TECNOLOGíA

Tecnología en el tenis: un deporte cada vez más justo

Tecnología en el tenis: un deporte cada vez más justo
Redacción ContentLab
Martes 13 de agosto del 2019

Dicen que la perfección es una utopía para los humanos, pero si interviene la tecnología, quizás esta ansiada meta sea ya una realidad. Por lo pronto, en el tenis, ese hermoso deporte donde nos han deslumbrado maravillosos jugadores como Roger Federer, Iván Lendl, Roy Emerson, Rafael Nadal, John McEnroe, Martina Navratilova, Steffi Graf, Jimmy Connors, Pete Sampras, Serena y Venus Williams y, en el Perú, Alberto Olmedo, Jaime Yzaga, Laura Arraya y Alejandro Aramburú, la perfección, y con ella un deporte más justo, ha llegado.

LA TECNOLOGÍA LO VE TODO
Mientras en el fútbol el VAR causa polémica, en el tenis el sistema Ojo de Halcón (Hawk-Eye) ya lleva casi 15 años usándose sin mayores inconvenientes.

Patentada en 2015 en Inglaterra por ingenieros de la empresa Roke Manor Research Limited, esta tecnología fue autorizada casi de inmediato por la Federación Internacional de Tenis, y en 2006 empezó a usarse en el Abierto de Estados Unidos. Hoy no hay torneo importante que no la aplique.

El sistema se basa en cálculos de triangulación a partir de imágenes aéreas y mediciones de tiempo proporcionados por, al menos, cuatro cámaras de vídeo de alta velocidad. El Hawk-Eye trabaja con animaciones 3D, y sigue la trayectoria de una bola dudosa y determina si ha entrado o no, con un margen de error de tres milímetros.

Sin embargo, en 2017 apareció un competidor para el famoso Ojo de Halcón. Una empresa española patentó el sistema FoxTenn que, aseguran sus creadores, tiene dos ventajas sobre su rival: su margen de error es de cero milímetros y, además, es más barato.

¿Cómo han logrado esto? Gracias a la tecnología. Primero, ampliando el número de cámaras a 22 (40 si el partido es de dobles), poniéndolas a ras del piso (por eso su nombre “fox”, zorro en español, pues “camina” por el piso y no está en el aire) y usando “escáneres/láseres que determinan exactamente lo que ha pasado”, explican sus creadores.

MATCH POINT: HABLAN LOS EXPERTOS
Alejandro Aramburú, representante del tenis peruano en su hora más gloriosa junto con Jaime Yzaga, Carlos Di Laura y Pablo Arraya, lo dice sin tapujos, “el tenis es un deporte más justo gracias a la tecnología”.

“Hubiera deseado que en mis días de jugador esta tecnología hubiese existido, porque se habrían evitado grandes controversias. Yo sufrí mucho con bolas mal cantadas en momentos decisivos. En el tenis, el aspecto psicológico es muy importante, y una bola mal cantada en un momento determinante podría arruinarte un partido”, nos cuenta.

“Además, la repetición es inmediata y la ven, al mismo tiempo, los jueces, los tenistas y los televidentes, por lo que la decisión del juez siempre será justa, inmediata y refrendada por todos”, asegura Aramburú.

“No todos los torneos usas estos sistemas, hoy los vemos básicamente en los Grand Slam y en los Masters, pero, felizmente, el avance tecnológico está permitiendo que los costos se reduzcan y sean más los certámenes que cuentan con Hawk-Eye o FoxTenn”, agrega.

Sin embargo, no todas las jugadas son revisadas por estas tecnologías. Solo se activa cuando los jugadores lo solicitan, y estos no pueden hacerlo cuando se les antoje. En general, cada tenista tiene dos oportunidades de pedir un “challenge” o revisión por set, que se amplía a dos más en caso de tiebreak o desempate.

Aramburú, hoy que es formador de nuevos valores, señala que su uso también es estratégico. “Si estás ganando 5 juegos a 1, y en el sexto llevas una ventaja de 40-0, sería una tontería pedir un ‘challenge’. Hay que saber dosificarlos para momentos de extrema necesidad”.

SU USO EN OTROS DEPORTES
El Ojo de Halcón nació en el tenis, pero ha ingresado con éxito a deportes como el cricket, el vóley, el rugby y el fútbol, sobre todo para determinar si una pelota ingresó o no al arco y fue gol.

Sin embargo, su uso en este terreno era básicamente para la televisión, pues los jueces lo usaban tímidamente. Hasta que llegó el famoso VAR, que ha venido a revolucionar este deporte.

Según Aramburú, también fanático del fútbol, el Hawk-Eye o FoxTenn o tecnologías similares que se apliquen al deporte, deberían usarse ya para determinar si una pelota fue gol, si un balón salió, si hubo o no posición adelantada, “pues su precisión es del 100%. Esto debería mostrarse, como en el tenis, de inmediato en las pantallas gigantes de los estadios y en la señal de televisión, para que los espectadores certifiquen que lo cobrado fue justo, que si hubo aunque sea un milímetro de posición adelantada, la decisión del juez de cobrarla está justificada”.

“En jugadas de contacto como un penal o un foul, yo todavía dejaría eso en criterio del árbitro, pues requieren una interpretación”, sostiene.

Como vemos, el deporte está cambiando gracias a la tecnología, y hoy cada vez es más justo. No olvidemos, eso sí, que esta revolución nació en el tenis.

Contenido patrocinado por: Lexus Logo