Módulos Temas Día

Empleados dudan de que reforma tributaria de Trump los beneficie

Las ganancias de las empresas crecerán, si bien hace ya varios años que son altas en relación con parámetros históricos, y los trabajadores no han visto grandes beneficios.

¿Por qué Corea del Norte calificó a Donald Trump de “viejo lunático”? (Foto: AFP)

Donald Trump dice que sus recortes de impuestos corporativos crearán un efecto dominó que pondrá fin a los largos años de magros ingresos de los asalariados estadounidenses.

Más de un millón de empleados de compañías desde AT&T Inc. hasta Comcast Corp. ya recibieron su parte, dijo el mandatario esta semana, y agregó que aún hay más, ya que “los que no recibieron nada dicen, ‘¿Y lo mío?’ Eso quiere decir que todos recibirán”.

Sería muy bueno para la economía y para los mercados.

Los magros salarios han sido un punto débil de la recuperación estadounidense tras la Gran Recesión, lo que ha contribuido a mantener la inflación por debajo de la meta de la Reserva Federal y los rendimientos de los bonos en bajos niveles récord.

Algunos de los principales nombres de la inversión en renta fija empiezan a anunciar el fin de un alza de décadas y mencionan los recortes de impuestos de Trump como uno de los factores.

El argumento se afianza cada vez que un empleador eleva los salarios y esta semana el mayor de ellos hizo precisamente eso: Wal-Mart Stores Inc. aumentó las tarifas horarias iniciales y distribuyó bonificaciones. El jueves a última hora se sumó Fiat Chrysler Automobiles NV.

Pero la situación en otra compañía gigante, Pfizer Inc., ilustra por qué podría ser prematuro pronosticar una bonanza salarial.

Horas después de que Trump firmara la ley tributaria, el máximo responsable de Pfizer, Ian Read, escribió a unos 100,000 empleados y contratistas. El directivo celebró una medida histórica que daría impulso a las empresas estadounidenses. Pero el memo no hacía mención alguna a mayores salarios ni bonificaciones y la compañía no ha anunciado planes al respecto.

Eso no le sentó bien a una mujer que trabaja para la compañía farmacéutica como contratista en Chicago. No hizo exactamente la misma pregunta que Trump –“¿Y lo mío?”-, pero estaba indignada ante el mensaje de Read, de modo que respondió con uno propio en el que preguntó por qué el jefe compartía su júbilo ante todos los beneficios que iba a recibir la compañía cuando ninguno de esos beneficios se extendía a sus empleados.

No solo no recibió un aumento, sino que se le rescindió el contrato.

Lenguaje ‘no profesional’
Su “contrato se rescindió solo debido al uso de un lenguaje inapropiado y no profesional”, dijo la portavoz de Pfizer, Joan Campion. La contratista pidió que no se revelara su identidad porque, dijo, no quería perder futuros trabajos a causa del episodio.

Pfizer evalúa cómo usar su reducción de impuestos “en beneficio de todas las partes interesadas”, dijo Campion cuando se le preguntó sobre salarios y bonificaciones. “Nuestra paga se basa en el desempeño, no en legislación, y está en un nivel competitivo”.

Esa es una parte clave de la argumentación de que la ley tributaria de Trump no implicará cambios en el mercado laboral. Las ganancias de las empresas crecerán, si bien hace ya varios años que son altas en relación con parámetros históricos, y los trabajadores no han visto grandes beneficios.

Sin duda, algunas compañías planeaban otorgar aumentos salariales de todas formas, pero si un salario era competitivo a los ojos de los empleadores antes de los recortes, seguirá siéndolo después.

Tags Relacionados:

Estados Unidos

Donald Trump

Leer comentarios ( )