VIAJES

[FOTOS] Un viaje por las principales rutas cafeteras del Perú

1 de 3

Redacción ContentLab
Viernes 23 de agosto del 2019

Por si no lo sabías, el Perú es el segundo productor de café orgánico del mundo y el séptimo exportador mundial, según la Cámara Peruana del Café y el Cacao. Por lo tanto, es evidente que contamos con un producto muy bien reconocido en mercados foráneos por su alta calidad.

Los cultivos crecen en zonas cálidas, con climas húmedos y tropicales, entre los 800 y 2.000 metros sobre el nivel del mar. Si pensamos en el mapa cafetero nacional, debemos considerar el norte a Piura, Lambayeque, Cajamarca, Amazonas y San Martín. En el centro, a Huánuco, Pasco y Junín. Mientras que en el sur, son productores Ayacucho, Cusco y Puno.

El Ministerio de Agricultura estima que son unas 223 familias las que trabajan en 425.400 hectáreas de café en las principales regiones produtoras del país. Todas con historias distintas, pero asociadas al verdor de sus cultivos y al aroma de sus variedades.

Algunas han abierto sus fincas para dar a conocer el viaje de los cerezos, desde el campo hasta las amenas conversaciones en torno a una taza de café. En ellas, los viajeros participan de la cosecha y la selección del fruto, aprenden sobre el despulpado, el fermentado o el secado y disfrutan de unos días con escasa conexión, pero rodeados de naturaleza, silencio, aire puro y por supuesto, uno de los mejores cafés del mundo.

EN BUSCA DEL MÁS CARO Y EXÓTICO
Chanchamayo es el ingreso a la Selva Central, paraíso del turismo vivencial en el Perú y famoso por sus cataratas, como El Tirol, con 30 metros de caída, Bayoz, con dos saltos de agua, y el Velo de la Novia, con una caída de más de 50 metros de alto.

Célebre, también, por su café de exportación y por producir el café Misha, el más caro del mundo que cuesta US$ 1.400 por kilo. Lo curioso es que para obtenerlo, un mishascho o coatí debe comer los granos y eliminarlos. Su paso por el tracto intestinal lo impregna de aromas frutales que el animal ha ingerido, convirtiéndolo en uno de los más ricos del país.

Puedes catar diferentes variedades en las Cooperativas Agrarias Cafetaleras La Florida y Perené. Esta última le añade la explicación sobre el acopio, despulpado y secado de los granos. En la procesadora Green Gold Coffee se elaboran licores, chocolates y caramelos con este insumo. El fundo San José cuenta con instalaciones hoteleras con piscina incluida y 43 hectáreas verdes para despertar inmerso en la ruta.

RUMBO A LA TIERRA DEL CAFÉ MÁS FINO
La ruta en Villa Rica te conduce por el proceso de producción de uno de los mejores cafés del mundo y te acerca a las tradiciones de colonos austro-alemanes y los nativos Yánesha.

En este distrito de Oxapampa, el 90% de la población se dedica a su cultivo y existen zonas productoras dentro de la Reserva de Biósfera Oxapampa–Asháninka–Yanesha. En 2004, Villa Rica obtuvo la medalla de oro al café más fino del mundo en Francia y desde ese momento solo ha conseguido innumerables reconocimientos. Además, en 2010, logró la certificación de denominación de origen por parte del Indecopi.

El circuito turístico contempla visitas a fincas como Villa Rica Highland, con su planta de selección de granos para la exportación, o Santa Rosa y La Chacra D’ Dago, que muestran técnicas de cultivo tradicional. A la par, se puede conocer la laguna El Oconal, las cataratas El Encanto y El León y el mirador de Villa Rica, desde donde se obtiene la panorámica de los extensos cafetales.

TAZA QUE MARAVILLA
El café de Santa Teresa, en la provincia cusqueña de La Convención, resultó como el mejor del Perú en el concurso Taza de Excelencia 2018. “Acaramelado, suave, con aromas a frutas secas y frutos rojos”, es como lo describe su productor, Dwigth Aguilar Masías, que logró imponerse a más de 3.000 cafetaleros.

Sin embargo, no es el único. En esta zona, existen cafetaleras familiares y pequeñas haciendas inmersas en el turismo responsable. Como en la comunidad de Lucmabamba, en la que puedes caminar en las plantaciones, participar de la cosecha y conocer las etapas de la fabricación del café antes de partir a Machu Picchu. La otra maravilla peruana.

Contenido patrocinado por: Lexus Logo