Módulos Temas Día

La donación de un multimillonario azuza el debate sobre préstamos universitarios en EE.UU.

Durante la campaña presidencial del 2016, la cuestión de los préstamos estudiantiles, que explotaron entre 1996 y el 2012, ya estuvo en el centro de la campaña de Bernie Sanders , y contribuyó a aumentar su popularidad entre los jóvenes.

EEUU

(Foto: AFP)

(Foto: AFP)

Cuando el multimillonario estadounidense Robert Smith anunció a los jóvenes graduados de la Universidad de Morehouse que les reembolsaría sus préstamos estudiantiles, hizo feliz a casi 400 personas, pero también escarbó una herida que se encuentra en el centro del debate demócrata para las presidenciales del 2020.

La donación sorpresa anunciada el sábado por el empresario texano -el hombre negro más rico de Estados Unidos - aún no ha sido cifrada, pero la deuda total acumulada por los 396 estudiantes de la promoción 2019 de Morehouse College, una universidad históricamente negra de Atlanta, podría alcanzar los US$ 40 millones.

Si bien fue aplaudido por su generosidad, Robert Smith también dejó a mucha gente celosa en las redes sociales: "¿Habrá algún multimillonario que quiera comprometerse a reembolsar mi préstamo estudiantil? Estoy contenta por los recién graduados, pero también envidiosa", tuiteó una internauta.

"Las personas no deberían hallarse en una situación en la cual dependan de un enorme acto de caridad de un desconocido", subrayó en Twitter la joven estrella demócrata del Congreso, Alexandria Ocasio-Cortez, elegida el año pasado tras prometer entre otras cosas que luchará por la universidad gratuita para todos.

El regalo de Robert Smith deja en evidencia la inmensa deuda estudiantil en Estados Unidos, de casi US$ 1.5 billones.

Multimillonarios movilizados

Más de dos tercios de los estudiantes graduados en el 2016 estaban endeudados, y de promedio cada uno debía US$ 29,650, según cifras publicadas en abril por una organización especializada, el Instituto para el Acceso y el Éxito en la Universidad (Institute for College Access and Success).

Los reembolsos, muchas veces a más de 10 años, pesan bastante en las elecciones de empleo y de vida de los jóvenes activos: retrasan la compra de un automóvil, de una vivienda o el tener hijos, con consecuencias para la economía estadounidense.

Robert Smith no es el primer multimillonario que se moviliza para ayudar a los estudiantes.

En noviembre, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg donó US$ 1,800 millones a la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, en la cual se graduó en 1964: el dinero pagará los gastos de escolaridad de los estudiantes de origen modesto, facilitando su acceso a esta prestigiosa universidad privada, donde un año cuesta unos US$ 72,000.

Otro millonario neoyorquino, Kenneth Langone, donó US$ 100 millones a la escuela de medicina de la Universidad de Nueva York en el 2018 para suprimir totalmente el pago de matrícula y mensualidades.

Durante la campaña presidencial del 2016, la cuestión de los préstamos estudiantiles, que explotaron entre 1996 y el 2012, ya estuvo en el centro de la campaña de Bernie Sanders , y contribuyó a aumentar su popularidad entre los jóvenes.

Tasar a los ricos

En el 2017, el senador independiente de Vermont presentó un proyecto de ley, "College for All Act", que prevé la supresión de los gastos de escolaridad en las universidades públicas para las familias modestas.

El costo de la medida -que no tiene chances de ser adoptada en un Senado controlado por los republicanos- fue estimado en US$ 600,000 millones, a ser financiados por un impuesto sobre las transacciones financieras.

Mientras la campaña para la investidura demócrata del 2020 gana intensidad y ya cuenta con 23 candidatos, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren se presenta a la vanguardia del tema, así como Bernie Sanders.

En abril Warren develó una propuesta muy detallada que prevé la supresión de los gastos de inscripción en universidades públicas y la eliminación de una parte de la deuda, proporcional a los ingresos.

El plan, de un costo estimado de US$ 1.25 billones en 10 años, sería financiado por un impuesto a los "super ricos".

Si bien otros candidatos demócratas son más vagos sobre el asunto, la casi totalidad defiende una educación terciaria más accesible.

Y mientras esperan a ver si uno de ellos llega a la Casa Blanca, algunos estados adoptan medidas para reducir el costo de sus universidades.

Nueva York ofrece desde el año pasado una beca equivalente a los gastos de escolaridad de sus universidades públicas a los estudiantes de origen modesto, a condición de que permanezcan varios años en el estado tras la obtención del diploma.

A comienzos de mayo, los legisladores del estado de Washington adoptaron un texto que prevé tasar a las empresas que recluten empleados calificados, a fin de ofrecer a partir del 2020 una escolaridad gratuita en las universidades públicas a los hogares de ingresos inferiores al promedio.

El texto aún debe ser ratificado por el gobernador. Pero cuenta con un gran apoyo, incluido de empresas como Amazon y Microsoft , que están instaladas en ese estado y tendrían que contribuir.

Leer comentarios ( )