Crítica a reforma del Sistema Privado de Pensiones

Aldo Quintana MezaCATEDRÁTICO DE LA PUCP Y UPC

EL PRIMER OBJETIVO DE LA REFORMA DEL SPP debería ser definir cuál es el tamaño óptimo del fondo, pensión o renta que una persona debería lograr en un plazo de tiempo determinado. Se estima que para acceder a una pensión o renta mensual a perpetuidad equivalente a una Remuneración Mínima Vital (RMV), el tamaño del fondo es de entre S/. 120,000 y S/. 150,000.

Es decir, si este fuera el tamaño óptimo, habría 3 grupos de afiliados: (i) los que deben aportar mensualmente de manera obligatoria hasta lograr el tamaño óptimo del fondo, (ii) los que han logrado el tamaño óptimo del fondo, y (iii) los que han sobrepasado el tamaño óptimo del fondo ("overfunded"). El segundo objetivo, que está subordinado al primero, es definir el componente "obligatorio" de los aportes, independientemente que se plantee como un monto fijo o un porcentaje de la remuneración mensual.

Este segundo objetivo es crítico, porque una vez que una persona logre acumular un fondo que cumpla con el primer objetivo antes mencionado, ya no debería realizar aportes obligatorios, es decir, cada persona definiría su nivel de pensión o renta adicional realizando aportes voluntarios en diferentes productos o vehículos de "ahorro – inversión".

En realidad, lo que está detrás de la actual discusión sobre las comisiones del SPP es que los aportes son obligatorios independientemente del tamaño del fondo o CIC de cada afiliado, criterio que técnicamente no es consistente si es que realizamos un simple ejercicio de ALM ("asset liability management").

TAGS RELACIONADOS