Módulos Temas Día

La Fed no debe temer a un poco más de inflación

Creo que EE.UU. realmente ha alcanzado más o menos el empleo pleno. Pero, ¿creo que la Fed está en lo correcto al subir las tasas, y que deberíamos comenzar a preocuparnos por los déficits fiscales? En realidad, no, por dos razones. Aquí la opinión de Karl W. Smith.

Fed

Fed

Creo que todavía hay evidencia sustancial de que hay más estadounidenses elegibles que desean empleos, opina el columnista Karl W. Smith.

Los economistas están cada vez más unidos en su convicción de que el desempleo en Estados Unidos no puede disminuir mucho más sin causar inflación. Sin embargo, están menos unidos en su convicción de que la Reserva Federal debería elevar fuertemente las tasas de interés para evitar que los salarios y los precios suban demasiado rápido. Paul Krugman escribe en el New York Times:

Creo que EE.UU. realmente ha alcanzado más o menos el empleo pleno. Pero, ¿creo que la Fed está en lo correcto al subir las tasas, y que deberíamos comenzar a preocuparnos por los déficits fiscales? En realidad, no, por dos razones.

Primero, podría estar equivocado. Y los costos de ajuste de la política monetaria cuando la economía aún tiene espacio para crecer son mucho mayores que los de esperar y descubrir que nos hemos excedido un poco.

Yo iría más allá. Creo que todavía hay evidencia sustancial de que hay más estadounidenses elegibles que desean empleos. Un indicador sugerente es la tasa de empleo mucho más alta en otras naciones avanzadas entre las personas en su mejor edad laboral. Simplemente no parece haber ninguna razón para que la situación laboral fundamental de EE.UU. haya divergido tanto de la de sus pares.

El desempleo en EE.UU. ha caído al 3.8% y el número de ofertas de empleo ahora es igual al de las personas que buscan trabajo. Sin embargo, todavía existe más posibilidad de recuperarse de una recesión tan profunda que en un momento hubo más de seis personas en busca de trabajo por cada empleo en el país.

Por supuesto, podría estar equivocado. Los datos son ambiguos y la recesión fue más profunda que cualquier otra desde la Gran Depresión. El envejecimiento de la población presenta cambios demográficos que nunca antes se habían visto. Tal vez la economía ha cambiado en formas que nadie entiende completamente.

Lo que más importa no es lo que los economistas como yo piensan sobre el debate en torno al empleo pleno, sino cómo va a responder la Fed. El sentido común dice que aumentará fuertemente las tasas si cree que la economía ya está en empleo pleno.

La Fed, por lo que la teoría tradicional dice, querría comenzar a desacelerar la economía antes de que los aumentos en la inflación se afiancen. Al actuar rápidamente, la Reserva Federal establecería una reputación de ser firme con la inflación.

Se establecería un ciclo de autorrefuerzo. Cualquier evidencia de inflación progresiva llevaría a los mercados a esperar una fuerte respuesta de la Fed. Las tasas de interés a más largo plazo aumentarían en respuesta a esa expectativa. Ese aumento en las tasas de largo plazo podría desacelerar la economía y ayudar a erradicar la inflación incipiente.

Este sentido común ha estado bajo ataque durante algún tiempo por los economistas que temen que mantenga la inflación demasiado baja para permitir el crecimiento económico necesario para una recuperación completa.

Estoy de acuerdo. Lo que la economía necesita es un período de intenso crecimiento, incluso si ese crecimiento es levemente inflacionario. Y hay evidencia de que este mensaje puede estar ganando influencia en la Fed. En el acta de su reunión de mayo, la Fed declaró:

Algunos participantes comentaron que las noticias recientes sobre la inflación, en un contexto de perspectivas continuas para un ritmo sólido de crecimiento económico, respaldaban la opinión de que la inflación en 12 meses probablemente se movería ligeramente por un tiempo por sobre el objetivo del 2% del Comité.

También se observó que un período temporal de inflación modestamente superior al 2% sería coherente con el objetivo de inflación simétrica del Comité y podría ser útil para afianzar las expectativas de inflación a más largo plazo en un nivel consecuente con ese objetivo.

En otras palabras, los períodos en los que la inflación es demasiado baja, por debajo de la tasa objetivo del 2% de la Fed, deberían coincidir con los períodos en los que la inflación es demasiado rápida.

Si la Fed adoptara ese enfoque, los mercados ya no creerían que cualquier señal de aumento de la inflación vaya a provocar que la Fed desacelere la economía. Solo cuando la inflación promedio ha estado por encima del objetivo por más tiempo de lo que ha estado por debajo de él, se espera que la Fed eleve las tasas de interés.

Aún más poderosamente, esta visión flexible de la amenaza de inflación significaría que si la economía vuelve a entrar en recesión y la inflación cae, los mercados deberían esperar que la Fed relaje la política y la mantenga por el tiempo suficiente para que la inflación recupere el terreno perdido.

Esa expectativa llevaría a rápidas caídas en las tasas de largo plazo que ayudarían a la economía a recuperarse más rápido. La posibilidad de que la economía caiga en una recuperación lenta y dolorosa se reduciría enormemente.

Por Karl W. Smith

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada