PERFILES

“La reinvención es un camino a algo que puede ser mejor”

“La reinvención es un camino a algo que puede ser mejor”
Redacción ContentLab
Lunes 09 de marzo del 2020

Lucky es una empresa de BTL que se fundó hace más de 30 años, inicialmente como proveedora de servicios para Alicorp, donde había trabajado su fundadora, Lucrecia Carrión. Hoy, Lucky está presente en Perú, Ecuador y Bolivia, y cuenta con más de seis mil colaboradores.

En 2014, Zaid Arauco, abogada de profesión, llegó a esta empresa como directora comercial. A pesar de que construyó una exitosa carrera en el derecho público –en entidades tan importantes como la PCM y Promperú–, tener contacto con el marketing despertó en ella un interés por promover marcas. Tras una entrevista con Juan Carlos Carrión, hermano de Lucrecia, Zaid ingresó como directora comercial. Se trataba de un rubro totalmente nuevo para ella, pero que respondía a su sed de retos y reinvención.

¿Cómo ingresa una abogada a una empresa de ‘trade marketing’?
Me gustaba mucho el servicio público. Empecé trabajando en la Defensoría, la PCM, el Ministerio de Trabajo y Promperú, donde conocí el marketing y me encantó. Allí tuve un primer encuentro con Lucky, pero no llegamos a concretar nada. Luego pasé por ADEX y Apega, antes de que se abra otra vez una puerta en Lucky. Juan Carlos (Carrión), quien me entrevistó, se quedó con una buena imagen de mí y me llamó. En Promperú conocí una parte del marketing y seguí por ahí en otras empresas, aunque nunca vi ‘trade marketing’. Pero me gusta cambiar y transformarme, por eso entré, y ya tengo cinco años.

¿Te ayudó el derecho en las posiciones que has ocupado en marketing y ventas?
El derecho te da una estructura mental, es muy lógico. No hay mucho de eso en el marketing. Creo que más me ayudó mi formación integral en la universidad. 

¿Cómo decides cambiar de rubro?
Es muy difícil pedirle a alguien de 16 años que decida a qué se va a dedicar toda su vida. No sabía qué estudiar y me gustaba la filosofía y la literatura, pero la verdad es que no tenía talento. Eso me frustró, así que decanté por el Derecho. Pero, como son las experiencias las que a veces definen tu carrera, me encontré con el marketing y me enamoré.

¿Por qué no estudiaste Literatura?
Leía mucho desde chica y me gustaba escribir. Entré a un taller de creación literaria y el profesor pidió textos para que los compartamos y comentemos. Lo llevé y recuerdo que, cuando me lo devolvió, me preguntó “¿qué es esto?”. Sentí una cosa en el estómago. Seguí escribiendo, pero ya no me provocó seguir la carrera. 

¿Sigues dedicando horas a la lectura?
No como quisiera. Pero no solo por el trabajo: tengo un emprendimiento con mi esposo, el restaurante ‘El gran combo. De lunes a viernes soy directora comercial 12 a 14 horas y los sábados y domingos atiendo mesas. Siempre me gustó la gastronomía y los vinos, pero mi esposo, que es un sibarita, llevó este gusto a otro nivel. Hoy voy mucho a restaurantes y visitamos bodegas de vinos y zonas productoras de vid.

¿Tienes alguna preferencia de vinos? 
A veces la gente se siente en una situación incómoda al elegir un vino. Deberían ser para disfrutar, no para complicarte. Cuando voy a un restaurante, le pregunto a la persona que atiende y, como conozco de cepas, veo qué queda mejor con el plato que pido. O también puedo dejarme llevar por la recomendación.

¿Tinto o blanco?
Blanco. Será por las comidas, el clima… A mí los tintos me gustan, pero prefiero los blancos. En términos de variedades, depende de lo que como, pero me gustan frescos. Si como un cebiche, puede ser un sauvignon blanc; con quesos, un chardonnay; o un albariño, si estamos con otros pescados. Hay muchas variedades y muchos países de origen para escoger.

¿Qué recomendarías a quienes quieren explorar otras líneas de carrera, pero no se atreven?
Primero, que vean si les apasiona. Si ese es el caso, difícilmente van a poder evitar no hacerlo. A veces es un cambio tan orgánico que ni te das cuenta. Por eso, se trata de dar el salto sin miedo. La reinvención profesional no es el fin, es un camino a algo que puede ser mejor.

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT