Módulos Temas Día

Chile enfrenta el futuro migrante de Latinoamérica

El número de solicitudes de asilo de venezolanos en todo el mundo ha aumentado un 2,000% desde el 2014: basta con mirar las familias que cruzan el puente Simón Bolívar hacia Colombia y se amontonan en los campos de refugiados al otro lado de la frontera con Brasil.

venezolanos

venezolanos

El aumento de la migración está cobrando un precio en los países receptores como Chile.

USI

Cada día de la semana, a partir de las 10:30, Josi Ramírez lleva una caja llena de bocadillos horneados a una parada de metro en la Estación Central de Santiago, el barrio de rápido crecimiento de la ciudad que está remodelando la capital chilena. "¡Arepas de pollo, empanadas, frescas y calientes!", grita, ofreciendo sus delicias venezolanas a los pasajeros que van apresurados a reinventarse en una tierra extraña.

Famosa por sus resplandecientes torres de oficinas, elegantes tiendas y plazas arboladas, Santiago es una postal para la América Latina cosmopolita. Sin embargo, es aquí, entre los "guetos verticales" de la ciudad -toscos rascacielos, apilados uno detrás de otro en terrenos inhóspitos y repletos de extranjeros como Josi- donde el futuro de esta metrópolis andina, y tal vez de la propia región, se está materializando.

Una vez más, la inmigración está dando nueva forma al flanco sur del hemisferio occidental. Así como la represión, el conflicto y la crisis económica enviaron a millones de europeos a los países que se convertirían en América Latina en el siglo XIX y principios del XX, los males contemporáneos están impulsando a los extranjeros a esa región.

La diferencia: la mayoría de los recién llegados de hoy en día son desconocidos familiares, latinoamericanos que esperan escapar de la desgracia en sus países para tener una segunda oportunidad en la tierra de al lado.

Es fácil ver el lado humano desesperado -los venezolanos escapando de su colapso económico, los haitianos tratando de superar desastres naturales y políticos en serie, los colombianos huyendo de una paz incierta- y concluir que América Latina es simplemente parte de la agitación demográfica global que ha avivado el nativismo y envenenado la política desde Berlín a Texas.

Ciertamente, el aumento de la migración está cobrando un precio en los países receptores. El número de solicitudes de asilo de venezolanos en todo el mundo ha aumentado un 2,000% desde el 2014: basta con mirar las familias que cruzan el puente Simón Bolívar hacia Colombia y se amontonan en los campos de refugiados al otro lado de la frontera con Brasil.

El resentimiento y las tensiones raciales ocasionalmente estallan, mientras que algunos migrantes enfrentan serios riesgos, incluso luego de que las naciones que los reciben levantan sus barreras.

Sin embargo, la mayoría de las naciones de la región han dejado espacio para sus vecinos menos afortunados. Con la xenofobia y el populismo salvaje resurgiendo en el mundo rico, la mayoría de las sociedades de América Central y Sudamérica están tratando de manejar, no bloquear, el flujo de extranjeros, incluso cuando los negocios y la industria aprovechan la ansiosa mano de obra.

"América Latina tiene un buen historial de lidiar con la diversidad", me dijo el historiador experto en migración de Barnard College José Moya. "Sí, hay altos niveles de desigualdad y prejuicios raciales. Pero los países generalmente dan la bienvenida a los extranjeros y la mayoría de los extranjeros a la larga se adaptan".

La avalancha hacia Chile tiene sentido. Estable y democrático, cuenta con instituciones sólidas, una economía vibrante y niveles de vida envidiables. No es de extrañar que el número de ciudadanos extranjeros se haya triplicado entre el 2006 y 2016. Hasta que el presidente Sebastián Piñera endureció las restricciones de entrada en abril, venezolanos, haitianos y otros ciudadanos extranjeros se desbordaban en la frontera a un nivel de 30,000 por mes, superando la migración hacia el Reino Unido.

Un concepto de la economía del desarrollo es que cuando los inmigrantes alcanzan el 10% de una población determinada, la competencia por los empleos y los servicios públicos se vuelve crítica. Podría decirse que la tolerancia histórica de América Latina a los extranjeros puede deberse a que hay muy pocos de ellos.

Pese a todo lo que se habla de una avalancha de inmigración, las estimaciones recientes del gobierno basadas en el censo de Chile del 2017 determinaron que el 6.1% de la población era nacida en el extranjero, frente al 1 por ciento en el 2006. En Costa Rica, un país que apoya la inmigración, ese nivel alcanza un 8.8%.

Entonces, a medida que aumenta la inmigración, ¿puede durar la bonhomía? José Moya es optimista. "La receptividad no es solo cuestión de números", dijo. "Basta con mirar a Europa Oriental", agregó, señalando que los partidos de extrema derecha y el nacionalismo están creciendo en Polonia y Eslovaquia, "a pesar de que ambos países tienen cantidades insignificantes de extranjeros".

A pesar de emergencias humanitarias localizadas en Colombia y Brasil, la mayoría de los gobiernos regionales están manejando las entradas. The Fakhoury Law Group, una consultora legal internacional, advirtió recientemente a los clientes que las autoridades migratorias chilenas estaban tomando "todo un día" para procesar visas y permisos para extranjeros, un tiempo de tramitación que sería la envidia de la mayoría de las burocracias de la región.

Hay buenas razones para mantener las puertas abiertas. Los migrantes aportan habilidades, iniciativa y energía juvenil, todos los activos que se pueden convertir en una empresa en una nueva tierra. "La mayoría de los migrantes son autoseleccionados, tienen un capital humano valioso y en general tienen más habilidades que sus anfitriones", dijo en una entrevista Ernest Miguelez, investigador en migración e innovación del Centro Nacional para la Investigación Científica en Burdeos, Francia. "Tienden a contribuir al emprendimiento, lanzar startups e impulsar la innovación".

Esa infusión de sangre nueva puede ser exactamente lo que ordenó el gerontólogo. En Chile, donde la tasa de natalidad ha caído un 20 por ciento desde el año 2000 y la esperanza de vida aumenta, se espera que la población de 65 años o más se duplique para 2050. "Los migrantes generan el 0.2% del crecimiento económico anual", me dijo el economista de la Universidad de Chile Juan Bravo.

"Esta es una contribución crucial y puede compensar una mano de obra que envejece". Y, contrariamente a la farsa populista sobre el robo de trabajo, los inmigrantes representaron apenas el 2.1% del empleo total el año pasado.

Los grupos religiosos y los críticos sociales desaprueban la monetización de la inmigración. "Los inmigrantes no son instrumentos. Necesitamos políticas inclusivas para ayudar a las personas necesitadas", dijo José Tomás Vicuña, director del Servicio Jesuita a Migrantes, un grupo de apoyo religioso.

Eso es razonable, pero encontrar trabajo decente para los extranjeros en dificultades es una prueba crucial para el contrato social de América Latina. Entre los inmigrantes de Chile, el 59% de los venezolanos, el 52% de los ecuatorianos y el 42% de los argentinos tienen títulos universitarios.

Sin embargo, la abrumadora mayoría de ellos, incluidos dos tercios de colombianos, seis de cada diez venezolanos y casi la totalidad de los haitianos, languidecen en trabajos de baja calificación y mal remunerados, según un informe reciente del Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales de la Universidad Católica de Chile. "Eso es mucho talento desperdiciado", dijo Bravo.

Veamos el ejemplo de Josi: a principios de este año, sin perspectivas de empleo, la ex profesional de marketing de 30 años dejó su ciudad natal de Acarigua, en el noroeste de Venezuela, viajó por tierra a través de Colombia y Perú, llegando finalmente nueve días y 7,400 kilómetros más tarde a Santiago.

Con una década de experiencia en administración y contabilidad, rápidamente consiguió un puesto en una agencia de publicidad, pero solo recibía 400.000 pesos al mes, o alrededor de US$ 634. Ahora gana más como vendedora ambulante de arepas en la estación de metro.

Encontrar trabajos con habilidades para Josi y sus pares inmigrantes es importante no solo para dar cabida a los recién llegados, sino también para crear riqueza, construir capital humano e impulsar la innovación en Chile y más allá. Trazar el mercado laboral es una forma de dirigir el flujo de talento, dice Bravo.

Otra es poner en marcha ideas estancadas sobre la integración regional, como las convenciones laborales transfronterizas y el reconocimiento mutuo de diplomas: en Chile, solo la Universidad de Chile puede validar diplomas extranjeros.

Hay un precedente para mantener las fronteras abiertas. El siglo pasado, Argentina y Chile dieron la bienvenida a los inmigrantes coreanos que ayudaron a revolucionar las industrias textiles nacionales, mientras que los migrantes japoneses reinventaron la agricultura brasileña. Y en otra señal de asimilación, incluso los políticos deshonrados de la región, Bucaram, Humala, Martinelli, Rousseff, tienen sus raíces en la población migrante. Ahora una nueva ola de extranjeros está llegando y viene ansiosa por aplicar su talento y su industria. Mientras que en las naciones ricas se habla sobre campos de detención y confinamiento de inmigrantes, América Latina podría hacerse un favor y construir puentes.

Por Mac Margolis

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada