TECNOLOGíA

Estrés: ¿por qué los videojuegos nos ayudan a aliviarlo?

Estrés: ¿por qué los videojuegos nos ayudan a aliviarlo?
Redacción ContentLab
Martes 20 de agosto del 2019

Los videojuegos han invadido nuestras vidas y hoy es impensable imaginar nuestra existencia sin su presencia.

Si en la antigua Grecia, las Olimpiadas eran el evento que atraía multitudes, y en Roma era el Coliseo donde la masa encontraba diversión; en el siglo XX las canchas de fútbol se convirtieron en los espacios donde se desarrollaban las batallas rituales entre “rivales” encarnizados.

Sin embargo, en el siglo XXI, más individualista y copado por la tecnología, la diversión de millones de personas se ha trasladado hacia las consolas de los videojuegos.

UN DEPORTE MUY RENTABLE
Estos artilugios tecnológicos son tan populares, y tienen tantos practicantes, que se organizan certámenes mundiales con competidores de todo el orbe.

Tanta es su repercusión e impacto que, por ejemplo, el último ganador del famoso y popular Fortnite, (que tiene más de 250 millones de jugadores regados por el mundo), un joven estadounidense de 16 años conocido como Bugha, recibió tres millones de dólares por derrotar a sus rivales en el campeonato mundial desarrollado la última semana de julio.

La cifra causó impacto no solo por el monto repartido (el segundo lugar del Campeonato Mundial de Fortnite recibió 1.8 millones de dólares, y el tercero, 1.2 millones) sino también porque lo ganado por Kyle Giesdorf (nombre real de Bugha) superó en 20 mil dólares a lo recibido por el último ganador de Wimbledon, el croata Novan Djokovic, quien por derrotar al mítico Roger Federer en la final del certamen de tenis más prestigioso del mundo, recibió 2 millones 980 mil dólares.

La mamá de Bugha se ha mostrado feliz por los logros de su hijo. Contó a la prensa que su hijo Kyle juega videojuegos desde los tres años, y que “invierte entre ocho y 10 horas al día” en ellos.

Quizás por esta razón, muchos asocian a los videojuegos con la ludopatía, la violencia y la adicción, pero hay especialistas que afirman que, bien utilizados, son perfectos para quitarnos el estrés. O al menos aliviarlo.

VIDEOJUEGOS ANTIESTRÉS
Para hablar de los beneficios de los videojuegos, consultamos al psicólogo Alejandro Perea quien, además de ser un amante de las consolas, tiene un MBA de la Universidad de Cambridge y es docente de ESAN y de la UPC.

“Tradicionalmente, los videojuegos se han asociado a la violencia o a la ludopatía, pero tienen también efectos positivos en las personas que los juegan, ya sea habitual u ocasionalmente. Estos beneficios son básicamente de dos tipos: cognitivos y emocionales”, asegura Perea.

Lo cognitivo está asociado con la inteligencia, y lo emocional a nuestro desenvolvimiento personal y social. “Sus beneficios cognitivos van por el lado de que mejoran la atención, específicamente la ‘atención selectiva’, ya que los jugadores suelen necesitar menos recursos cognitivos o ‘energía mental’ para prestar atención a determinados estímulos por tiempos prolongados. Esta condición es ajena a quienes  no practican algún videojuego”, comenta el especialista.

“Otros beneficios cognitivos son mejora de la memoria y facilidad para el multitasking o hacer varias tareas a la vez”, prosigue el experto.

¿Y qué beneficios emocionales tienen los videojuegos?, le preguntamos. “Tienen que ver con el placer y la relajación que proveen al jugador, que en momentos de mucho estrés permiten una mejor salud mental. De hecho, no es raro encontrar consolas de videojuegos en salas de recreación que las empresas suelen disponer para sus trabajadores”, enfatiza Perea recordando los emblemáticos casos de Google, Facebook y otras empresas tecnológicas.

Fernando Ortiz, abogado especialista en finanzas de uno de los bancos más importantes del país y aficionado de los videojuegos, hace énfasis en este terreno. “Yo juego Overwatch y FIFA 2019. Overwatch lo juego en línea. Me saca de los problemas cotidianos, me desestresa y eleva mi espíritu competitivo al enfrentarme a muchos rivales desconocidos”, asegura.

Luego nos habla de FIFA. “Lo practico con amigos, unas dos veces a la semana, y me sirve como mecanismo de relajación y de sociabilización. Es verdad que los minicampeonatos que organizamos nos toman dos o tres horas, pero es como si fuésemos a un estadio a ver un partido de fútbol. Pero sin la frustración de ver un mal encuentro”.

Perea, hace énfasis en este punto: “algunos videojuegos fomentan el trabajo en equipo y la colaboración, así como el desarrollo de habilidades sociales para negociar roles y crear comunidades en torno a los juegos”.

Como todo en la vida, hay que ir con moderación. Los videojuegos se pueden convertir en un vicio, pero también en un motor de nuestra inteligencia y habilidades sociales y, por qué no, si somos lo suficientemente diestros, convertirnos en millonarios, como Bugha, el joven talento de Fortnite.

Contenido patrocinado por: Lexus Logo