AFP: se recuperó casi toda la rentabilidad perdida por COVID-19
ZONA HABITAT

AFP: se recuperó casi toda la rentabilidad perdida por COVID-19

Redacción ContentLab
Viernes 03 de julio del 2020

AFP: se recuperó casi toda la rentabilidad perdida por COVID-19

En declaraciones al diario Gestión en marzo de este año, Diego Marrero, gerente de Inversiones de AFP Habitat, había señalado que “la historia nos ha enseñado que en periodos de crisis extremas como la de hoy, después vienen rebotes fuertes”. Hoy, el escenario es bastante más positivo que tres meses atrás.

¿Estamos frente al rebote que se esperaba?
Sí, el rebote en la rentabilidad de los activos financieros durante los meses de abril, mayo y junio ha sido bastante fuerte. Casi toda la caída en el valor producida por los efectos negativos del coronavirus ya se recuperó. Por ejemplo, en lo que va del año, los índices bursátiles de Estados Unidos ya están muy cerca de mostrar retornos positivos. Algunas bolsas todavía no se han recuperado del todo, como la de Perú u otros países emergentes, pero están en esa tendencia. La caída de marzo fue mucho más fuerte de lo que debería haber sido, porque en ese momento primó la incertidumbre sobre qué iba a pasar con las economías y hasta dónde iba a llegar el coronavirus. No se conocía el nivel del estímulo que iban a dar los gobiernos ni el tiempo que las economías iban a estar cerradas. Lo que se tiene ahora es una situación mucho menos incierta, y por eso hemos visto que los mercados han rebotado bastante.

¿Qué efecto ha tenido este rebote en los fondos de los pensionistas?
La recuperación de la rentabilidad de los fondos de los afiliados ha sido muy fuerte. El peor momento fue en la última semana del mes de marzo, en donde los fondos registraron caídas de 10%, en promedio. Ahora los portafolios han recuperado casi el 90% de toda esa caída y están muy cerca de ponerse positivos en lo que va del año. Pero si tomamos en cuenta los últimos 12 meses (lo cual incluye la caída del marzo de este año), la rentabilidad de los fondos administrados en el sistema está en promedio está por encima de 2%.

¿Será posible cerrar el año en azul?
Es muy probable, esa es la tendencia, pero depende de cómo evolucione la economía global, y eso depende mucho de hasta qué punto van a continuar los efectos negativos del coronavirus. Y ahí hay temas muy importantes, como en qué momento se descubrirá la vacuna o el tratamiento del virus. Hasta el momento los mercados han rebotado en gran parte debido a las políticas económicas de los gobiernos a través de estímulos fiscales y monetarios. Los estímulos fiscales tienen que ver con subsidios y reducción de impuestos a las personas y empresas que han visto interrumpidos sus ingresos por la paralización de la actividad económica.

Por otro lado, los estímulos monetarios tienen que ver con recortes de tasas de interés e inyección de liquidez. Lo que se ha hecho con estos estímulos es comprar tiempo para que la economía no colapse, y hasta el momento está dando resultados, pero esto tiene un límite. Si no se llega a descubrir una vacuna pronto, todos estos estímulos van a quedar sin efecto y la economía puede colapsar. Ahora, no es lo que se espera, porque hay muchos laboratorios mostrando avances positivos en el tratamiento y vacunas contra el virus. En la medida en que esto se logre, las economías deberían reflotar, disminuyendo el desempleo y recuperándose la producción. Además, se han hecho avances importantes respecto a tratamientos y capacidad hospitalaria. En caso fuera un virus con el que tengamos que convivir más tiempo, ahora estamos más preparados para hacerle frente. Es un virus nuevo, se ha aprendido mucho desde que inició la pandemia global.

¿Qué decisiones ha tomado el equipo de inversionistas de Habitat para superar esta crisis?
En el peor momento de la crisis (en marzo), todos los activos cayeron más o menos igual, lo que no hacía sentido, pues no todas las compañías verían afectados sus ingresos de manera similar. Lo que se hizo fue recomponer el portafolio para invertir más en aquellos activos que habían caído de valor de manera injustificada y que, de la misma forma, tendrían un rebote más rápido en su valorización. Esto suele pasar en todas las crisis financieras, y la selectividad es la clave.

En un primer momento vendimos los activos que podrían ser más vulnerables ante la pandemia y nos concentramos en los activos más defensivos, que tenían mejores perspectivas de ingresos y que, por lo mismo, eran justamente los que no debieron caer tanto de valor. Por ejemplo, una economía como la de Brasil, en donde había un mal manejo de la crisis, inestabilidad política, problemas de desbalance fiscal y alta dependencia al contexto internacional, debería estar en peores condiciones que una economía como la de China, en donde el virus ya estaba siendo controlado y donde el manejo económico es mucho mejor. En un contexto en donde los activos de ambos países habían caído casi igual, hacía sentido vender Brasil y comprar China, por ejemplo.

Luego, cuando se tenía más información sobre los planes de reactivación económica por parte de los países, reposicionamos el portafolio hacia los activos que más se deberían de beneficiar con ello.

Los portafolios son dinámicos, y hemos tomado decisiones acertadas en este contexto de incertidumbre, lo que nos ha permitido mantener el liderazgo en rentabilidad.

¿Es tiempo de volver a invertir, por ejemplo, en fondos de mercados emergentes?
Sí, por supuesto. En general, es rentable invertir con miras en el largo plazo (cinco años o más). Sin embargo, hay momentos en donde conviene tomar riesgos, y eso es cuando los activos están baratos. Hay muchas razones para estar optimistas, como la expectativa de una solución al virus, la continuación de los estímulos monetarios y fiscales de los gobiernos (que generan una revalorización de los activos), los precios de algunos activos están sobrecastigados, etc. Pero también hay que mirar de cerca los riesgos, como pueden ser una segunda ola de contagios que no logre ser contenida, problemas de desbalances fiscales en los países, desborde de la inflación, entre otros.

¿Qué recomendarías al afiliado que está indeciso respecto a en qué fondo colocar su dinero?
La recomendación es permanecer dentro de su perfil de inversión. El afiliado tiene que tener en cuenta dos cosas: su horizonte de inversión (cuánto tiempo falta para su jubilación) y su aversión al riesgo (es decir, qué tan tolerable es a ver caídas de corto plazo en su fondo). Si tu horizonte de inversión es largo (si eres una persona que tiene 25 años, por ejemplo), deberías estar en el Fondo 3. Por otro lado, si eres una persona próxima a jubilarse, deberías estar en el Fondo 1. Y si estás cerca a los 45 o 50 años, deberías estar en el Fondo 2. Cambiarse de fondo en función a la coyuntura es muy riesgoso y no es recomendable

¿La recuperación que se está viviendo genera un buen clima para motivar los ahorros voluntarios en AFP?
Yo diría que los portafolios de las AFP son el mejor vehículo de inversión para un inversionista peruano, porque accede a un portafolio diversificado por país, moneda y clase de activo, e invierte en activos que no están disponibles al público. En el largo plazo, el fondo de pensiones ha tenido rendimientos bastante altos. El promedio del Fondo 2 en los últimos 25 años está por encima del 10% anual, difícilmente vayas a ver ese retorno en otra alternativa de inversión diversificada.

 

PUBLIRREPORTAJE

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT