VIAJES

¿Cómo recorrer en auto el Valle Sagrado de los Incas?

¿Cómo recorrer en auto el Valle Sagrado de los Incas?
Redacción ContentLab
Miércoles 05 de junio del 2019

Uno de los lugares más hermosos del mundo es el Valle Sagrado de los Incas. Cuando uno conoce su paisaje, respira su aire y camina por sus rutas, entiende su carácter divino, el por qué los incas la tuvieron como zona elegida y por qué esa devoción se mantiene hoy entre lugareños y foráneos.

Ubicado a 30 minutos del Cusco, a orillas del río Urubamba (o Vilcanota), el Valle Sagrado en una amplia zona geográfica donde se encuentran pueblos hermosos unidos por similar paisaje, un mismo sello arquitectónico y una notoria influencia inca y colonial. En el Valle Sagrado están maravillas como Pisac y Chinchero, Maras y Moray, Ollantaytambo y Yucay, Urubamba y Calca. Ah, en Ollantaytambo está la estación de trenes que nos llevan hacia Machupicchu.

LA RUTA
En el valle Sagrado, un pueblo sigue al otro, y cada uno tiene su encanto. La carretera está asfaltada y es perfecta para recorrerla en auto.

El recorrido puede empezar en Pisac. El pueblo es famoso por su feria artesanal, que se instala en su Plaza de Armas, sus bellas casas de adobe, sus grandes andenes incas y la fortaleza que corona su zona arqueológica. También tiene unos panes famosos y fiestas religiosas, como la de la Virgen del Carmen (del 15 al 18 de julio), a la que llegan visitantes del mundo entero.

Luego de pasar por Calca y las famosas aguas termales de Masacancha, de serpentear el río Urubamba y de admirar Yucay y sus variados sembríos (produce muchos de los granos que alimentan los mercados de Cusco y Lima), se llega a Urubamba, la capital de la provincia, y la ciudad más grande del Valle.

Urubamba es famosa por la belleza de su paisaje (la llaman “La perla del Vilcanota”). su clima bondadoso (de 15 a 20 grados durante todo el año), el río Urubamba que le da vida al lugar, su mercado (al que llegan todos los productores del Valle) y porque hoy es uno de las zonas preferidas, por peruanos y extranjeros, para instalarse a vivir allí. Por eso, no es raro caminar por sus calles y ver entre sus vecinos a franceses y holandeses, españoles e italianos, estadounidenses e ingleses, y una multitud de cusqueños y limeños.

A pocos kilómetros de Urubamba está Maras, imponente mina de sal enclavada en una montaña andina. La sal, cuya venta ha servido para mejorar la calidad de vida de sus pobladores, hoy es usada, gracias a su sabor inigualable, un color precioso y cualidades gastronómicas únicas, por los mejores cocineros del mundo. En Maras hay cultura, belleza paisajística y un producto único.

Muy cerca está Moray, hermoso lugar construido por los incas donde destaca su andenería concéntrica. Algunos científicos sostienen que era un laboratorio agrícola; otros, que era un espacio ceremonial. Al lado, Virgilio Martínez, uno de los mejores cocineros peruanos, ha instalado MIL, un centro de investigación y restaurante, desde donde estudia, se consume y se pone en valor la inmensa despensa andina. Trabaja, gracias a su proyecto Mater Iniciativa, liderado por Malena, su hermana, con las comunidades cercanas junto con un equipo interdisciplinario que incluye antropólogos, artistas plásticos, cocineros, médicos, especialistas en café y cacao y más. En MIL, como en todo el valle, la experiencia no solo es culinaria sino cultural.

La visita a esta zona de Valle Sagrado puede culminar en Chinchero, hermoso distrito donde aún se respira la influencia incaica y colonial. Su plaza de armas es una explanada llena de historia, donde hay incluso un museo de sitio. Al lado está su hermosa iglesia colonial, Nuestra Señora de la Natividad, construida sobre un edificio inca a inicios del siglo XVII. Es famosa por sus pinturas murales y por sus varias celebraciones, entre la que destaca el Corpus Christi, que se desarrolla la segunda semana de junio. Ingresar a la iglesia y oír a sus músicos y sus instrumentos andinos y occidentales es, simplemente, sobrecogedor. Solo por esa experiencia vale visitar el sagrado valle de los incas.

DÓNDE ALOJARSE
En Calca, Urubamba y Yucay están varios de los hoteles más lujosos del Perú.

✶ El Tambo del Inka, de la cadena Libertador, es una joya que está en el mismo pueblo de Urubamba, a orillas del río, y destaca por su fastuoso decorado, monumental y andino.

✶ El hotel Río Sagrado, de la cadena Belmond, tiene un bellísimo diseño paisajístico y, desde sus habitaciones, es posible ver y oír el bronco sonido del Vilcanota.

✶ La cadena Inkaterra tiene su hotel más portentoso, el Hacienda Urubamba, en las alturas de Huayllabamba, desde donde se puede observar todo el encanto del valle.

✶ En la Hacienda Yaravilca, de origen colonial, la cadena Aranwa ha instalado un hotel cinco estrellas que, al igual que el Tambo del Inka, cuenta con un bien montado spa donde se ofrecen tratamientos con tierras, flores y hierbas curativas de la región.

✶ El Hotel Sol y Luna, uno de los espacios pioneros del valle, es un cinco estrellas donde, además de amplias habitaciones, buena gastronomía, exhibición de caballos de paso, piscina temperada y jardines multicolores, es posible admirar el trabajo del artista Federico Bauer, presente en todas las habitaciones e instalaciones del hotel.

PARA TENER EN CUENTA
Uno de los problemas frecuentes entre quienes visitan Cusco es el mal de altura o soroche. Sus 3500 metros sobre el nivel del mar pueden golpear nuestros cuerpos, por eso, el traslado inmediato hacia el Valle Sagrado es ideal pues los 2500 metros de pueblos como Urubamba son más amables para el visitante poco acostumbrado a la altura.

Contenido patrocinado por: Lexus Logo