Módulos Temas Día

GUERRA COMERCIAL

Guerra comercial afectaría inversión local de EE.UU.

La disputa comercial cada vez más intensa debería preocupar a los inversores que son reacios a aventurarse en el extranjero, y hay muchos de ellos.

FOTO 10

FOTO 10 | 1. Estados Unidos

Los inversores estadounidenses, en promedio, destinan solo el 15% de sus acciones a mercados extranjeros.

Pixabay

La inminente guerra comercial del presidente Donald Trump no es amiga del mercado bursátil de Estados Unidos (EE.UU.), y esas son malas noticias para los inversionistas estadounidenses a los que les gusta guardar su dinero en casa.

El libre comercio  está bajo asedio. La Casa Blanca impuso el viernes aranceles por US$ 50,000 millones a las importaciones chinas. China respondió del mismo modo. El presidente Trump ahora amenaza con hasta US$ 400,000 millones en aranceles adicionales, y China promete tomar represalias nuevamente.

Su Ministerio de Comercio pidió "medidas cuantitativas y cualitativas integrales" si EE.UU. impone aranceles adicionales.

La disputa comercial cada vez más intensa debería preocupar a los inversores que son reacios a aventurarse en el extranjero, y hay muchos de ellos. Según una estimación, los inversores estadounidenses, en promedio, destinan solo el 15% de sus acciones a mercados extranjeros.

Ese es un gran sesgo nacional dado que EE.UU. representa aproximadamente la mitad de las acciones mundiales por valor de mercado y un cuarto de la producción económica mundial.

Los defensores del sesgo nacional argumentan que las acciones estadounidenses ofrecen bastante exposición a los mercados extranjeros porque las grandes empresas estadounidenses venden sus productos en todo el mundo.

El porcentaje de las ventas del S&P 500 de países extranjeros fue del 43.2% en el 2016, según el informe de ventas globales más reciente de S&P. Ese porcentaje se ha mantenido entre 43% y 48% desde el 2006.

Pero la guerra comercial de Donald Trump amenaza con alterar esas ventas en el extranjero. Los aranceles  sobre bienes estadounidenses los harán más caros para los compradores en el extranjero. Y una guerra comercial a gran escala podría obstaculizar las operaciones extranjeras de las empresas estadounidenses. Nada de eso es bueno para los negocios.

De hecho, la disputa con China puede ser particularmente perjudicial. Asia contribuyó con el 8.5% de las ventas del S&P 500 en el 2016, la contribución más alta de Asia desde 2012 y la mayor que haya registrado cualquier región extranjera.

Ciertamente, una disminución de esas ventas podría compensarse con una mayor demanda en otras regiones, pero eso es una gran apuesta. La relación precio/ventas del S&P 500 es 2.2 sobre la base de las ventas por acción de los últimos 12 meses.

Eso es casi un 50% más alto que la relación precio/ventas promedio de 1.5 desde 1990, el primer año para el que existen datos disponibles, y coincide con el máximo anterior marcado en el apogeo de la locura de las puntocom en 1999.

No es una coincidencia. Los inversores nuevamente están persiguiendo a las empresas de tecnología. La relación precio/ventas del índice S&P 500 Information Technology Index es 4.9, más del doble del promedio para las compañías del S&P 500.

Cuatro de las cinco firmas más grandes del S&P 500 por capitalización bursátil son compañías de tecnología: Apple , Alphabet, la matriz de Google , Microsoft y Facebook, en ese orden. Su promedio de relación precio a ventas es un impresionante 7.8.

Y una guerra comercial golpearía a las empresas tecnológicas porque dependen en gran medida de las ventas en el extranjero. El porcentaje de ventas de países extranjeros fue del 57.2% para el sector de tecnología en el 2016, solo superado por la energía. Eso, también, se ha mantenido dentro de un rango estrecho de 56% a 60% desde el 2010.

Si las ventas se ven afectadas, los altos precios de sus acciones indudablemente caerán también y afectarán al mercado en general.

Todo esto hace que las acciones de EE.UU. representen un riesgo para las inversiones en el extranjero. Por supuesto, una guerra comercial podría ser incluso menos amable con las acciones en el extranjero, y así ha sido hasta ahora.

El S&P 500 ha bajado un 0.7% desde que se anunció la primera ronda de aranceles hasta el martes, mientras que el MSCI ACWI ex USA Index -un conjunto de acciones globales que excluye a EE.UU.- ha bajado un 2.8%.

Aun así, una menor dependencia de las acciones de EE.UU. es una jugada más inteligente. Una razón es la diversificación simple. Nadie sabe cómo los aranceles finalmente afectarán a los mercados, por lo que es mejor evitar grandes apuestas en un país o región.

Además, los precios de las acciones en el extranjero parecen más sensatos sobre los riesgos futuros. La relación precio a ventas del índice MSCI es de 1.2, o la mitad que la del S&P 500. Sin embargo, no será fácil para los inversores de EE.UU. abandonar el hogar.

Su sesgo ha valido la pena, y nadie quiere deshacerse de una apuesta ganadora. El S&P 500 está superando al índice MSCI en 8.2 puntos porcentuales este año hasta el martes. También ganó en siete de los últimos 10 años.

Pero el pasado no es un prólogo a la hora de invertir. Con el libre comercio bajo ataque, las comodidades en casa ya no son lo que solían ser.

Por Nir Kaissar

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )