Módulos Temas Día

Los frentes de las batallas comerciales de Estados Unidos

Estados Unidos abrió un nuevo frente en sus batallas comerciales al anunciar que considera gravar las importaciones de autos por razones de seguridad nacional.

Los frentes de las batallas comerciales de Estados Unidos

Los frentes de las batallas comerciales de Estados Unidos

Los frentes de las batallas comerciales de Estados Unidos

A continuación los principales pleitos que desató la administración del presidente Donald Trump en aras de la defensa de las empresas y empleos estadounidenses.

China: un armisticio

Un acuerdo alcanzado el sábado evitó una guerra comercial entre las mayores economías mundiales.

China aceptó una drástica reducción del déficit comercial bilateral de Estados Unidos y prometió comprarle más bienes y servicios.

China, mayor mercado mundial de automotores, anunció luego que desde julio reducirá de 25% a 15% los derechos aduaneros que cobra a los vehículos importados. China también levantó una medida antidumping contra las importaciones de sorgo estadounidense.

De su lado, Trump esbozó un acuerdo para reanimar al gigante chino de telecomunicaciones ZTE que quedó paralizado luego de que Washington lo sancionó por supuestamente transgredir embargos comerciales a Corea del Norte. Estados Unidos había prohibido exportarle componentes estadounidenses a ZTE la cual quedó así herida de muerte. En vez de esa sanción, Washington le cobraría solo una multa de US$ 1,300 millones.

Potencial guerra con la UE

En una semana expirará la exención otorgada por Washington a la Unión Europea (UE) en materia de aranceles al acero y al aluminio importados del bloque.

La UE se abrió la semana pasada a discutir con Estados Unidos la rebaja de sus barreras aduaneras a la industria, incluida la del automóvil, pero a condición de que sus 28 países sean definitivamente exentos de los aranceles al acero y al aluminio.

De momento la Casa Blanca no ha hecho comentarios sobre las condiciones de la UE pero ésta ya se prepara para una guerra comercial contra Estados Unidos.

Si desde el 1 de junio entran efectivamente a regir los aranceles al aluminio y el acero, la represalia europea sería la de gravar decenas de emblemáticos productos estadounidenses; entre ellos tabaco, bourbon, jeans y motos.

Una lista de productos ya fue aprobada en abril por los 28. De todas formas se precisarán varias semanas para que entren a regir esas represalias contra Washington.

Incertidumbre en el TLCAN

Canadá y México también están temporalmente exceptuados de los aranceles estadounidenses al acero y al aluminio y los tres países están renegociando su tratado de libre de comercio TLCAN vigente desde 1994.

Trump dice que este tratado destruyó millones de empleos estadounidenses, estimula la emigración de fábricas a México en donde la mano de obra es más barata y espera reducir el déficit comercial con su vecino del sur.

Trump amenaza con retirar a Estados Unidos del TLCAN si no consigue mejorar las condiciones para su país. Las negociaciones empezaron en agosto y están empantanadas.

Entre los puntos de bloqueo están las normas de origen pues Washington exige que todos los autos fabricados en el área del TLCAN tengan más componentes estadounidenses para beneficiarse de la importación libre de gravámenes.

Las negociaciones están además apremiadas por tiempos electorales. En julio habrá elecciones presidenciales en México y en noviembre los republicanos arriesgan su mayoría en el Congreso en elecciones legislativas.

Nuevo frente: los autos

Estados Unidos anunció el miércoles que examinará la importación de autos "para determinar su impacto en la seguridad nacional".

Washington dice tener pruebas que "sugieren que durante décadas, las importaciones han erosionado" a la industria estadounidense del automóvil.

La Casa Blanca considera gravar con aranceles de hasta 25% las importaciones de coches, según el diario The Wall Street Journal.

Europa y Japón, que el año pasado exportó 8.27 millones de vehículos a Estados Unidos, pusieron este jueves el grito en el cielo ante el nuevo embate proteccionista.

La organización estadounidense Global Automakers, que reúne a fabricantes de vehículos y autopartes, dice que nadie ha pedido "protección" y que el sector "funciona bien".

"Si se decide aplicar tasas, los consumidores serán afectados porque tendrán menos opciones de compra y se enfrentarán a precios más altos", John Bozzella, presidente de Global Automakers.

Leer comentarios ( )

Ir a portada