Módulos Temas Día

Faltan médicos en EE.UU. mientras colegas extranjeros luchan por ejercer

Un extranjero o inmigrante graduado en medicina en su país de origen, que como promedio demanda siete años de estudios, que quiera transitar el sufrido camino hacia el ejercicio de su profesión en Estados Unidos deberá primero pasar los trámites para la visa de estudiante y un examen en inglés.

2.- Médicos Generales. (foto: batanga).

La RAND Corporation y los registros médicos digitalizados. La estimación se ha demostrado desproporcionada, pues asumía que el 90% acogería esta medida. La realidad es distinta y, en la actualidad, cerca del 75% de los médicos de ese país han adoptado los registros electrónicos. Los médicos mantienen los archivadores y muchos de ellos siguen preocupados por las fallas del sistema digital, y por el riesgo de supeditarlo todo a la tecnología. Además, los costes no se han reducido tanto como esperaban, sino que han aumentado por la implantación de este sistema.

El ejercicio de la medicina en amenaza con ingresar a cuidados intensivos debido a una muy posible alta demanda de profesionales de la salud para los próximos años, e irónicamente los doctores nacidos en el extranjero luchan por validar sus títulos en este país.

Según la Asociación de Colegios Médicos Estadounidenses (AAMC, por sus siglas en inglés), para el año 2030 habrá un déficit de 121,000 médicos en Estados Unidos , un escenario que podría compensarse si se alivian los procesos para los miles de profesionales extranjeros que hoy por hoy bregan por validar sus títulos.

"Admiro la dedicación con la que estos médicos se entregan al curso. Están completamente enfocados en sus estudios y participan en todas las actividades que organizamos para su preparación, incluso cuando algunas son los fines de semana", dijo Julio Girón, ejecutivo de la sede en Miami del centro Kaplan Test Prep.

La firma, con sedes también en las ciudades de Chicago, Pasadena, New York y Houston, se especializa en la preparación para decenas de test estandarizados y licencias, incluido el Examen para la Licencia Médica en Estados Unidos (USMLE, por sus siglas en inglés) y luego para el período de residencia en hospitales y centros médicos.

Un extranjero o inmigrante graduado en medicina en su país de origen, que como promedio demanda siete años de estudios, que quiera transitar el sufrido camino hacia el ejercicio de su profesión en Estados Unidos deberá primero pasar los trámites para la visa de estudiante y un examen en inglés.

Luego, tendrá que estudiar en Estados Unidos de media unos tres años para solventar con éxito los cuatro exámenes que comprende el USMLE, además de los correspondientes costos (solo el curso a través de internet asciende a unos US$ 30,000).

Finalmente, les restaría los años de residencia, que dependen de la especialización elegida, para lograr practicar la medicina en el país.
El boliviano Álvaro Soria es uno de los miles de latinos, son mayoría, que se preparan para el examen con horarios de estudios que sobrepasan las ocho horas y que se extienden hasta cafés cercanos o, como es su caso, el campus de la Universidad de Miami

"Nuestro objetivo es pasar este examen", dice Soria, que lleva tres meses en el programa y se ha trazado esa meta no solo por la pasión hacia la medicina sino por gratitud a su familia.

El boliviano explica que su hermano mayor, Sergio, emigró a Estados Unidos tras graduarse de odontólogo en la nación latinoamericana, pero nunca logró ejercer su profesión en el país de acogida y ahora es él quien costea sus estudios.

"Es mucho más difícil de lo que pensaba, pero mi gratitud a él y mi mamá me dan fuerzas", señala Soria.

Pero lo cierto es que, de recorrer con éxito todo el camino, Soria y el resto deberá afrontar otro obstáculo: Cómo trabajar en Estados Unidos ahora que la visa de estudiante ha vencido.

"Estados Unidos tiene una enorme escasez de médicos pero los que tratan de validar su título aquí, cuando por fin lo logran, no encuentran un proceso fácil para trabajar", explica la abogada de inmigración Tammy Fox-Isicoff.

El camino, según la letrada, es aplicar a una visa J, que se da para situaciones de entrenamiento profesional pero que obliga a retornar al país de origen por dos años una vez terminado el periodo de residencia, con el consecuente riesgo de "perder los contactos y olvidar lo que practicaron aquí".

La otra opción sería competir por una de las 65,000 visas H1B, que es la que los empleadores extienden a profesionales tras graduarse, y son muy demandadas.

Para Fox-Isicoff, el escenario se ha complicado a causa del endurecimiento de las políticas migratorias emprendidas por la actual Administración de Donald Trump, la cual, dijo, "está en contra de la inmigración legal, no importa si es un profesional con habilidades extraordinarias, si es un científico o es un agricultor".

Tags Relacionados:

EE.UU.

medicina

médicos

Leer comentarios ( )