Módulos Temas Día

André Carrillo, el goleador e influencer de la selección peruana

El delantero administra su nombre hecho marca en las redes sociales. Tiene mayor popularidad en Instagram, donde cuenta con más de un millón de seguidores. Además es imagen de marcas como Adidas, Saga y Mossimo.

Andre Carrillo

(Foto: USI)

(Foto: USI)

(Foto: USI)

André Carrillo ha publicado cada uno de los pasos de la selección en su cuenta de Instagram (allí tiene más de un millón de seguidores).

Aparecen fotos de entrenamientos, de cada ciudad que visita en Rusia, imágenes de vuelos y viajes; buses y aviones, videos de arengas y divertidas bromas entre los seleccionados en sus descansos. Se le ve reír, se le ve cantar. Hay alegría.

Antes de partir al Mundial, el extremo de 27 años, lanzó una seguidilla de concursos en su cuenta de Facebook. Los premios incluían camisetas de su club el Watford, chimpunes, entradas y hasta un viaje a Rusia. Cerca de medio millón de personas lo siguen en la popular red social.

Un año antes, desde su cuenta de Twitter (tiene más de 237 mil seguidores) anunció el nacimiento de sus gemelos.

Carrillo no solo juega, sino también administra su nombre hecho marca en el mundo de las redes sociales. Es un influencer. No es el jugador peruano con más seguidores en este espacio paralelo.

Guerrero, el popular capitán duplica sus números, pero es más activo. Y, otra vez, en este mundo, esto es lo que vale.

Verse bien

André Carrillo viste bien. La camiseta de la selección le queda ceñida, como también el terno azul y la corbata roja con un listón blanco que luce junto a sus compañeros cuando suben y bajan de buses y aviones.

Es imagen de Adidas, también de Saga y es “diseñador” de su propia línea de ropa, bajo el paraguas de Mossimo. El espigado extremo peruano es una suerte de modelo en redes sociales. Sus pasos son seguidos por millones, como también sus combinaciones y teñidos.

Un día el exjugador de Alianza Lima puede saltar a la cancha de rubio, hacer un gol, quebrar un silencio de 36 años en un Mundial; otro, compartir imágenes de sus gemelos; otro, cantar algún ritmo popular junto a sus compañeros.

Carrillo tiene dos hijos con la modelo española Suhaila Jad. La relación con la también extenista parece haber sido un punto de inflexión en la vida del jugador. Las imágenes de ambos son comunes en las redes. Son una dupla mediática de las que se habla aquí o en Europa.

Número a la vista

Salió de Alianza Lima en el 2011 con un valor de US$ 465 mil hacia Sporting de Lisboa. El punto máximo del futbolista en dicho club fue en el 2015, año en el que su cifra de mercado llegó a US$ 17 millones (el mayor que ha tenido), según Transfermarkt.

Sin embargo, en 2016 Carrillo no tenía espacio en el Sporting de Lisboa. La directiva decidió que no jugaría más. El extremo peruano había decidido no firmar una extensión de su contrato.

El conflicto provocó su exclusión. En ese silencio, en que no se oyen ni gritos ni goles, parecía que el futbolista se apagaba hasta que el tiempo demostró lo contrario.

Fue así que pasó al Benfica, adonde llegó con un valor de US$ 12 millones. Luego de permanecer dos años más en este club, la directiva decidió prestar al delantero a Watford por US$ 7 millones. Una montaña rusa de números.

Carrillo ha sido el mejor. No hay muchas dudas de que su gol, su velocidad, sus amagues, sobresalieron en el efímero y emocionante paso de la selección por Rusia.

El 30 de junio se vence el préstamo que hizo Benfica, su club, al Watford inglés. Si los ingleses se lo quieren llevar deberán pagar US$ 17 millones. Sin embargo, este brillo del jugador puede provocar decisiones diversas en destinos disímiles.

Leer comentarios ( )

Ir a portada