VIAJES

Gocta y Kuélap: 2 maravillas en la tierra de los Chachapoya

1 de 3

Redacción ContentLab
Viernes 13 de septiembre del 2019

Tan imponente como Machu Picchu, la ciudad fortificada de Kuélap es uno de los atractivos principales de Amazonas que no puedes dejar de conocer. Está ubicada en la provincia de Luya y destaca por sus impresionantes muros de 25 metros de alto, frisos que permanecen intactos y las más de 500 casas de piedra en forma circular que edificaron los antiguos Chachapoya.

Antes de que comience la temporada de lluvia, en noviembre, es la mejor época para recorrer este complejo arqueológico preinca que ha sido destacado por medios como The New York Times y National Geographic. Tal vez te sorprenda algún chubasco, pero nada que te impida caminar por el monumento.

Recuerda que la aventura a Kuélap incluye un viaje en el único sistema de telecabinas del Perú, que te conduce en solo 20 minutos desde la zona de Tingo -a una hora de la ciudad de Chachapoyas- hasta la boletería. El trayecto se realiza en 26 cabinas con capacidad para 8 personas, las cuales son totalmente vidriadas y regalan vistas de fotografía.

Ten en cuenta que el sistema atiende de martes a domingo, de 8 a.m. a 4 p.m. Los lunes son destinados a su mantenimiento. Si solo cuentas con el primer día de la semana para visitar el sitio arqueológico no te desanimes. También es posible llegar en una caminata de unas 3 o 4 horas desde Nuevo Tingo.

GOCTA, EL OTRO FAVORITO 
La catarata de Gocta alcanza los 771 metros de altura, en dos caídas. Lo que la convierte en una de las más altas del mundo. Aunque los locales la conocían desde tiempos ancestrales, no se acercaban por las leyendas que la rodeaban.

Sin embargo, en 2006, el investigador alemán Stefan Ziemendorff sorprendió al planeta con las impresionantes medidas de este atractivo. A partir de ese momento, decenas de viajeros vuelan hasta Amazonas para conocer Gocta. Con el tiempo, los pueblos aledaños se organizaron y actualmente ofrecen servicios de traslado, guía, alquiler de caballos, comida y alojamiento.   

A esta colosal obra de la naturaleza solo se puede llegar caminado, o desde los caseríos de San Pablo o Cocachimba. Este último es el punto más cercano al atractivo y la ruta más conocida, con once kilómetros de trayecto -ida y vuelta- por el bosque nublado.

Como Cocachimba está a una hora de la ciudad de Chachapoyas en auto y la caminata dura al menos seis horas, lo más recomendable es partir bien temprano. Para no madrugar puedes pasar la noche previa en esta zona que cuenta con buena oferta de hospedajes.

Lugares como el Gocta Andes Lodge integran la lista de sitios de ensueño en la tierra de los Chachapoya. Por su ubicación estratégica, justo al frente de la catarata, tendrás vistas de lujo desde la piscina, el restaurante y todas las habitaciones. Como para soñar despierto.

Foto: PromPerú

Contenido patrocinado por: Lexus Logo