Módulos Temas Día

Este lujoso resort suizo de ski tiene cabinas con cristales Swarovski

FOTOS | Con un precio de US$ 60 millones, un piso de vidrio y más de 1 millón de cristales brillantes, el Glacierd Ride de Matterhorn, Suiza, ofrece a sus visitantes una experiencia ‘lujosamente’ única.

FOTOS | Es fácil vivir la vida celestial en Zermatt: la estación suiza de esquí vive en la sombra eterna del Matterhorn, uno de los picos más altos de Europa, y sus pendientes se encuentran entre las más empinadas del continente. Ahora también puede verlo todo desde la telecabina de tres cables más alto del mundo, que entra y sale -ya lo adivinó- de la estación de montaña más alta de Europa.

¿Ya se mareó de solo pensarlo? Intente agregar a eso un precio de US$ 60 millones, un piso de vidrio y más de 1 millón de cristales brillantes.

Desde su apertura a finales de noviembre, el Glacierd Ride de Matterhorn —una colaboración entre el fabricante italiano de remontes Leitner Ropeways, la legendaria casa de diseño de automóviles Pininfarina y el gigante de cristales Swarovski— ha transportado hasta 2,000 pasajeros por hora a través de cables de 4 kilómetros de largo. Sube 899 metros verticales en nueve minutos desde la estación de Trockener Steg hasta Klein Matterhorn, la hermana pequeña del famoso pico de dientes dentados de Zermatt, donde deposita a esquiadores y snowboarders en una distancia de 3.9 kilómetros que deja sin aliento.

Las cuatro "cabinas de cristal", marcadas por los deslumbrantes exteriores de Swarovski, cuentan con una ventaja adicional: los pisos de vidrio mate se vuelven transparentes una vez que el ascensor alcanza los 171 metros, ofreciendo una vista espectacular del glaciar que rodea la base de Matterhorn.

Para los clientes habituales de Zermatt, es una mejora muy bienvenida. El sistema anterior no solo tenía 40 años. En temporada alta se pudieron registrar tiempos de espera de 1.5 horas. Ahora hay el triple de capacidad.

También es bastante lujoso, considerando que los pasajeros se deslizan con sus botas cubiertas de nieve y barro. En las 25 cabinas encontrará asientos de piel y gamuza sintética con calefacción diseñados por Pininfarina y adornados con el logotipo de la montaña (en cristales Swarovski). "El diseño de la cabina es puro, armónico y dinámico, una muestra perfecta del mejor diseño de Pininfarina", señaló el presidente de la compañía, Paolo Pininfarina, a Bloomberg.

Todo esto tiene un costo para Zermatt Bergbahnen AG: US$ 60 millones, la góndola es una inversión eclipsada en Europa solo por el Stubai Glacier Ride de Austria (US$72 millones), que también tiene asientos de Pininfarina. Aquí el costo no solo se ve aumentado por los materiales de lujo; además de todos los cristales, el costo se debió a ambiciosas hazañas de ingeniería que incluían la distancia (el cable más largo abarca 2.5 kilómetros entre dos torres, un récord en Europa), restricciones climáticas relacionadas con el viento y la niebla, y los desafíos de trabajar a tan alto nivel altitud (durante dos años y medio, este fue el sitio de construcción más alto del Continente).

Klein Matterhorn ya cuenta con tubos de nieve, una sala de cine, un palacio subterráneo de glaciares y la plataforma de observación tridimensional de la estación principal para mantener entretenidos a los no esquiadores.

Para el 2021, se espera que la región de esquí introduzca dos elevaciones similares para aumentar la conectividad entre Suiza e Italia. Juntos, los tres teleféricos servirán un total de 539 kilómetros de pistas.

"Los viajeros europeos podrían cruzar los Alpes de una manera espectacular, siempre acompañados por el Matterhorn", expresó el presidente ejecutivo de Zermatt Bergbahnen, Markus Hasler, en un correo electrónico.

Leer comentarios ( )