| El portal Politifact, un proyecto del diario estadounidense Tampa Bay Times, ha publicado un listado de las mentiras del año, en base a un sondeo entre sus lectores.

Los lectores de Politifact escogieron una declaración del presidente Donald Trump a la NBC sobre quizá uno de los temas que mayor atención tuvo en Estados Unidos este año: la supuesta trama rusa que habría influido en las elecciones del 2016 a favor de Donald Trump, quien resultó elegido.

Politifact identificó esta frase en particular como mentira del año: “Esta cosa con Trump y Rusia es una historia inventada. Es una excusa de los demócratas por haber perdido una elección que ellos deberían haber ganado”, le dijo el presidente en mayo a la cadena NBC.

Politifact, con un Pulitzer en su historia periodística, categorizó esta frase como ‘Pants on fire’, la máxima del ‘Truth-O-Meter’ que comprende verdad, mayormente verdadero, verdad a medias, mayormente falso, falso y ‘pants on fire’.

El equipo explica que ya hay una montaña de información en evidencia para decir sin tapujos que hubo intervención de Rusia en las elecciones presidenciales en EE.UU. del 2016.

Para Politifact, “tanto en informes clasificados como públicos, las agencias de inteligencia de Estados Unidos han dicho que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó que las acciones interfieran en las elecciones. Esas acciones incluyeron el robo cibernético de datos privados, la colocación de propaganda contra candidatos en particular y un esfuerzo general para socavar la fe pública en el proceso democrático de EE. UU.”, lo cual cimienta que la “cosa con Rusia” está lejos de ser una falsedad, apoyada por las mismas agencias de inteligencia estadounidenses.

Pero también resaltan la existencia de audiencias, públicas y cerradas, adelantadas por miembros del Congreso, por igual demócratas y republicanos, que han tomado con seriedad las investigaciones del papel de Rusia en las elecciones.

El último evento de gran calado fue que el exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, se declaró culpable el 2 de diciembre de haberle mentido al FBI sobre la trama rusa y se comprometió a colaborar con la investigación especial del fiscal Robert Muller.

Y las redes sociales también han tenido su capítulo especial. Facebook, Instagram, Twitter y el buscador Google llegaron a la misma conclusión de las agencias de inteligencia: Rusia manipuló la publicidad en esas plataformas para lograr el objetivo de influir en los comicios.

“Después de todo esto, un hombre sigue diciendo que ni siquiera sucedió”, bromea Politifact refiriéndose a Trump, enumerando las veces que el actual presidente se ha referido como ‘noticias falsas’ a todo lo relacionado con la trama rusa.