Módulos Temas Día

Conozca al hombre que llevó a Donald Trump y Kim Jong Un a la mesa de diálogo

Doce meses después de asumir como presidente, Moon Jae-in está a punto de lograr un hecho histórico: orquestar una cumbre sin precedentes entre el presidente estadounidense y el líder norcoreano.

Corea del Norte

Corea del Norte

Corea del Norte

Moon Jae-in puso su mira en la presidencia de Corea del Sur hace nueve años, cuando su anciano modelo a seguir, el Premio Nobel de la Paz Kim Dae-jung, lo exhortó a seguir luchando por la paz con Corea del Norte. Poco después, Kim, el primer líder surcoreano en visitar Pionyang, había fallecido.

Moon se encontró entre un núcleo de acólitos decididos a preservar la "Política del Sol" de Kim Dae-jung hacia Corea del Norte.

La súplica del expresidente retumbó en los oídos de Moon, incluso mientras se desataron los últimos esfuerzos liderados por Estados Unidos para desarmar al régimen y poner fin a su guerra inconclusa.

"Ese fue el momento decisivo", dijo Moon a un grupo de reporteros antes de su elección en mayo de 2017. "Él pronunció esas palabras como si fueran su testamento".

Doce meses después de asumir como presidente, Moon está a punto de lograr un gran avance para superar a su famoso predecesor: orquestar una cumbre sin precedentes entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un. Es un encuentro tan cargado de consecuencias que amenaza con eclipsar el propio encuentro histórico de Moon con Kim planeado para el viernes, la primera vez que un líder supremo de Pionyang pondrá un pie al otro lado de su frontera militarizada.

Las cumbres son la mejor oportunidad para resolver la guerra de Corea, que se ha extendido por 68 años, desde el histórico viaje de Kim Dae-jung al norte hace casi dos décadas. Esta vez las apuestas son incluso más altas, ya que se cree que Kim Jong Un está a punto de desarrollar un misil capaz de lanzar una de sus 60 bombas nucleares estimadas a cualquier ciudad de Estados Unidos, ante lo cual Trump ha respondido con amenazas de guerra.

Este es el momento para el que Moon, de 65 años, se ha preparado toda su vida. Nacido en un campo de refugiados para padres que huyeron del norte, Moon se desempeñó como jefe de gabinete del presidente Roh Moo-hyun durante la última cumbre intercoreana en 2007 y observó cómo se desmoronó la buena voluntad en medio de las pruebas de armas de Kim Jong Il.

"Moon sin duda se da cuenta de las implicaciones de cualquier negociación", dijo Timothy Rich, profesor asociado de estudios de Asia Oriental en la Universidad de Western Kentucky. "Moon puede desempeñar potencialmente el papel de ’mediador’ para establecer el escenario de lo que puede discutirse".

En los últimos días, Kim anunció que extendería el congelamiento a las pruebas de armas y desmantelaría una instalación nuclear clave antes de reunirse con Moon. Mientras tanto, Moon dijo que los norcoreanos también han eliminado sus demandas del retiro de las fuerzas estadounidenses.

Si bien los gestos pueden derivarse del deseo de Kim de reducir las sanciones y explotar las divisiones entre sus rivales, también demuestran el éxito de Moon como una fuerza moderadora entre dos líderes volátiles. El año pasado, cuando Trump advirtió que estaba dispuesto a "destruir totalmente" a Corea del Norte y Kim Jong Un amenazó con reducir a Seúl a un "mar de fuego", Moon trazó un rumbo para acercarlos.

Corea del Sur

Corea del Sur

Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur. (Foto: Bloomberg)

Abrazó el llamado de Trump a la "presión máxima" y participó en demostraciones de poderío militar con su aliado EE.UU. Al mismo tiempo, se comprometió a "poner todo en juego para detener la guerra" y destacó los beneficios de la reconciliación.

"El objetivo final es la prosperidad mutua de Corea del Sur y Corea del Norte", dijo Moon el jueves en Seúl. "Ya sea la desnuclearización o la paz, lo que estamos tratando de lograr es la prosperidad mutua".

Moon también aprovechó la buena voluntad en torno a los Juegos Olímpicos de invierno. Con una serie de charlas, reuniones y gestos, no sólo garantizó unos juegos pacíficos, sino que logró el primer acuerdo de Kim Jong Un para discutir la “desnuclearización” con EE.UU. En marzo de Trump sorprendió a todo el mundo al aceptar discutir el tema con Kim, en persona.

Si bien la estrategia de Moon se basa en gran medida en el manual de tácticas de la "Política del Sol" de sus últimos mentores, ha tratado de evitar sus errores. Ha insistido en que las conversaciones se centren primero en la amenaza nuclear, la principal preocupación de EE.UU., antes de los intercambios económicos que él y Kim quieren.

Lograr un buen resultado de las cumbres podría abrir la puerta a la paz y proporcionar un impulso inmediato a los esfuerzos de Moon para revitalizar el crecimiento de Corea del Sur y reducir la influencia de los gigantes corporativos del país. El fracaso amenazaría con una guerra destructiva que podría consumir rápidamente gran parte de Asia.

Leer comentarios ( )

Ir a portada