*

49
Casa de cambios digital
Kambista - [VIDEO]

El propósito de ganar con la moneda extranjera

Las economías del mundo se benefician o perjudican según cómo se mueva el tipo de cambio entre el dólar y la moneda local. En la variación influyen la oferta y la demanda por la divisa, el nivel de inflación de los paises, las tasas de interés que manejan los bancos centrales (principalmente la Reserva Federal de EE.UU), la incertidumbre política, entre otros. Según el Banco Central de Reserva del Perú, los rubros más afectados por las fluctuaciones del tipo de cambio son los alquileres, la compra de vehículos, los pasajes de avión, tarifas eléctricas, y el comercio de productos importados.

 

En el Perú, durante este año el tipo de cambio se ha mantenido con un precio muy estable aunque con jornadas de mayor valoración del sol. Quien tiene dólares, por ejemplo, está siempre a la expectativa del mejor momento para cambiarlos por soles y obtener una ganancia. O esperar a que el dólar caiga en su valoración para comprar, ahorrar y esperar a que suban.

 

La ganancia de las casas de cambio está en el spread, que es la diferencia entre el precio de compra y el de venta. La oferta de las casas de cambio digitales es que uno puede transferir y cambiar dólares desde la comodidad de su computadora y con un mejor precio. También los bancos ofrecen este servicio online pero sus tasas de cambio son más altas. La diferencia de spread es en promedio 2.5% en los bancos, mientras que esa diferencia de compra y venta en las casas digitales está en 0.4% o 0.5% y en el cambista de la calle en 0.3%

 

En el Perú, las casas de cambio físicas deben estar registradas en la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). El registro es único, obligatorio y público  y es administrado por la SBS a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF). Tiene vigencia de dos años y es gratuito. El negocio debe contar con licencia de funcionamiento municipal y si se trata de una empresa debe estar legalmente constituida. Según la UIF, a setiembre de este año en el país había 1,076 casas de cambio, y 674 funcionaban en Lima y Callao.

 

Desde marzo del 2016, las casas de cambio y las entidades financieras que se dedican a la compra y venta de divisas deben mantener un registro de las operaciones que realicen sus clientes por montos mayores a 5 mil dólares o su equivalente en soles y otras monedas. Estos clientes deben llenar un formulario con carácter de declaración jurada. El documento se envía luego a la UIF para prevenir operaciones de lavado de activos y financiamiento al terrorismo. Esta obligación también aplica a las casas de cambio digitales pero el formato se llena online.

 

Ser cambista en las calles es un oficio peligroso en el Perú. Según estadísticas de la Policía Nacional del Perú, en el 2016 hubo 18 robos a cambistas en Lima, a mitad del 2017 ya habían diez, y en la mayoría de casos con asesinatos de por medio o heridos que solo pasaban por el lugar. Las casas de cambio digitales se presentan como una alternativa a la inseguridad.

 

Las casas de cambio digitales plantean un nuevo escenario que la SBS está estudiando para definir normas que se ajusten al modelo de negocio de estas empresas. Algunas de ellas son Rextie, aQuanto, MidPoint FX y Kambista. Se sumarán otras más mientras el mercado se sienta cómodo de realizar estas operaciones desde su computadora o celular. Es una tendencia que sigue avanzando en el sector financiero.

Kambista
Kambista
Daniel Bonifaz

Una solución más segura para quien compra o vende dólares. Una alternativa a las altas tasas que cobran los bancos por el cambio de moneda. Una forma de evitar engaños o asaltos si uno maneja grandes sumas de dinero. En todo eso pensaron Daniel Bonifaz y sus socios cuando decidieron lanzar Kambista, una casa de cambios digital. A través de su página web, una persona puede registrarse y cambiar lo que quiera en una rápida transferencia bancaria. En 10 minutos tendrá en su cuenta el monto cambiado en soles o dólares. "Nuestros precios son más parecidos a los cambistas de la calle que a los bancos", dice Bonifaz. En este modelo de negocio, la ganancia de la empresa está en comprar barato y vender caro. Mientras más grande sea esa diferencia más se gana. Las expectativas de Kambista han sido superadas: desde enero han cambiado más de S/38 millones, solo en diciembre esperan mover S/10 millones, y su ganancia crece 30% cada mes.

