Precios de los minerales ¿Qué esperar para el 2014?

BAJO LA LUPAJuan Carlos Odar, gerente de Estudios Económicos del Banco de Crédito – BCP.

El 2013 parece haber marcado una inflexión en el rumbo de la economía mundial, pues el dinamismo de los países emergentes se ha empezado a moderar, lo que sería un choque permanente asociado a las nuevas metas de crecimiento de China, mientras que las expectativas de crecimiento de los países desarrollados tienen un sesgo al alza en función de la recuperación de EE.UU. y de Japón. El nuevo balance de fuerzas de la economía mundial se ha traducido en una baja importante en los precios de los minerales que el Perú exporta. ¿Qué esperar para el 2014? Simplificando al extremo, dado que otros factores como la evolución de la economía japonesa y la velocidad de recuperación de la Eurozona son también relevantes, la evolución de los precios de los metales preciosos va a depender fundamentalmente de la evolución de la política monetaria de EE.UU., y la de los metales base, del ritmo de crecimiento de China.

Programa de estímulo monetarioEn el caso de la política monetaria de EE.UU., la pregunta es cuándo va a empezar a desmontarse el programa de estímulo monetario (QE), vigente en adición al periodo de bajas tasas de interés. Se esperaba algún anuncio en la reciente reunión que tuvo la FED en setiembre, pero el programa de compras se ha mantenido sin cambios. Esto significa que los flujos de liquidez inyectados en el marco del QE se mantendrán por algún tiempo más, lo que tiende a hacer subir el precio de los metales preciosos, refugio en caso de inflación. Nos parece muy poco probable que haya cambios en la reunión que la FED tendrá en octubre, de modo que si hubiera alguna noticia sobre modificaciones en el ritmo de estímulo la tendremos por lo menos en diciembre. Esto, por supuesto, depende de la evolución de los indicadores macroeconómicos de EE.UU., los cuales han mostrado cierto debilitamiento en los últimos meses.

Por otro lado, también se debe considerar el sesgo pro estímulos que tiene Janet Yellen, quien se perfila como la sucesora de Ben Bernanke al mando de la FED tras el retiro de la postulación de Larry Summers, partidario más bien de retirarlos pronto. Todo esto configura un escenario favorable en el margen para los metales base, aunque lejos de recuperarse a niveles comparables con los de inicio de este año. En ese sentido, como la incertidumbre no está sobre si los estímulos se quitarán o no, si no en cuándo va a ocurrir dicho evento, los precios del oro y de la plata tenderán a estar mejor que si el ajuste monetario hubiese empezado en setiembre, aunque débiles en comparación con los de inicios de este año.

Ritmo de crecimiento moderadoEn el caso de China, uno de los factores de duda entre los inversionistas mundiales era hasta hace pocos meses cuán comprometidas se sentirían las nuevas autoridades económicas en mantenerse alineadas con un ritmo de crecimiento moderado alrededor de 7%. Sin embargo, por las acciones recientes de política monetaria, que han incluido la mayor inyección de liquidez en lo que va del Gobierno, el grado de compromiso para cumplir las metas oficiales parece ser alto. Pese a ello, no debe dejarse de lado que el plan de crecimiento chino busca concentrarse en servicios antes que en industria, de modo que deben considerarse tanto un menor crecimiento como una recomposición sectorial. Aun así, un "aterrizaje forzoso" para la economía china se percibe cada vez como menos probable, lo que ayudará a moderar la posible presión a la baja que muestren los metales base, particularmente el cobre, que cada vez tenderá a ser un producto más importante dentro de la canasta de exportaciones del Perú.

Un factor adicional que puede ayudar a sostener elevado el precio de los minerales base es la sorpresivamente alta dinámica de crecimiento que viene registrando Japón. Esta responde a un estímulo monetario conceptualmente similar al de EE.UU., pero de una magnitud mucho mayor, por lo que sus efectos en el sector real se han producido de manera más rápida, aunque la incertidumbre radica en si estos serán duraderos. De menos impacto, pero igualmente favorables, son las perspectivas económicas de la Eurozona, impulsadas por Alemania. Al final de cuentas, no debe olvidarse que China representó el 2012 el 43% de la demanda mundial por cobre, mientras que la Eurozona, EE.UU. y Japón juntos solo el 26%.

En el balance, esperamos que los precios de los minerales se ubiquen ligeramente por debajo de los niveles promedio de este año, con fluctuaciones más acentuadas en la primera parte del 2014 y con una presión a la baja más acentuada probablemente en los metales preciosos. Sin embargo, en un contexto de mediano plazo, estaríamos viendo precios aún relativamente altos, de modo que con respecto a los niveles promedio de los últimos diez años los precios se mantendrían significativamente por arriba: el oro casi 35%, la plata más de 20% y el cobre alrededor de 12%. Paradójicamente, a pesar del consenso en su recuperación, el precio del zinc estará alrededor de 6% por debajo del promedio de los últimos diez años.

TAGS RELACIONADOS