El Kremlin negó estar implicado en el último ataque, como lo ha hecho en todos los anteriores, pero eso no alivió la presión sobre Biden de los críticos de sus esfuerzos por reparar las relaciones con Rusia.
El Kremlin negó estar implicado en el último ataque, como lo ha hecho en todos los anteriores, pero eso no alivió la presión sobre Biden de los críticos de sus esfuerzos por reparar las relaciones con Rusia.