Los bienes raíces declinan, incluso en la ciudad natal de Trump

En Nueva York, las ventas de propiedades cayeron a US$ 4,300 millones en el primer trimestre, 58% menos que en igual período del año pasado, según datos de la inmobiliaria Cushman & Wakefield.

(Bloomberg) El desarrollador inmobiliario Louis Ceruzzi tiene grandes planes para un elegante rascacielos de US$ 1,000 millones en Manhattan, con tiendas de lujo y condominios sobre la Quinta Avenida.

Dos años después de que Ceruzzi y un socio compraron el predio, todavía no han puesto la primera piedra. Por ahora, todo lo que tienen es un lote vacío, una retroexcavadora ociosa y algunos montones de escombros.

El retraso sugiere una ironía: a pesar de la elección de Donald Trump, el primer desarrollador inmobiliario que llega a la presidencia, la inversión en inmuebles comerciales ha caído a cerca de un punto muerto especialmente en la ciudad natal de Trump, el mayor mercado de Estados Unidos.

En Nueva York, las ventas de propiedades cayeron a US$ 4,300 millones en el primer trimestre, 58% menos que en igual período del año pasado, según datos de la inmobiliaria Cushman & Wakefield es el menor volumen trimestral de ventas en seis años.

En el plano nacional, el panorama no es mucho mejor. Las ventas cayeron 18%, según la firma de análisis Real Capital Analytics Inc.

“La gente simplemente no está tomando decisiones rápido”, dijo Robert Verrone, director de Iron Hound Management, una firma de asesoramiento inmobiliario de Nueva York. “Todo en los bienes raíces está tardando más”.

Gran parte de la desaceleración no tiene nada que ver con Trump. Inquieta la posibilidad de que los precios de los bienes raíces ya hayan tocado su techo después de seis años de crecimiento récord, y hay indicios de exceso de construcción en grandes ciudades como Nueva York y San Francisco, las mayores beneficiarias del reciente auge.

Sin embargo, parte de esa vacilación tiene que ver con Trump. Los inversionistas inmobiliarios temen que los recortes de impuestos de Trump favorables al sector no se aprueben.

Al mismo tiempo, otros creen que la combinación de menos impuestos y más gasto podría generar inflación y aumentos de las tasas de interés, un problema para un negocio que se alimenta con deuda.

“Que las reglas del juego con las que han estado actuando durante 30 años puedan cambiar es algo que detiene a los inversionistas”, dijo Dave Bragg, analista de Green Street Advisors LLC, una firma de análisis inmobiliario de Newport Beach, California.

No son sólo los impuestos. La incertidumbre sobre la suerte que correrá toda la agenda económica de Trump frena negocios en todo el país. Los compradores y vendedores “necesitan tener expectativas compartidas” para poner la firma, dijo Jeff Friedman, director de Mesa West Capital, una empresa de inversión inmobiliaria con sede en Los Ángeles.

A medida que languidece la venta de propiedades existentes, los desarrolladores se debaten bajo un exceso de hoteles, condominios y complejos de apartamentos tras el auge de la construcción. Los propietarios rebajan los alquileres y los precios, y las entidades hipotecarias son cautas.

Incluso si Trump pone en marcha cambios de políticas que beneficien a los promotores inmobiliarios, eso tardará en traducirse en mejoras en el mercado de las propiedades, según Robert Knakal, presidente de ventas para inversión en Cushman & Wakefield de Nueva York. “No es como la bolsa”, dijo. “Las cosas no pasan de la noche a la mañana”.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

MillennialsPamela Romero Wilson

Ximena Delgado: "Lo más emocionante es ver c...

Termómetro para el desarrolloBanco Mundial

Movilidad en América Latina: mejor que sus p...

Humor S.A.Jaime Herrera

¿Perú, de qué raza eres?

Herejías EconómicasGermán Alarco

Estrategia minera equivocada

El Vino de la Semana

El Lado B: Massala restaurante

PREGUNTA
DEL DÍA

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO