Redacción ContentLab
Viernes 02 de agosto del 2019

[FOTOS] 10 trenes estilo vintage para retroceder en el tiempo

La experiencia detrás de buen viaje en tren radica en la ruta en sí. Sobre todo, cuando el tránsito sobre rieles te permite acceder a un mix de emociones que combina naturaleza exuberante, paisajes bucólicos, históricas construcciones y gastronomía exquisita. Esas son razones suficientes para que los trenes sean hoy los protagonistas en estas vacaciones inolvidables, con vagones de ensueño y una decoración sacada del siglo pasado.

Aquellos que sienten nostalgia por la época dorada del ferrocarril pueden revivir ese romanticismo con una oferta de trenes clásicos por el mundo. Quién no recuerda el Expreso del Oriente, uno de los trenes que originalmente instauró en el mundo los viajes turísticos y que inspiró una de sus tantas novelas de asesinatos de la escritora británica Agatha Christie. Pese a que muchos de estos trenes mantienen esa atmósfera del siglo pasado, cuentan hoy con una serie de comodidades para un viaje placentero e inolvidable.

OPCIONES DE VIAJE
Conozcamos algunos de estos trenes y sus rutas que son una entretenida opción para unas vacaciones relajadas:

1. Un viaje por el tiempo.
Todo el glamour de los años 20 puede revivirse en el Venice Simplon Orient Express, que visita ciudades del Reino Unido, Francia e Italia. Los vagones azules datan de la década de 1920 y 1930. Cuenta con el restaurante Car Côte d'Azur,  construido en 1929, y su célebre Bar Car 3674, lugar perfecto para disfrutar de un cóctel clásico. El viaje tradicional es entre Londres y Venecia. Incluye una noche a bordo y atraviesa una ruta de impresionantes paisajes en Francia y Suiza.

2. Un legendario paseo irlandés.
Los elegantes vagones del Belmond Grand Hibernian están inspirados en la arquitectura georgiana de Dublín. El vagón de observación ofrece toda la calidez de un salón clásico, con música en vivo y narraciones de historias animadas. Durante una semana se podrá recorrer los destinos más conocidos e impactantes de Irlanda: Dublín, Cork, Galway y Belfast. También se puede parar en algunas de las atracciones más populares de este país, como los Acantilados de Moher y el Castillo de Blarney.

3. Por los Alpes Suizos.
Este increíble viaje en el Bernina Express comienza en Coira, Suiza, y atraviesa los Alpes hasta llegar a Tirano, en Italia. Los trayectos por los que circula este tren, la línea del Albula y la línea del Bernina, figuran desde 2008 en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Estos trenes tienen vagones de observación con ventanas amplias que te permiten disfrutar de las espectaculares vistas desde tu cómodo asiento. La vía atraviesa cerca de 200 puentes, 55 túneles, sube montañas y ofrece paisajes increíbles en cada giro.

4. El lujo sobre rieles.
El Transcantábrico Gran Lujo es un tren que evoca la nostalgia y el encanto de aquellos grandes expresos de principios del siglo XX, inspiración de memorables obras de la literatura y el cine. En sí, es un tren turístico que recorre el norte de España, conocido como Cantábrico, así como parte de San Sebastián hasta Santiago de Compostela, en la región norte del país europeo. La gastronomía también es una gran protagonista, muy presente en Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco.

5. En el corazón alpino suizo.
El Glacier Express es conocido como el tren expreso más lento del mundo, con ocho horas de recorrido de 290 kilómetros. En operación desde 1930, parte desde St. Moritz hasta Zermatt y atraviesa los Alpes Suizos y, en su trayecto, pasa por casi 300 puentes y ofrece algunas de las vistas panorámicas más espectaculares y vertiginosas. Esta ruta, que nació para hacer la vida más fácil a los esquiadores de los Alpes de Suiza, tiene vistas inolvidables que son captadas gracias a sus modernos coches de visión panorámica.

6. El tren más costoso.
El Belmond Royal Scotsman es conocido como el recorrido en tren más caro del mundo. Sin embargo, sus usuarios dan fe de que vale la pena. Revestidos de caoba, sus vagones combinan la elegancia ‘eduardiana’ con las comodidades de una casa de campo. Es un viaje ida y vuelta que dura en total cuatro días desde Edimburgo por la costa hasta Aberdeen y a través de las Tierras Altas de Escocia. Castillos, lagos encantados y pueblos pintorescos salidos de un cuento de hadas, son tan sólo una parte del viaje. También hay catas de whisky puro de malta y una cocina de lujo.

7. Al interior del ‘Red Centre’.
The Ghan, operado por Great Southern Rail, es un tren legendario que mantiene una conexión romántica con la tierra. Este año, The Ghan celebra 90 años de aventuras. Su leyenda se remonta a la década de 1930, cuando los primeros camelleros afganos llegaron a Australia. En esa época el tren fue apodado "El Expreso de Afganistán" y luego se acortó a la leyenda que es hoy, "El Ghan". En su recorrido puedes ser parte de esa historia, siguiendo las huellas de esos pioneros mientras viajas a través del ‘Red Centre’ de Australia. Su apodo, “Red”, viene del suelo rojo y el color rojo anaranjado en el centro de Australia.

8. Viaje transcontinental por EE.UU.
El California Zephyr es un tren que te lleva casi de costa a costa, pasando por las ciudades más conocidas de Estados Unidos, las estaciones de tren más míticas y los lugares más impresionantes. Este tren, que une a Chicago y San Francisco, sigue la misma ruta desde 1869, con el primer ferrocarril transcontinental. Por la geografía que recorre es uno de los más impactantes de Estados Unidos. En su recorrido atraviesa las planicies de Nebraska hacia Denver, a través de las Montañas hacia Salt Lake City y luego por Reno y Sacramento, adentrándose en Emeryville/San Francisco. Son dos noches de viaje en un tren de la empresa Amtrak, con 3.924 km que se recorren en 51 horas.

9. Un palacio sobre ruedas.
El tren Maharajas Express es un referente del lujo que reinó en la India, durante la colonia británica. Lleva menos de cien pasajeros en coches de primera clase diseñados al estilo inglés de 1930 y existen varios recorridos posibles. El itinerario clásico atraviesa Delhi, Agra, Ranthambore y Jaipur. Llega hasta donde está el palacio del Taj Mahal y a la reserva de Ranthambore, donde se pueden ver tigres de Bengala en su ambiente natural.

10. Historia y cultura al sur de España.
Los coches del Al Andalus, pertenecientes a la empresa española ferroviaria RENFE, fueron construidas entre los años 1928 y 1930 para trasladar al rey de Inglaterra hacia la Riviera francesa. Esta es la ruta para explorar el sur de España en un ambiente “vintage”, con recorridos por la catedral de Sevilla, el palacio de la Alhambra de Granada, la famosa mezquita islámica de Córdoba - construida en el siglo VIII-, la plaza de toros más antigua de España ubicada en Ronda, las bodegas cercanas a Jerez y la arquitectura renacentista de Ubeda.

ESPACIO PATROCINADO POR AFP HABITAT