Su modelo de negocio radica en la escalabilidad, en la manera de crecer rápidamente porque con su plataforma digital se logran hacer operaciones en todo el país. Una casa de cambios común está limitada al local que ocupa. El 30% de los clientes registrados en Kambista son empresas. "Con las empresas, el trato es distinto porque cambian montos más altos. Hemos cambiado hasta un millón de dólares", dice Bonifaz. Personas y empresas que tengan para cambiar desde 10 mil dólares o 37 mil soles tienen un precio preferencial.

Por ahora, en Kambista se realizan 50 operaciones de cambio de moneda al día, unas mil en promedio al mes. Para lograr la mejor tarifa de cambio, internamente la empresa trata de conectar los montos de quienes quieren dólares con los que buscan soles.

La gente se ha familiarizado rápido con el sistema. Uno está más acostumbrado a realizar operaciones por Internet, pero está claro que no es lo mismo llamar a un taxi o comprar una entrada para el cine que cambiar dinero en línea. Hay una barrera de falta de confianza que hay que superar, pero a Kambista le ha ido muy bien en la tarea: se ha rodeado de credenciales que respaldan su trabajo. Es una empresa formal y registrada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), ganó un financiamiento del programa estatal Startup Perú y ha sido finalista de la reciente edición de Creatividad Empresarial en la categoría servicios financieros.

Kambista realiza operaciones en minutos con clientes que tienen cuentas en el BCP o Interbank. Con los otros bancos puede tomar algunas horas. Todo cambio es por transferencia online, nada en efectivo. "Hay mucha gente que se ha bancarizado por nosotros: el 10% de nuestros clientes al mes se crea una cuenta en dólares. Creo que por eso la SBS nos tiene algo de afecto", dice Daniel Bonifaz, recordando que al inicio no fue fácil que la entidad supervisora diera luz verde a su modelo de negocio. Les dijeron que debían tener un local como cualquier casa de cambio, pero tuvieron que explicar con detalle que todo funcionaba de forma digital, que un local no era necesario. "La SBS nos supervisa en el tema de lavado de activos. Creemos que pronto se podrán dar normas para casas de cambio digitales, normas que fomenten este tipo de negocio", dice Bonifaz. Como en este caso y el de otras empresas fintech, la SBS está viendo cómo adaptarse porque en temas legales hay zonas grises todavía.

Como Kambista han aparecido, este año, otras empresas digitales dedicadas al cambio de moneda. Para diferenciarse, Kambista ha generado servicios alternos como una alerta que recibe el usuario en su correo cada vez que el precio de cambio llega a lo que este necesita. También uno puede en la plataforma organizar mejor sus finanzas personales agrupando el dinero que ha cambiado según el destino: pagar alquiler, tarjeta de crédito, automóvil, etc.

Un proyecto es iniciar un blog con notas útiles sobre lo que puede alterar el tipo de cambio, como una forma de trasladar el tema financiero a un lenguaje entendible, porque eso da credibilidad y cercanía con el público. Además, interesa, luego de consolidarse con el dólar, cambiar euros. "Es una carrera por quien coge más mercado", dice el gerente general de Kambista.

En su primer año de operaciones, Kambista ha levantado 250 mil soles de inversionistas privados y planea acceder el próximo año una segunda ronda de inversión de 500 mil dólares con el fin de expandirse a otros países. Argentina es el que más interesa, además de México y Chile.

Daniel Bonifaz cree que el gran valor de Kambista es la diversidad del equipo de socios que inició el proyecto. Él es comunicador, dos de sus socios economistas y otro ingeniero mecánico. Cada uno cumple su papel para que el servicio funcione. "Tener habilidades distintas nos ha permitido avanzar más rápido", dice Bonifaz. "La ventaja de haber estudiado comunicaciones me coloca como un puente entre las finanzas y saber contar lo que hacemos", agrega. De eso se trata Kambista: hacer más fácil y cómodo lo que resulta para muchos complicado e inseguro.

 

✎ Escribe: Julio Escalante
✽ Fotos: Omar Lucas y Facebook