Módulos Temas Día

Farmacéuticas estarían reacias a millonario acuerdo por opioides en EE.UU.

Empresas como Johnson & Johnson y McKesson Corp. se preparan para arriesgarse en el tribunal en lugar de pagar miles de millones de dólares para resolver demandas que las responsabilizan por adicciones que cobran la vida de más de 100 estadounidenses cada día.

farmacéuticas

farmacéuticas

Los fabricantes de medicamentos rechazan las comparaciones con el litigio de los años 90 contra los fabricantes de cigarrillos, que terminó en un acuerdo de resolución por US$ 246,000 millones. (Foto: Bloomberg)

Las compañías farmacéuticas no tienen apuro para financiar una solución a la epidemia de opioides.

Empresas como Johnson & Johnson y McKesson Corp. se preparan para arriesgarse en el tribunal en lugar de pagar miles de millones de dólares para resolver demandas que las responsabilizan por adicciones que cobran la vida de más de 100 estadounidenses cada día, de acuerdo con seis personas con conocimiento de las negociaciones para alcanzar un acuerdo.

A solo 10 meses del primer juicio, las compañías apuestan a que reducirán o saldrán victoriosos en las demandas presentadas por 17 estados y cientos de condados y ciudades, lo que reduciría o eliminaría sus costos de negociación. Pero si las defensas fracasan, el costo de un acuerdo podría aumentar.

Las negociaciones para alcanzar un acuerdo patrocinadas por los fiscales generales estatales comenzaron el año pasado, y las compañías parecían dispuestas a considerar un acuerdo global rápido para dejar atrás el litigio sin arriesgarse a la quiebra. Pero a medida que las negociaciones han avanzado en las salas de las firmas de abogados en Dallas y Chicago, las compañías últimamente han mostrado más confianza en sus defensas legales, dijeron las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato porque las conversaciones son privadas.

Como resultado, las negociaciones con los estados han estado prácticamente estancadas, dijeron las fuentes. Eso se produce en un momento en que las conversaciones con los gobiernos locales también se han visto afectadas, de acuerdo con el juez que supervisa las demandas por separado.

La estrategia de las compañías es lógica, dijo Adam Zimmerman, profesor de la Escuela de Derecho Loyola en Los Ángeles, que se especializa en demandas colectivas.

"No tendría sentido que las compañías comenzaran a hablar de dinero hasta que la fortaleza de esas defensas sea probada en la corte", dijo Zimmerman, quien no está involucrado en el caso.

Los estados más afectados como Ohio y Kentucky acusaron a los fabricantes de fármacos como J&J y Purdue Pharma Inc. y a distribuidores como McKesson y AmerisourceBergen Corp. de subestimar los riesgos de los opioides recetados, exagerar sus beneficios y no detener los envíos sospechosamente grandes a las farmacias.

"Estamos comprometidos a ser parte del diálogo continuo y a hacer nuestra parte para encontrar formas de enfrentar esta crisis", dijo en un comunicado Andrew Wheatley, portavoz de J&J.

Otras compañías no respondieron a las preguntas sobre si el dinero es el punto conflictivo. El fiscal general de Tennessee ,Herbert Slatery, quien dirige las conversaciones para los estados, dijo a través de una portavoz que "los estados todavía están negociando activamente".

Las empresas creen que tienen defensas potentes. Purdue sostiene en documentos judiciales que la ley federal prohíbe que los estados la responsabilicen porque la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. aprobó su medicamento Oxycontin como analgésico y sus advertencias sobre los riesgos de adicción.

Los fabricantes de medicamentos rechazan las comparaciones con el litigio de los años 90 contra los fabricantes de cigarrillos, que terminó en un acuerdo de resolución por US$ 246,000 millones. Esto se debe a que los opioides son un producto regulado por el gobierno que solo se dispensa con receta médica. (La nicotina, el ingrediente activo del tabaco, aún no está regulado).

Como resultado, los jueces deben remitirse a los hallazgos de la FDA de que los analgésicos son seguros y efectivos cuando se usan adecuadamente, de acuerdo con las presentaciones de documentos de la scompañías.

Las compañías farmacéuticas dicen que también están exentas de responsabilidad porque algunos pacientes hicieron mal uso de sus productos y porque los estados no han encontrado médicos que culpen al marketing de opioides por influir en sus hábitos de prescripción.

"No sé cuál es la estrategia general de las compañías, pero ya no parece que una resolución rápida sea parte de ella", dijo Elizabeth Burch, profesora de derecho de la Universidad de Georgia que da cátedra sobre litigios complejos. "Si la idea era llegar a un acuerdo rápido que las compañías pudieran pagar, el tiempo se acaba y el dinero que podría destinarse a resolver el caso está siendo consumido por los costos legales".

Programas educativos
Las compañías no han descartado el arreglo. En las conversaciones, Purdue y otros acusados ​​acordaron considerar cambios adicionales a su estrategia de comercialización y manejo de analgésicos, dijeron las personas. Eso podría incluir programas de educación médica dirigidos a reducir el número de recetas de opioides y reforzar la supervisión de los despachos, dijeron.

Purdue, J&J, Endo International Plc y Teva Pharmaceutical Industries Ltd han suspendido las actividades de comercialización vinculadas a los opioides o han retirado sus productos del mercado. Las compañías dijeron que los cambios, junto con otras medidas de reducción de costos, no están relacionados con el litigio.

Las compañías farmacéuticas se enfrentan a dos grupos de adversarios. Están negociando con una coalición de 41 fiscales generales estatales, incluidos algunos que presentaron demandas, mientras defendían más de 400 demandas de condados y municipalidades.

Estos últimos se han consolidado ante el juez de distrito de EE.UU., Dan Polster, en Cleveland, que programó el primer juicio para marzo después de que sus esfuerzos por conseguir un acuerdo global rápido se paralizaron.

Leer comentarios ( )

Ir a portada