El gen S permite la formación de la proteína espiga del virus, que le permite ingresar a las células humanas.
El gen S permite la formación de la proteína espiga del virus, que le permite ingresar a las células humanas.