PERFILES

"La transformación digital implica una transformación cultural"

Redacción ContentLab
Lunes 17 de febrero del 2020

Transformación digital es probablemente el concepto que más han escuchado los ejecutivos en los últimos años, aunque no siempre se entienda claramente. Se trata no solo de digitalizar procesos internos de las compañías: a decir de Carlos Rojas Reyes, Cloud Solution Architect & Digital Transformation Advisor de Microsoft, es un cambio en el ‘mindset’ de la cultura organizacional, convirtiendo una empresa tradicional en una firma digital desde el ADN.

Hablamos, pues, de un cambio estructural que exige un plan que vaya más allá de la asimilación de nuevas tecnologías y logre que cada colaborador cambie de ‘chip’. En esta entrevista, Rojas comparte las claves que diferencian a aquellas empresas que se transforman de las que solo se digitalizan.

¿Hay sectores a los que, a estas alturas, les cuesta convencerse de la necesidad de transformar sus procesos, servicios o modelos a lo digital?
Históricamente, el Estado es el menos propenso a estos cambios, pero incluso dentro del gobierno hay organismos que están liderando la transformación. En general, cada vez es menos difícil convencerlos de esta necesidad.

¿Por qué hay empresas que, por muy tecnológicas que sean, tienen procesos internos lentos, con mucho papeleo, o incluso complejos para el usuario final?
La transformación digital, aunque lleve la palabra ‘digital’ y suene mucho a tecnología, depende en realidad de tres factores: tecnología, procesos y personas. Es decir, solo con tecnología no vamos a poder avanzar, porque son los procesos los que se deben agilizar, y son las personas quienes los lideran y ejecutan. Al final del día, una organización es un conjunto de personas, y estas personas son las que tienen que ser más ágiles.

¿Esta transformación es lo mismo que la digitalización de procesos?
La digitalización es un componente de la transformación digital; por ejemplo, una política de cero papel. Pero la transformación digital también implica una transformación cultural. Entonces, en digitalización, vemos por ejemplo que se usa tecnología y se mejoran procesos; y está bien, aunque de lo que se trata es de cambiar el ‘chip’ de las personas como embajadoras y promotoras de formas más ágiles de ejecutar los procesos. Por otro lado, cuando se digitaliza, se hace con una parte de la empresa. En cambio, la transformación digital abarca a toda la compañía.

¿Qué son las metodologías ágiles y cómo ayudan a los procesos de transformación?
Como hablamos, la transformación digital es tecnologías, procesos y personas. Para cada uno de estos componentes hay metodologías, herramientas y soluciones. En la parte de procesos, las metodologías ágiles nos permiten adaptarnos a la incertidumbre del mundo en que vivimos. Consisten en no planificar sobremanera y no pensar en el largo plazo como un proyecto tradicional. La idea es hacer iteraciones relativamente pequeñas y, en cada una de ellas, hacer planificación, ejecución y reaprendizaje de esa iteración. Y luego volver a planificar y ejecutar.

¿Y has conocido casos de empresas que dicen ‘aquí trabajamos así’, pero claramente no sucede?
Sí, suele pasar bastante. Es que muchas organizaciones grandes donde se ha iniciado este proceso tienen un Centro de Excelencia (o el nombre que le pongan) que, si bien puede trabajar muy ágilmente, no permea al resto de la organización. Por ejemplo, en Microsoft somos más de 100 mil empleados en todo el mundo y hemos logrado esa transformación no a través de un Centro de Excelencia, sino transformándonos todos en paralelo.

¿Cuáles son las tecnologías que las empresas deben usar, de cara a la transformación de negocios?

La computación en la nube democratiza el acceso a la tecnología, porque permite que cualquier persona u organización haga uso de los recursos más avanzados. Las otras tecnologías son la analítica de datos y la Inteligencia Artificial; pueden sonar muy complejas, pero gracias a la computación en la nube se puede acceder a soluciones que hagan uso de estas herramientas, sin tener que contar con un grupo de científicos o matemáticos. La buena noticia es que no hay que crear un centro de innovación: la tecnología Cloud permite a las empresas acelerar su transformación con soluciones muy personalizadas.

A estas alturas, ¿consideras que hay empresarios o empresas reacios a estas transformaciones?
Muy poco. La verdad es que todos, en mayor o menor medida, estamos relacionados con el uso de estas tecnologías al pedir un taxi, ver televisión, escuchar música, pedir comida o hacer uso de nuestro dinero. Ya no es ni siquiera un tema de edades o de nivel educativo.

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT