Redacción ContentLab
Viernes 17 de enero del 2020

[FOTOS] Centro Histórico de Lima: 6 rutas que debes recorrer

Nuestra capital, la antigua Ciudad de los Reyes, cumplirá 485 años de fundación. Convertida hoy en una gigantesca metrópolis de más de ocho millones de habitantes, hubo un tiempo en el que su destino se decidía en lo que hoy conocemos como Centro Histórico, un espacio cargado de balcones coloniales, palacetes de estilo europeo y conventos imponentes, reconocido en 1988 como Patrimonio de la Humanidad.

Lima es mucho más que su terrible tráfico”, reivindica el experto en marketing Marco San Miguel, director de la web Aventuras Limeñas. Con esta frase trata de llamar la atención sobre el gran número de atractivos que posee la ciudad y, específicamente, el Centro Histórico de Lima, con su hermosa arquitectura colonial y republicana.

Es fácil para el historiador Marco Antonio Capristan Núñez, director de la página de Facebook Pinceladas Limeñas, mencionar los puntos más visitados en el centro: la Plaza de Armas (donde se fundó Lima) y su Catedral, las Catacumbas de la Iglesia San Francisco, la Basílica de Santo Domingo y el Parque de las Aguas.

Para Capristan, sin embargo, estos son solo la punta de un ‘iceberg’ con un sinnúmero de atractivos poco conocidos. ¿Por qué? En primer lugar, considera, porque hace falta más seguridad. A ello se suma una escasa difusión y, en algunos casos, una deficiencia en el mantenimiento. Los tesoros de Lima están a la vuelta de la esquina, pero hay que saber dónde buscar.

RUTAS PARA RECORRER
Ambos expertos nos brindan sus recomendaciones para hacer nuestra propia ruta y conocer un poco más de cerca nuestra ciudad.

1. La Lima de Pizarro. ¿Sabías que los restos de Francisco Pizarro fueron descubiertos recién en el siglo XX? Actualmente se encuentran en la Basílica Catedral de Lima, luego de ser encontrados fortuitamente en 1977, cuando se realizaban trabajos de mantenimiento en la Catedral. Los interesados en conocer más de cerca su figura pueden visitar también el Parque de la Muralla, donde se ubica la única estatua ecuestre de Pizarro, creada por el escultor Charles Ramsey.

2. Iglesias con historia y arquitectura. Más allá de la Catedral de Lima, existen otras sedes religiosas que guardan mucha historia y un gran legado arquitectónico. Por ejemplo, la Iglesia San Agustín, en el cruce de los jirones Ica y Camaná, una impactante obra de estilo barroco churrigueresco. Otra parada interesante es la Iglesia San Pedro, una de las mejor conservadas en el país, recordada por ser el escondite del general Andrés Avelino Cáceres tras perder la batalla de Miraflores.

3. El pequeño Manhattan peruano. Entre las décadas del 20 y el 30, el presidente Augusto B. Leguía pretendió desarrollar en Lima un centro financiero similar al Wall Street de Nueva York. Se determinó una zona bancaria entre los jirones Carabaya y Miró Quesada, donde se ubicaron edificios del Banco Italiano y la sede original del Banco de Crédito. Donde hoy se ubica la Universidad Nacional de Música (ex Conservatorio) funcionaba el Banco Hipotecario del País y, previamente, el Banco Alemán. En la zona también figura el antiguo edificio Wiese, rehabilitado por Arte Express. Asimismo, el edificio donde hoy está la SUNAT fue por esos años la Compañía de Seguros Italia.

4. La Lima más parisina. Con su elegante estilo afrancesado, la Plaza San Martín se inauguró en 1921, en el marco del centenario de nuestra independencia. La construcción de esta joya arquitectónica tomó cerca de 45 años. La rodean 12 edificios con una uniformidad arquitectónica única en Lima. El primero de ellos es el Giacoletti, inaugurado en 1912 como la principal confitería de Lima y echado a perder en 2018, cuando un incendió lo consumió. El último en construirse fue el Encarnación, de los años 50. La avenida La Colmena, conectada con la plaza, recibió también influencia del estilo francés.

5. La avenida aristocrática. En la década del 20, buscando un espacio exclusivo para los más adinerados de Lima, se construyó el Paseo Colón, en honor del descubridor de América, Cristóbal Colón, cuya estatua se colocó en el lugar. Allí, los Wiese, los Molina y los Aspillaga (la familia con mayor poder económico a inicios de siglo) construyeron inmensas casonas en las que vivieron hasta los años 40, cuando se trasladaron a barrios como Miraflores o San Isidro. Se trata de palacetes, casas-quinta y chalets de estilo europeo.

6. El santuario patriótico. Un lugar que todo peruano debe visitar es el Panteón Nacional de los Próceres, donde se encuentran los restos del Mariscal Ramón Castilla, Hipólito Unanue y Faustino Sánchez Carrión, así como de José de la Torre Ugarte, Toribio Rodríguez de Mendoza, Bernardo Alcedo y Andrés Rázuri. Está ubicado entre las esquinas de la avenida La Colmena con el jirón Azángaro, en el Parque Universitario, donde antes se ubicó la iglesia del Real Colegio de San Carlos.

Como puedes ver, en cada esquina del Centro Histórico hay un espacio que, visto con nuevos ojos, revela parte del pasado sobre el que se construye nuestro país. ¿Qué esperas para conocerlos?

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT