¿Alguien en el Gobierno ve el bosque?

OPINIÓNEnrique CastilloPERIODISTA

Los nuevos y recientes acontecimientos que golpean al Gobierno, y que siguen teniendo su origen en el entorno familiar del presidente y en las acciones y declaraciones de los miembros del Ejecutivo, demuestran claramente que todos en el Gobierno miran el árbol pero nadie se da el tiempo para ver el bosque.La lucha contra el renaciente terrorismo –que busca espacio entre la población civil urbana y sobre todo juvenil- requiere de mucho más que una efectista, equivocada, e inútil Ley del Negacionismo. La batalla en el VRAEM requiere de algo más que un anuncio de lluvia de millones. Y, por si fuera poco, las batallas legales en los ámbitos supranacionales requieren no solo de "coordinaciones", sino de estrategias serias y bien elaboradas, que sean llevadas por personas idóneas. Estos tres escenarios (sector urbano, VRAEM y organismos supranacionales) deberían estar trabajados dentro de una sola gran estrategia de lucha contra el terror y la violación de DD .HH., pero no es así, a pesar de que este Gabinete está presidido por un ex ministro de Justicia, tiene una ministra de Justicia, tiene un ministro de Defensa que ha sido agente del Perú ante la CIDH, y tiene a varios abogados en sus filas.La lucha contra la corrupción es más que una declaración a un programa de televisión o una frase al paso. No basta con decir que habrá investigación o que la ley es igual para todos. Se han ido destapando las ramificaciones del Caso Alexis (en Arequipa y San Marcos), y se han conocido otros casos irregulares en Pensión 65, u otros temas como el de la reposición de 40 mil laptops del Ministerio de Educación, o las acusaciones contra la directora de Gobierno Interior por pedir dinero a constructores y acoso sexual, y no hay ni rastro de una adecuada y oportuna política anticorrupción, principal bandera de la campaña de Ollanta Humala.Desde sus inicios el Gobierno ha dado medidas aisladas en cada sector, y ha evitado hacer esfuerzos más grandes para solucionar de raíz los problemas. Quizá por falta de capacidad o por ausencia de recursos humanos, lo cierto es que el Ejecutivo solo mira el árbol. Alguien tiene que ver el bosque.

TAGS RELACIONADOS