Módulos Temas Día

Devaluación de 90% de la moneda venezolana no frenará hiperinflación

Los economistas de las prestigiosas firmas del país coinciden en que la medida de llevar el cambio de 3,345 a 24,996 bolívares por dólar, o como ahora prefiere hacerlo el Banco Central de Venezuela, en euros, no repercutirá en una mejora para la economía venezolana.

hiperinflación

hiperinflación

hiperinflación

La nueva devaluación de la moneda de Venezuela que resultó de la subasta del sistema de cambio flotante -calculada en 90%- no frenará el proceso de hiperinflación que se desató en el país desde octubre pasado y tampoco mejorará la situación de desabastecimiento de productos básicos.

Los economistas de las prestigiosas firmas del país coinciden en que la medida de llevar el cambio de 3,345 a 24,996 bolívares por dólar, o como ahora prefiere hacerlo el Banco Central de Venezuela, en euros -que pasó de 4,142 a 30,987 bolívares por euro- no repercutirá en una mejora para la economía venezolana.

"Es una tasa de cambio muy baja para lo que está ocurriendo en el mercado de divisas de Venezuela, una tasa de cambio de 30,000 bolívares (por euro) no es nada en comparación a lo que es realmente lo que está ocurriendo en el mercado cambiario (paralelo)", dijo el economista Luis Oliveros.

El economista se refiere a la tasa de cambio por la que se rigen la mayoría de las importaciones en el país que es la ilegal paralela y señala que la subasta que se celebró la semana pasada en el sistema oficial Dicom debió acercarse a los 250,000 bolívares para "tener algún efecto" positivo en el mercado de canje.

"Lo que tienes es un aumento de la tasa del Dicom (648%) con una devaluación de 90%", señaló.

A corto plazo, dice Oliveros, esta devaluación "tiene un efecto bastante pequeño con el tema del fisco, el Gobierno va a recibir más bolívares por los dólares que va a vender, pero en un proceso de hiperinflación como este, este efecto se va a licuar en el muy corto plazo".

Este breve efecto, opina el analista, le servirá al Gobierno de Nicolás Maduro para "maquillar" la crisis de desabastecimiento de productos básicos de cara a las próximas elecciones presidenciales que se realizarán antes de mayo, "pero no lo va a hacer por mucho tiempo".

El sistema Dicom acaba de ser reformado y se ha convertido en el único mecanismo de canje de divisas después de que hace poco más de una semana fuera eliminado el cambio "protegido" de 10 bolívares por dólar que estaba destinado a la compra de alimentos y medicinas.

La última subasta de ese Dicom reformado se celebró el jueves pasado y ayer se conoció el nuevo precio del dólar que sigue ubicándose muy por debajo del ilegal paralelo, mientras que la inflación cerró el 2017 en 2,616% según datos del Parlamento.

El economista Asdrúbal Oliveros, de la prestigiosa firma Ecoanalítica, dijo en su cuenta de Twitter que "el nuevo Dicom va a ayudar al Gobierno fiscalmente" y "va a tener un impacto clave en inflación".

Aclaró, asimismo, que esto sucede "en una economía que ya vive una HI (hiperinflación)", que este nuevo precio "no va a contrarrestar el efecto del dólar paralelo ni garantizar oferta de divisas al sector privado".

El director de Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, dijo por su parte en Twitter que con la tasa de 25.000 bolívares por dólar el nuevo Dicom "está destinado al fracaso" como sucedió con los anteriores sistemas cambiarios y agrega que "si el tipo de cambio se impone por capricho, la crisis y la corrupción se perpetuarán".

En el anuncio sobre el nuevo precio de las divisas emitido ayer por el Sistema de Tipo Complementario Flotante de Mercado (Dicom) se señala que "debido a las sanciones financieras impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos de América, se han dificultado las transferencias en moneda extranjera entre los bancos públicos y privados".

Con esta frase se refieren a las sanciones impuestas en agosto pasado por Estados Unidos, unas medidas por las que se prohíben "negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal (PDVSA)".

También prohíbe las "negociaciones con ciertos bonos existentes del sector público venezolano, así como pagos de dividendos al Gobierno de Venezuela".

Según el comunicado del Dicom, estas sanciones han generado "dificultades importantes en la ejecución de la mencionada subasta, que afectan de manera directa a las empresas privadas y personas naturales que requieren acceder a monedas extranjeras".

En la página web del Dicom en la que se registran los potenciales demandantes se indica el costo del canje, según la última subasta, en euros (30,987 bolívares), yuanes (3,955.76 bolívares), rublos (443.34 bolívares) y rupias (392.59 bolívares).

El sitio no ofrece el monto en dólares.

Leer comentarios ( )

Ir a portada