Módulos Temas Día

¿Eres más resistente que los demás? Cinco preguntas que lo demuestran

FOTOS | La resiliencia puede hacerte o romperte.

FOTOS | Poseer la capacidad de recuperación o resiliencia significa que puedes enfrentarte a la adversidad o el fracaso y responder positivamente. Estudios demuestran que tener este rasgo es absolutamente crucial cuando se trata de poder navegar con éxito la vida, el trabajo y las relaciones.

Con ese fin, hemos estado estudiando la "receta secreta" de la resiliencia por décadas. La psicóloga Emily Wenner ha investigado la capacidad de recuperación en los niños durante 33 años, y lo que descubrió es que lo que consistentemente diferencia a los pequeños resistentes de los que no lo son es un claro sentido de autonomía e independencia. Aún más, los niños resistentes poseen lo que los psicólogos denominan un "locus de control interno". Es decir, creen que determinan su propio destino.

El rasgo de la resiliencia se desarrolla significativamente durante toda la vida. Las personas resilientes son capaces de responder a eventos estresantes y traumáticos de una manera que construye un significado personal, como lo logró la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, cuando su esposo murió abruptamente en 2015. De hecho, Sandberg se sintió obligada a transmitir lo que aprendió de Martin Seligman, pionero en psicología positiva en la Universidad de Pensilvania, a través de su libro Opción B: Afrontar la adversidad, desarrollar la resiliencia y alcanzar la felicidad, acerca de su viaje a través del dolor utilizando resiliencia y agallas.

La buena noticia es que si tienes capacidad de recuperación, eso es bueno. Tu optimismo y sentimiento de autoeficacia continuarán sirviéndote bien. Y si no eres tan resistente, no te desesperes. Es un conjunto de habilidades que absolutamente se pueden aprender. Seligman ha dedicado parte de su academia a enseñar las habilidades cognitivas que sustentan la resiliencia, como cambiar la forma en que pensamos de global a específico ("Todo es horrible" a "La junta de hoy salió mal") y de permanente a impermanente ("Siempre me sentiré mal" a "Sentirse mal es normal y eventualmente me sentiré mejor").

Dicho esto, es bueno saber dónde te encuentra en la escala de resiliencia y dónde podrías mejorar. Echa un vistazo a las siguientes cinco preguntas para obtener un indicador de tu fuerza de resistencia.

Leer comentarios ( )

Ir a portada