PERFILES

“Quien no se haya equivocado es porque nunca hizo nada”

“Quien no se haya equivocado es porque nunca hizo nada”
Redacción ContentLab
Lunes 19 de agosto del 2019

A diferencia de otros expertos en riesgos dentro del sector bancarioBruno Novella no solo se ha desempeñado en este rubro, sino que ha asumido diversas posiciones, como banca comercial, banca personal, llegando a ser CEO en una entidad financiera.  Hoy, desde su posición de gerente de Riesgos en Banco Falabella Perú, Bruno analiza diversos riesgos, empezando por los operacionales hasta los financieros. Con tanta experiencia en este rubro, afirma haber desarrollado una filosofía que aplica tanto a su vida laboral como personal: los riesgos calculados. Y, para evitar el estrés que demanda una división tan exigente, practica el running para mantener la mente despejada.

¿Qué encuentras en el running en particular?
Cuando comienzas a veces estás abrumado, con un montón de problemas en la cabeza. Y, conforme vas corriendo y encuentras tu ritmo, los problemas se van yendo y llega un momento donde solo corres: es como tu momento para estar contigo. Por eso prefiero correr solo. No tengo que estar necesariamente conversando con alguien, es mi momento para estar conmigo. Ya he participado varias carreras. He hecho varias 10 K y 5 K. Me gusta, me relaja un montón. No pretendo correr a la velocidad de Gladys Tejeda, pero corro.

¿Y eres de los que solo corren o que se especializan y se involucran de verdad con la disciplina?
Soy de los que se involucran. De hecho, me metí a Perú Runners, y ahora soy parte de su escuela. En términos de equipamiento, corro con unas zapatillas especializadas para este deporte. No las venden acá, las conseguí en Panamá en un viaje. Son súper buenas para personas con sobrepeso, porque estás hechas para proteger las rodillas.

¿Cuál es la diferencia entre estas zapatillas especiales y una normal?
Son zapatillas especialmente diseñadas para gente que corre. La suela es mucho más ancha que la normal. En ese sentido, en casi cualquier deporte encuentras juguetes para adultos. Se pueden encontrar un montón de instrumentos específicos para cada deporte. Antes de eso jugaba tenis y, en términos de raquetas, hay todo un mundo. Lo mismo en indumentaria.

¿Te gusta más correr solo, en pareja, con amigos?
Prefiero correr solo. Cuando tengo que entrenar con los chicos de Perú Runners, hacemos las dinámicas con el coach, pero hay sesiones de entrenamiento y de kilometraje. Las de kilometraje prefiero hacerlas solo.

Administrar los riesgos de un banco debe ser estresante.
Lo has dicho bien. Mucha gente cree que la gente de riesgos es adversa al riesgo. Pero mi negocio no es ser adverso al riesgo, sino administrar los riesgos, y para eso tienes que conocerlos, medirlos y ver cómo los mitigas o controlas. Tienes un nivel de estrés propio, pero que no es, digamos, ni más ni menos intenso que el que viven los de las áreas comerciales o de tecnología. Cada uno en su rubro tiene su propio nivel de estrés.

¿La gente que te conoce te abruma preguntándote cómo se comportará la economía?
A veces te preguntan eso. Pero, en general, a la gente de riesgos, nos identifican como los malos de la película, como los que les dicen no a los créditos, ese es el cliché. Sin embargo, la pregunta típica es cómo se comportará el tipo de cambio, si va a subir o bajar. Yo les digo algo: si lo supiera, probablemente ya no estaría aquí, ya me hubiera vuelto multimillonario. El que tenga la capacidad de predecir eso se haría rico. Lo puedo intuir, pero predecirlo a 90 días es casi imposible.

¿Qué lecciones financieras compartes desde tu posición con los amigos?
Lo que suelo preguntarte, si vas a tomar un crédito, es para qué lo vas a tomar. Mucha gente pregunta si se endeuda en soles o dólares. Eso depende. Si te vas a comprar una casa y ganas en soles, hazlo en soles y no tomes un riesgo adicional. Si me preguntan cómo será el tipo de cambio, dependerá de cuántos dólares quieres comprar. Una cosa es comprar 100 dólares y otra son 100.000 dólares. Ahí tendrás que ser más cuidadoso con tu estimación.

¿Qué recomiendas a la hora de tomar o planificar riesgos?
Una cosa es planificarlos y otra es tomarlos. Lo peor que se puede hacer es tomar una decisión sin saber qué riesgos estas enfrentando. Si cuando haces la evaluación de riesgos, de una manera razonable, y luego asumes embarcarte en ellos a conciencia, sabes lo que te puedes esperar. El problema es cuando vas con los ojos vendados sin saber.

¿Eso se puede aplicar a la vida no?
Por supuesto que sí. Mi filosofía es asumir riesgos calculados, ten en cuenta que este es el sexto banco en el que trabajo. Tanto en lo profesional como en lo personal, debes buscar los riesgos calculados, es decir, informarte bien de los posibles riesgos que vas a afrontar.

¿Fuiste así de pragmático al tomar la decisión de casarte, por ejemplo?
Casarse siempre es un riesgo (risas). En mi caso, gracias a Dios, voy a cumplir 14 años de feliz matrimonio. Ahora, recuerdo que, cuando mi esposa estaba embarazada de mi primera hija, decidimos comprarnos un depa. Vivíamos muy bien, pero no teníamos patrimonio en ese momento. Nos dijimos: viene una criatura al mundo, comprémonos un departamento. Y así nos embarcamos en la compra de una propiedad, en el que técnicamente no tenía claro cómo lo iba a pagar, pero sabía que tenía que hacerlo. Entonces ese fue un riesgo en mi vida personal que asumí, el tomar un crédito hipotecario con todo lo que significa, y después cuando estaba embarcado vi más o menos cómo tenía que orientarme, y lo saqué adelante.

¿Qué le aconsejarías a la gente que va a analizar los riesgos de su vida?
Que no se lo tome tan en serio. Uno toma siempre decisiones con información limitada. Hay gente a la que le gustaría tener la información perfecta para tomar la decisión, y se pasa la vida sin tomar la decisión. Yo prefiero tomar una medida que pueda ser equivocada en el futuro, pero que en el momento cero se veía bien con la información hasta ese momento. Es preferible hacer cosas que no hacerlas. Se trata de aprovechar las oportunidades, aunque no haya suficientes datos.

¿Y si te equivocas?
La vida continúa. El que no se haya equivocado alguna vez es porque nunca hizo nada.

Fotos: Paola Flores

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT