Módulos Temas Día

Riesgos digitales

Empresas e instituciones deben combatir ataques cibernéticos interconectados 

FOTOS | En su más reciente estudio, el Foro Económico Mundial recomienda a los líderes que piensen más en una resistencia cibernética conjunta e interconectada que en una resistencia individual.

FOTOS | A pesar de las iniciativas que numerosas instituciones en el mundo han realizado para compartir información cibernética, el intercambio de información trasnacional aún está lejos de evitar los ataques digitales. Estos continúan siendo un creciente riesgo a medida que la tecnología sigue complejizándose (inteligencia artificial e incluso computación cuántica) y la seguridad de la información sigue viéndose comprometida a ser vulnerada, Weforum.

En los últimos diez años, el sector eléctrico ha sufrido de ataques cibernéticos importantes que afectaron a miles de personas, como pasó en el 2015 en Ucrania, cuando los sistemas de control de tres empresas de energía se vieron afectados, dejando a 225,000 personas en la oscuridad; o en el 2018, cuando funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos declararon públicamente que piratas informáticos se habían infiltrado en varias empresas de electricidad de EE. UU., con la capacidad de ejecutar un apagón de sus clientes.Sin embargo, el Foro Económico Mundial ha advertido que la verdadera resistencia cibernética debe ser más una cuestión de estrategia y cultura que de tácticas. “Estrategias que lidian con los riesgos cibernéticos de manera tan sistemática como con otros riesgos empresariales y una cultura en la que cada empleado se siente personalmente responsable de la capacidad de recuperación de la empresa”, explican Rosa Kariger y Pierre-Alain Graf en una nota conjunta.

Es así que en su reciente informe “Resistencia cibernética en el ecosistema eléctrico”, el Foro Económico Mundial analiza el funcionamiento de los sistemas de electricidad con la ambición de impulsar su crecimiento para crear esfuerzos de resistencia cibernética. Así, creen que es fundamental que los líderes piensen más allá de la resistencia cibernética de sus propias “casas”, y que comiencen a pensar a una resilencia cibernética “en vecindad”: es decir, en un ecosistema donde los proveedores, clientes, competidores, colegas y reguladores están interconectados.

Leer comentarios ( )