PERFILES

“Hoy hacemos desde marketing digital hasta campañas de 360º”

“Hoy hacemos desde marketing digital hasta campañas de 360º”
Redacción ContentLab
Lunes 26 de agosto del 2019

Luciana Olivares, egresada de la carrera Ciencias Publicitarias del IPP, con estudios de postgrado en Berlin School of Creative Leadership y Stanford Graduate School Business, conversa con los gerentes generales de las empresas para recordarles qué representan las marcas que lideran, en busca de aquel propósito que las reconecten con sus audiencias. A través de Boost y Bolt, agencias de marketing y publicidad en las que ella es CEO, define estrategias a partir de los insumos que salen en lo que denomina ‘terapias de marca’. En estas, literalmente, se trata de sentar en el diván a las marcas para saber lo que les pasa, buscar soluciones y aprovechar las oportunidades.

¿Cómo es sentar a una marca en el diván para hacerle una ‘terapia’?
Yo he pasado por terapias, porque sé a veces las personas pasamos por situaciones difíciles, en las que necesitamos que una persona, desde afuera, nos acompañe en la búsqueda de soluciones. Lo mismo pasa con una marca, que en algún momento se pierde en el día a día de las cosas que hacemos. Ahí es importante que alguien, desde afuera, nos ayude a entender el producto, que a veces las personas a cargo olvidan qué representa. Es decir, tienes al fundador, al gerente general, al gerente de marketing, y toda una plana de ejecutivos de alto nivel, y resulta que cada uno posee una idea diferente de lo que representa la marca.

Pero, como la marca no se puede sentar en el diván, ¿quiénes deben estar en la terapia?
Deberían estar todos los integrantes de la alta dirección. Pero no siempre pasa. Principalmente debe estar el gerente general, porque es clave que esté involucrado en este proceso desde el inicio. Eventualmente este viene acompañado de su gerente de marketing, quien es el que hace la bajada. En el mundo del emprendimiento, el ‘startapero’ es el dueño.

¿Cómo se pasa en una empresa de tener 1 persona a liderar un equipo de 22?
Comencé de cero, haciendo terapias de marca. Ese era, por decirlo, mi ventaja diferencial. No existía nadie que ofreciera eso. Quizá era un tema de posicionamiento, pero también me interesaba meterme mucho en el mundo del emprendimiento, hablar con emprendedores que están pasando por esta etapa, que claramente tiene presupuestos chiquitos y por ende más retadores. Pero ese enfoque llamó la atención de empresas más grandes, que querían que les aplique la misma metodología. Y así, rápidamente, más empresas empezaron a llegar. Hoy hacemos todo, desde marketing digital hasta campañas de 360º.

¿Qué es lo que más disfrutas de esta etapa de tu carrera?
Una de las cosas que de verdad más me gusta es regresar de almorzar, encima vivo a dos cuadras de mi oficina, con mi perro, regresando al trabajo. Es una cosa que me colma en esta nueva etapa.

¿Cómo eliges a las personas que trabajan contigo?
Es difícil, de hecho, lo que a mi antes me pasaba era que contrataba gente que me caía recontra bien. Bastaba con que sintiera que había cierta química para que yo diga “contratado”. Pero así me he dado varios chascos, porque creo, en el fondo, que antes elegía perfiles muy parecidos a mí, y eso es lo que a veces las personas solemos hacer, sobre todo cuando en tus emprendimientos no tienes a un gerente de RR.HH. para que te haga las pruebas y todo. Es tu feeling y tu olfato, y de verdad ahí he recontra patinado.

¿Cómo hacer ahora?
Trato de buscar a gente muy distinta a mí y no la entrevisto solo yo. Tengo tres filtros que son lo opuesto a mí. O sea, yo soy más vehemente, más apasionada y busco más bien que las personas que entrevisten y revisen los perfiles sean más estructurados, súper objetivos y pragmáticos. No es que no busque personas que no sean creativas, pero trato de que pasen por estos otros filtros para que no sea yo la que esté buscando constantemente.

¿Qué sientes que este mundo del emprendimiento aporta a las empresas más tradicionales?
Varias cosas. Creo que rapidez, sin duda, el poder trabajar con presupuestos súper ligeros, el hambre que pueda tener un startup, el entender que trabajas de manera colaborativa todo el tiempo, porque si no estás muerto, el buscar perfiles distintos a ti, etc. Y te diría lo más importante: esta sensación de supervivencia diaria.

¿Qué es ser un emprendedor para ti, teniendo en cuenta que vienes del sector corporativo?
Estoy muy orgullosa de ser emprendedora. Mira, todos los días uno elige ser empresario, porque si yo mañana bajo los brazos, es un día perdido de todos, de mi negocio, de cómo vamos avanzando y creo que las empresas muchas veces las empresas grandes y más tradicionales, como no tienen esa necesidad de supervivencia, porque en ellas los gerentes se apoyan en todo un equipo de personas, se relajan y olvidan esa hambre que tenían al inicio de sus carreras. Si un emprendedor se relaja en 30 días puede acabar todo. Eso no pasa en la empresa grande. Eso es algo muy importante que la empresa convencional debería entender y aplicar.

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT