Día del No Fumador: 3 métodos probados para dejar de fumar
ESTILO DE VIDA

Día del No Fumador: 3 métodos probados para dejar de fumar

Redacción ContentLab
Viernes 29 de mayo del 2020

Día del No Fumador: 3 métodos probados para dejar de fumar

Este domingo 31 de mayo, Día del No Fumador, es propicio para recordar qué tan dañino es este hábito y plantearnos, de una vez por todas, dejar el tabaco en el pasado. A decir de la Organización Mundial de la Salud (OMS), este es un buen momento para hacerlo. Las razones son muchas: incrementa la potencia de cuadros críticos en males al corazón o los pulmones, si se contrae el coronavirus; debilita nuestro sistema inmune, por lo que también repercute en las infecciones respiratorias, incluida la neumonía; y es un factor de riesgo para el contagio de COVID-19, ya que los fumadores se tocan la boca y la nariz más que el resto. 

Pero, ¿cómo hacerlo? Existen decenas de sustitutorios para todas aquellas personas que podrían estar buscando dejar el cigarro. Si bien cada vez se usan menos, están los parches de nicotina, pero también es posible encontrar aquellos que ya son tendencia, como los cigarrillos electrónicos. De hecho, es el negocio de las grandes tabacaleras. Hoy, compañías como British American Tobacco (BAT), Philip Morris (PM) y Japan Tobacco (JT), empresas que poseen el 25% del mercado global, aspiran a trabajar juntas por un “mundo libre de humo de tabaco”, a partir de productos electrónicos sustitutorios, libres de combustión o químicos dañinos.

No obstante, a decir de diversos estudios, estos últimos productos no han demostrado efectividad. ¿Cuáles sí? Existe un interesante estudio, realizado entre 2014 y 2016 en Estados Unidos, sobre los métodos más usados por fumadores adultos. Los primeros fueron “Dejar de fumar de un solo intento” (65.3%) y “reducir gradualmente el consumo” (62%). Luego estuvieron la sustitución eventual con “cigarrillos electrónicos” (35.3%) y el “parche de nicotina o chicle” (25.4%); seguidos por la sustitución total con “cigarrillos electrónicos” (24.7%) o “cigarrillos "suaves” (20.4%). El menos frecuente fue buscar ayuda médica (15.2%).

No obstante, ni este ni otros estudios llegan a un consenso sobre los métodos más efectivos para dejar de fumar. A decir de la American Cancer Society, “no hay una sola manera correcta para abandonar el hábito de fumar. Muchos dejan el hábito de repente y por completo, sin medicinas ni reemplazo de nicotina. Otros pueden comenzar a fumar menos cigarrillos por algunas semanas, antes de dejarlos”. Pero existen algunos métodos que han probado más eficacia que otros, sobre la base de estudios hechos con fumadores crónicos que han intentado dejar de fumar.

¿CUÁLES FUNCIONAN MEJOR?
Según las investigaciones científicas, destacan tres métodos: 

1. Incentivos económicos
No se trata de seguir encareciendo su consumo a través de impuestos, ya que eso solo genera informalidad, sino de pagarle a una persona para que deje o suspenda el hábito. Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, basado en un programa de CVS Caremark al que se sometieron 2500 voluntarios, las personas podrían dejar de fumar si se les ofrece dinero a cambio. En este caso, el fumador tenía que depositar US$150 en una cuenta, con la promesa de que se los devolverían después de un lapso, más otros US$650, si dejaban de fumar. El 52,3% de participantes renunció al programa. Los que quedaron, ganaron US$800 más. Al año, solo un 17% dejó de fumar.

2. Terapias de reemplazo de nicotina
Los inhaladores, aerosoles nasales, pastillas, chicles y parches que buscan liberar cantidades mínimas de nicotina para ayudar a las personas a superar su adicción, así como los síntomas de abstinencia, son otras alternativas que parecen funcionar. Según un estudio de 2012, compartido en la plataforma Cochrane Database, se hizo 150 pruebas entre personas que usaron diferentes tipos de dispositivos y se reveló que la probabilidad de dejar de fumar usando estos apoyos se eleva entre 50% y 70%. No se comprobó que ningún método en particular funcione mejor que el otro. En el estudio participaron 50.000 personas.

3. Medicina y tratamiento clínico
La FDA, el más importante órgano de Estados Unidos para aprobar el uso de medicinas en personas, ha legalizado dos productos libres de nicotina para dejar de fumar: Chantix (tartrato de vareniclina) y Zyban (hidrocloruro de bupropión). Ambos están disponibles en forma de tabletas y solo se venden con receta médica. Al igual que con otros productos recetados, la FDA evaluó estos medicamentos y descubrió que los beneficios superan los riesgos. De todas formas, es importante tener presentes los posibles efectos secundarios, según la misma FDA: cambios en el comportamiento, depresión, hostilidad, agresión y pensamientos o acciones suicidas.

Más allá de estas alternativas, sí existe consenso en que el mejor método es aquel en el que la fuerza de voluntad y la disciplina se unen para ayudar al fumador crónico a dejar el vicio. “Dejar de fumar abruptamente es la forma que lleva con más probabilidad a una abstinencia duradera más que ir recortando el consumo gradualmente”, explica un estudio de la Universidad de Oxford, donde de 700 casos estudiados, el 49% de fumadores dejaron el cigarro con éxito prolongado. Si lo dice la ciencia, habrá que probar. 

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT