Módulos Temas Día

Ahora los demócratas podrán interrogar a funcionarios de Trump

Ahora que los demócratas obtuvieron el control de la Cámara de Representantes de EE.UU., podrán obligar a los funcionarios de la administración a declarar y presentar documentos.

Senado de EE.UU.

Senado de EE.UU.

Senado de EE.UU.

El presidente Donald Trump pronto recibirá algo que no esperó de un Congreso liderado por los republicanos: órdenes, respaldadas por citaciones, para que los funcionarios respondan preguntas sobre políticas controvertidas, como el envío de miles de tropas a la frontera de Estados Unidos con México.

Ahora que los demócratas obtuvieron el control de la Cámara de Representantes de EE.UU., podrán obligar a los funcionarios de la administración a declarar y presentar documentos. Eso someterá la toma de decisiones de Trump, así como sus finanzas personales y posibles conflictos de interés, a un examen público y privado más profundo por parte de comités clave, en tanto el enfoque nacional cambia hacia la elección presidencial del 2020.

"El pueblo estadounidense votó para otorgar a la Cámara de Representantes un mandato para realizar una supervisión creíble, independiente, sólida y responsable de la administración de Trump", dijo el representante Elijah Cummings, de Maryland, quien probablemente será el presidente del Comité de Supervisión.

"No es que nos vayamos a volver locos con citaciones. Pero puede parecer que sí porque estamos saliendo de una sequía de dos años sin citaciones", dijo el representante Gerald Connolly de Virginia, el principal demócrata en el subcomité de Supervisión de las operaciones del gobierno.

Los demócratas dicen que quieren seguir explorando las preguntas que no han sido respondidas sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 y terminar con lo que llaman una campaña de los republicanos de la Cámara de Representantes para socavar la investigación en curso del fiscal especial Robert Mueller. Pero los líderes demócratas también restan importancia a las predicciones republicanas de que tratarán de destituir al presidente.

Durante los últimos dos años, los republicanos han sometido a Trump a una supervisión relativamente baja, rechazando la mayoría de las solicitudes del partido minoritario. Los demócratas dicen que eso cambiará casi de inmediato cuando se inaugure el 116º Congreso el 3 de enero. Tienen una lista muy larga de temas que planean examinar, incluida la desregulación financiera, los intereses comerciales de Trump y la interferencia electoral de Rusia.

El representante Adam Smith, del estado de Washington, que probablemente se convertirá en presidente del Comité de Servicios Armados, dejó en claro que uno de los primeros temas sobre los que quiere que la nueva Cámara de Representantes de mayoría demócrata celebre audiencias es sobre los despliegues de tropas en la frontera con México.

Smith y más de otros 100 demócratas en ejercicio de la Cámara de Representantes ya enviaron una carta al secretario de Defensa, James Mattis, en busca de respuesta. Sostienen que el presidente está explotando un tema humanitario para “obtener beneficios políticos”.

Hasta ahora, el gobierno ha ignorado sus preguntas. El próximo año, los demócratas tendrán el poder de exigir que el secretario de Defensa responda a tales preguntas en público.

El principal demócrata en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff de California, solicitó aclaraciones sobre la respuesta de la administración al asesinato del periodista residente en EE.UU., Jamal Khashoggi, por parte de agentes saudíes en Turquía.

Los republicanos ya están emitiendo advertencias sobre los abusos y amenazas partidistas obstructivas, diciendo que los demócratas hostigarán e intentarán inmovilizar al gobierno de Trump bajo el pretexto de las investigaciones del Congreso.

Mark Meadows de Carolina del Norte, el republicano que es el actual presidente del Subcomité de Supervisión de las operaciones del gobierno y un aliado cercano de Trump, dijo que respeta a Cummings y que estará dispuesto a trabajar con él en la "verdadera supervisión".

Los republicanos apuntan a comentarios como los de la demócrata Maxine Waters de California, un blanco favorito de la burla de Trump, que probablemente encabezará el Comité de Servicios Financieros. Ella ha dicho que cuando asuma el mandato de ese panel, será el "tiempo de la revancha" para Wall Street, los bancos y las compañías de seguros.

Schiff dijo que también planea reabrir partes de la investigación sobre la interferencia electoral de Rusia del Comité de Inteligencia que, según los demócratas, fue cerrada prematuramente por los republicanos. Gran parte de lo que podría hacer su panel dependerá de la sincronización y el contenido del informe de Mueller. Los demócratas dicen que aún hay preguntas sobre el lavado de dinero ruso y los negocios de Trump.

Los demócratas también tienen una lista de otras investigaciones. El Comité de Medios y Arbitrios, por ejemplo, tiene la autoridad para obligar a Trump a entregar sus declaraciones de impuestos, solicitadas hace mucho tiempo. Sin embargo, a los miembros no se les permite darlos a conocer públicamente.

En términos más generales, los demócratas quieren analizar los múltiples escándalos de ética que involucran a funcionarios de la administración, incluido el más reciente secretario del Interior, Ryan Zinke, quien está bajo investigación por sus viajes y relaciones comerciales.

Entre otros temas que planean estudiar es si las autorizaciones de seguridad de máxima reserva se manejan adecuadamente y cómo controlar el aumento de los precios de los medicamentos recetados y de la atención médica.

Leer comentarios ( )

Ir a portada