Módulos Temas Día

Subastas de arte LGBTQ podrían tener gran impacto en el mercado

FOTOS | "Estamos muy contentos de tener un evento que atraiga a más personas", asegura Nicholas Lowry, presidente y principal subastador de Swann. "El mercado de subastas no es un gran mercado, y si podemos exponer lo que hacemos a más personas, es una victoria para nosotros".

FOTOS | Como parte de una conmemoración del mes del orgullo gay y el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall, Swann Auction Galleries realizó su primera venta de Orgullo el jueves en Nueva York.

La venta incluía una carta de Federico el Grande que se vendió por US$ 281, una carpeta de 100 fotos de "culturistas cachondos" de la década de 1960 que se vendió por US$ 1,875, y una fotografía del artista David Wojnarowicz de Peter Hujar con una estimación alta de US$ 25,000 y vendida por US$ 106,250, más del doble del récord de subasta anterior de Hujar.

"Estamos muy contentos de tener un evento que atraiga a más personas", asegura Nicholas Lowry, presidente y principal subastador de Swann. "El mercado de subastas no es un gran mercado, y si podemos exponer lo que hacemos a más personas, es una victoria para nosotros".

Lo siguiente es una subasta en Sotheby’s New York llamada Bent ("porque el progreso nunca es una línea recta") el 27 de junio, "en reconocimiento a lo que se cree es la mayor celebración internacional del orgullo LGBTQ".

Esa venta de 117 lotes incluye una serigrafía de Andy Warhol de la ingle de un hombre, estimada entre US$ 90,000 y US$ 120,000, la famosa fotografía de Horace Bristol de un marine desnudo con una ametralladora en la Segunda Guerra Mundial (estimado: US$ 10,000 a US$ 15,000) y una pintura de Martin Wong de un "joven hispano", estimada entre US$ 5,000 y US$ 7,000.

Luego se presenta una subasta de fotografías en línea en Bonham titulada Stonewall@50, la cual se extiende del 27 de junio al 10 de julio y contiene más de 130 lotes, incluidos trabajos de Herb Ritts, Annie Leibovitz y Nan Goldin.

Arte vs. Arte gay
Siempre ha habido artistas LGBTQ, por supuesto, y siempre ha habido arte que representa temas queer. Pero hasta ahora, las principales casas de subastas no habían agrupado estas obras en una sola categoría.

"Miren a nuestros artistas de mayor rendimiento: Andy Warhol, Francis Bacon, Jasper Johns, Robert Rauschenberg, David Hockney, muchos de los que hacen dinero en el departamento de arte contemporáneo son artistas queer", asegura Harrison Tenzer, un especialista en arte contemporáneo de Sotheby’s que ayudó a organizar la venta Bent. "Pero muchos de esos artistas tuvieron éxito a pesar de ser homosexuales".

Al colocar el trabajo de los artistas gay en una categoría de Arte Gay, las casas de subastas siguen la tradición de agrupar obras aparentemente dispares en categorías bastante arbitrarias para poder venderlas. La próxima venta de Sotheby’s, Escultura y obras de arte antiguas, en Londres, por ejemplo, incluye artefactos de todo el mundo que se hicieron con miles de años de diferencia.

"Creo que el cálculo es que es junio (un mes históricamente lento para las subastas), y es el 50 aniversario de Stonewall, así que las casas de subastas harán cualquier cosa para obtener material", afirma Wendy Olsoff, cofundadora de la galería de Chelsea P.P.O.W., que ayudó a construir las carreras de Wojnarowicz, Wong, y otras piedras angulares del canon queer contemporáneo. "Si fuera el Mes del Orgullo de las Madres, tendrían esa oferta en su lugar".

Pero la medida también está en consonancia con un enfoque programático recientemente adoptado por galerías, curadores y museos —y coleccionistas con mucho dinero—, donde el origen racial, sexual e incluso geográfico del artista es casi tan importante como su arte.

"Muchas instituciones están tratando de equilibrar sus colecciones ahora e intentar ser más inclusivas con los artistas minoritarios y los artistas de diferentes culturas", asegura el comerciante Keith de Lellis, cuya galería recientemente organizó una muestra del trabajo de George Platt Lynes, un fotógrafo que hizo una crónica de la vanguardia gay de Nueva York desde la década de 1930 hasta su muerte en 1955.

"No sé si algunos de estos artistas apreciarían ser etiquetados como ’artistas gay’, pero hay algunos artistas que hacen un arte que está más en sintonía con la cultura gay, y hay otros que hacen arte más general".

Impacto en el mercado
La pregunta es si este nuevo método de categorización ayudará o perjudicará a los mercados de artistas.

Warhol, Hockney y Johns no hicieron mucho para ocultar su homosexualidad, pero su arte raramente, si es que alguna vez, fue categorizado por su preferencia sexual.

Categorizar de repente a Andy Warhol como "artista gay" podría no afectar su mercado multimillonario, pero hay otros artistas menos famosos para quienes esa designación podría tener más impacto.

"Las dos mejores exhibiciones que hemos tenido en términos de ventas fueron la de PaJaMa y la de George Platt Lynes", dice de Lellis. "Muchos de los compradores eran museos que querían ampliar su colección para incluir artistas homosexuales".

Cuando comenzó a comprar obras de Platt Lynes, "las imágenes valían menos de mil dólares", dice De Lellis. "Ahora valen US$ 5,000 por una impresión, y algunas personas dicen que incluso ese precio es bajo".

Primero de muchos
De hecho, parece haber un consenso en que los trabajos de los artistas reconocidos incluidos en las subastas permanecerán totalmente inalterables; lo mismo ocurre con los artistas cuyo trabajo siempre ha tratado temas explícitamente homosexuales. "No creo que perjudique el mercado de David [Wojnarowicz]", dice Olsoff. "La única manera en que podría perjudicarlo es si a las obras les va mal".

Solo los artistas menos conocidos en las subastas podrían beneficiarse de la asociación. "No creo que esta venta necesariamente vaya a ser un gran obstáculo para nadie", asegura Tenzer. "Pero puede aumentar la visibilidad para alguien como Luis Frangella, cuyo arte es explícitamente queer".

Tenzer dice que la venta de Sotheby’s con temática LGBTQ es una especie de prueba. Si le va bien, podría servir como plantilla para más ventas en el futuro. "Para ser honesto, es un experimento emocionante", dice. "Con base en los resultados, nos señalará algunas direcciones diferentes".

Lowry, de Swann, dice que ya está planeando la próxima. "Esta no es una venta única, donde colgamos una bandera del arco iris en la ventana como Adidas y McDonald’s y luego nos vamos a casa", dice. "Esperamos que se convierta en un evento anual".

Tags Relacionados:

arte

LGBT

subasta

Leer comentarios ( )