Módulos Temas Día

Estados Unidos: ¿Será el censo del 2020 un reflejo fiel de su poblacion?

Ante un presidente que ha reafirmado en su discurso sobre el estado de la Unión su voluntad de limitar la inmigración legal y reforzar la lucha contra los inmigrantes ilegales, un sector de la población podría simplemente negarse a participar en el próximo censo.

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump

"¿Es usted ciudadano estadounidense?" Con esta posible pregunta sobre la ciudadanía, que puede desalentar a las minorías étnicas de participar, el futuro censo de población en Estados Unidos está bajo el fuego de las críticas mucho antes de realizarse.

"Los representantes en el terreno se enfrentan a un temor sin precedentes entre los encuestados que participan en los tests" de preparación para el censo del 2020, sostiene Arturo Vargas, director de Naleo, una organización que promueve la participación de los latinos en la sociedad estadounidense.

Ante un presidente que ha reafirmado en su discurso sobre el estado de la Unión su voluntad de limitar la inmigración legal y reforzar la lucha contra los inmigrantes ilegales, un sector de la población podría simplemente negarse a participar en el próximo censo, que se realiza cada diez años, por temor a que la administración de Donald Trump pueda usar esta información contra ellos, haciendo que los datos finales sean poco fiables.

A mediados de diciembre, el Departamento de Justicia envió una solicitud para pedir que se incluyera la pregunta sobre la ciudadanía en el censo con el argumento de que permitiría recopilar datos más precisos para hacer cumplir la "Voting Rights Act", o la ley de derecho al voto, generando una ola de indignación en contra de la propuesta.

"Esencial para la democracia"

"La Oficina del Censo está evaluando la solicitud del Departamento de Justicia", dijo una semana atrás Al Fontenot, director asociado del Programa de Censo, afirmando que el asunto estaba en manos de abogados y expertos.

"Estamos enfocados en tener la lista de preguntas finalizada para el 31 de marzo para presentarla al Congreso" como lo prevé la ley, agregó, sin emitir una opinión sobre el fondo del asunto.

Y es que "el censo es esencial para la democracia estadounidense", insiste Matthew Snipp, profesor de Ciencias Humanas en la Universidad de Stanford.

De acuerdo con la Constitución, el censo es el que determina el número de escaños que cada estado tiene en la Cámara de Representantes.

Responder al censo también es crucial para la distribución equitativa de más de US$ 675,000 millones de fondos federales anuales para escuelas, hospitales, carreteras y otros servicios públicos, indicó la Oficina del Censo, que depende del departamento de Comercio.

El conteo erróneo de la población de ciertas comunidades es un viejo problema. Los expertos calcularon que en el último censo, en 2010, unos 775,000 residentes latinos no habían sido contabilizados. Pero esta vez el asunto podría ser de mayor envergadura.

Hacer un cambio importante en el cuestionario en el último momento "sería un sabotaje a los esfuerzos de la Oficina del Censo para aplicar una estrategia de contabilización técnicamente sofisticada" para obtener un resultado lo más preciso posible, advierte Arturo Vargas.

Esto puede suponer también el aumento de su costo, ya estimado en US$ 15,600 millones, contra US$ 12,900 millones en el 2010, con la implementación de "contra-visitas" para tratar de convencer a los interesados de responder a la encuesta.

"Vitalidad económica" amenazada

Las consecuencias políticas y económicas no tardarían en aparecer.

Concretamente, si las minorías étnicas no participan plenamente en el censo, podría afectar el equilibrio político en el Congreso, ya que estas poblaciones están más concentradas en las ciudades donde los demócratas obtienen más apoyo.

"En estados como Texas, California o Arizona, que cuentan con importantes comunidades hispanas, se podrían perder escaños si estas minorías no fueran contabilizadas", advierte Matthew Snipp.

Más allá de la amenaza sobre la democracia representativa y una buena distribución del presupuesto asignado a las comunidades, "las inexactitudes en los datos del censo amenazarían (...) la vitalidad económica del país y la asistencia social a largo plazo", agrega Arturo Vargas.

Muchas empresas utilizan los datos del censo decenal. Los datos demográficos, la ubicación de los clientes y empleados potenciales les permiten afinar su proyecto de inversión, establecer fábricas o tiendas y recibir apoyo financiero de los bancos.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, cuenta solo con dos meses más para decidir qué preguntas deben ser sometidas a consideración del Congreso.

En el 2010, la población de Estados Unidos era de 308.8 millones de personas, un aumento de 9.7% en diez años, según los datos del último censo.

De acuerdo con las estimaciones más recientes, actualmente estaría en unos 327 millones de personas (+5.8%).

Tags Relacionados:

Estados Unidos

Naleo

censo

Leer comentarios ( )

Ir a portada