos del presidente George W. Bush.

Distorsiones
También resultan evidentes en los datos comerciales algunas de las distorsiones que las políticas de Trump han estado alimentando y cómo esto puede ayudar a enmascarar el impacto a largo plazo de sus guerras comerciales.

Por ejemplo, aunque muchos consideran a los productores de soja como una de las posibles víctimas de una guerra comercial con China, una disparada de las exportaciones de soja para adelantarse a los nuevos aranceles ayudó a impulsar el crecimiento del PBI de EE.UU. en el segundo trimestre. En los primeros siete meses de este año, el valor de las exportaciones estadounidenses de soja aumentó más de 40%, o US$ 5,700 millones, en comparación con el mismo período del año pasado, según los datos publicados el miércoles.

Probablemente, esas distorsiones sean temporales. Es por eso que muchos economistas creen que el crecimiento del PBI de EE.UU. puede haber alcanzado un máximo del 4.2% en el segundo trimestre, y es probable que el comercio sea un lastre para la expansión en los próximos meses.

En la OMC
En la Organización Mundial del Comercio, Robert Koopman, el economista jefe, teme que estemos comenzando a ver señales de una desaceleración en el crecimiento del comercio mundial vinculada a las guerras comerciales. Eso es importante porque hace apenas unos meses se mencionaba el crecimiento del comercio como una de las principales causas de una racha sólida en la economía mundial.

En todo el mundo, las encuestas manufactureras comienzan a mostrar un descenso en los pedidos de exportación. Los datos de carga aérea y marítima señalan una desaceleración. También lo hace una caída en la producción de automóviles en todo el mundo, dijo Koopman en una entrevista.

El daño real de esas medidas, y cualquier represalia de China y otros socios comerciales de EE.UU., podría afectar a la economía mundial recién en el primer trimestre del próximo año, dijo Koopman.

"Hasta ahora ha habido más palabras que actos", dijo Koopman. "La preocupación es por el momento en que comiencen los actos".

Leer comentarios ( )

Ir a portada