Drones, la revolución aérea del 2015

Desde que los hermanos Wilbur y Orville Wright inauguraron el primer vuelo con motor de la historia, en 1903, no ha habido, probablemente, otra revolución similar como la que están desencadenando los drones (vehículos aéreos no tripulados).

Esta novedad tecnológica ya está cruzando los aires, y su potencialidad no se restringe únicamente a la industria militar. Los dispositivos pueden incursionar a la perfección en otros terrenos, desde la medicina hasta la repartición de alimentos.

Técnicamente, los drones son capaces de distribuir pizzas, medicamentos y una extensa lista de productos. Además, pueden convertirse en piezas clave para la agricultura, sobre todo en el monitoreo de los campos de cultivo. También son útiles para que los equipos de rescate encuentren personas que quedaron atrapadas en un incendio forestal cuando no puede garantizarse la seguridad de los tripulantes de helicópteros en esas labores.

Para uso profesional

Según el diario Expansión de España, la NASA y la empresa Airware pusieron manos a la obra para que las rutas que surcarán los 8,000 drones que volarán en el 2018 por EE. UU. sean seguras.

De acuerdo a la Asociación Internacional de Sistemas y Vehículos No Tripulados (AUVSI, con sede en Virginia), en diez años el uso profesional de drones generará US$ 82,000 millones, una cifra inferior a la eclosión en el mercado lúdico: US$ 90,000 millones.

Protagonismo

Los drones, que según los expertos inician su era este 2015, cautivaron miradas en la última feria CES (Consumer Electronics Show) de Las Vegas. Al evento asistieron empresas como Trace, las británicas Zano y Extreme Fliers y 3D Robotics. Solo esta última estima un cierre de US$ 60 millones en ventas. Fue en esta feria donde Intel y el fabricante alemán Ascending Technologies se ganaron los aplausos del público con un prototipo que posee la capacidad de evitar colisiones en medio de un bosque o en la enrevesada ciudad.

La innovación fue, en efecto, una respuesta clave ante la preocupación que despiertan los drones en materia de seguridad. Pero las dudas no solo se circunscriben a este aspecto, también se extienden al terreno de la privacidad.

"Hay que garantizar que (los drones) no sean un peligro y que no invadan la privacidad de las personas", dijo Barack Obama luego de que uno acabara estrellándose en el jardín de la Casa Blanca.

Varios países, como EE.UU., ya están en busca de una regulación adecuada que permita un uso recreativo o doméstico de estos dispositivos, pero que resguarde la privacidad y la seguridad de las personas.

El uso recreativo de los drones

En recintos cerrados. Según Expansión, el aeromodelismo recreativo vive una revolución gracias a la llegada de drones para uso doméstico. Lejos de núcleos urbanos, a no más de 100 metros de altura, los usuarios pueden hacer carreras , acrobacias, fotografías y videos, y compartirlos en redes sociales.

TAGS RELACIONADOS